Beneficiario de Make-A-Wish Foundation cumplió su sueño de jugar con Seattle Sounders vs Tottenham Hotspur

Aprovechando el fin de semana de descanso que tuvo el club en la temporada regular de la MLS 2014, los Seattle Sounders recibieron la visita del club londinense Tottenham Hotspur.

En el terreno de juego hubo para todos los gustos, desde un golazo del cubano Osvaldo Alonso, hasta un penalti cobrado por el mexicano Gonzalo Pineda al estilo Panenka, llegando a tres penaltis en total en todo el partido. El encuentro terminó empatado a tres goles, y aunque el balance fue positivo para ambos equipos, todo queda a un lado ante las maravillas que nos regala el fútbol.

Por ello, el momento que cautivó a los más de 55 mil espectadores en el CenturyLink Field - la casa de los Sounders -, se dio incluso desde antes que se marcara el pitazo incial. En la alineación titular de los Sounders estaba un joven delantero de 18 años de edad, quien firmó su contrato con Seattle el viernes por la tarde, Xander Bailey.

Oriundo de West Virginia, Baiey es un beneficiario de la fundación Make-A-Wish, que mediante alianzas le otorga experiencias únicas a niños y jóvenes cuyas vidas se ven amenzadas por enfermedades, en momentos terminales.

Bailey entrenó el viernes con el club en su complejo deportivo Starfire, al sur de Seattle, y cuando llegó el sábado al CenturyLink, el DT de Seattle Sigi Schmid le informó que sería titular. Bailey no dudó un segundo y de inmediato se puso el uniforme de su equipo favorito, pero diferente a como lo habría hecho quizás en otras ocasiones en casa, esta vez la camiseta tenía su nombre y el número 45 (Siga leyendo después del tuit).

Compartió en su propio camerino entre los delanteros Clint Dempsey y Obafemi Martins, y luego de la charla técnica salió al campo a calentar con sus compañeros.

Salió como parte del equipo para los actos protocolarios, llevando incluso de la mano a otro niño, y ante la ovación del público de Seattle que coreaba su nombre. Lo anunciaron por los parlantes del estadio y la barra Emerald City Supporters adornaron las graderías con un tifo con la cara de Bailey.

Llegó el momento decisivo, el árbitro hizo iniciar el encuentro, Dempsey le tocó la pelota a Bailey, quien arrancó desde la mitad del campo y dejando defensores en el camino disparó desde fuera del área un remate que contuvo el guardameta de los Spurs, el veterano estadounidense Brad Friedel. Posteriormente, Bailey salió del campo para darle paso a Martins mientras más de 55 mil personas coreaban su nombre "¡Xander!, ¡Bailey!".

Los cantos del público, quienes levantaban unos carteles con su nombre en el estadio y el abrazo de los jugadores de los Sounders y algunos de Tottenham, también, fueron la cúspide de un fin de semana inolvidable para este joven de 18 años de edad. Tras el partido Bailey firmó los letreros que los aficionados elevaron en su nombre.

Además de la experiencia, Bailey se va a casa con varios recuerdos de ambos clubes que quedarán plasmados para siempre.