New York Red Bulls 2-2 Toronto FC | De último minuto los taurinos rescatan el empate con la ayuda de Tim Cahill

New York Red Bulls sacó un empate agónico de 2-2 frente al Toronto FC quien había remontado la desventaja de la primera mitad. Curiosamente, ambos equipos se beneficiaron de la entrada de dos hombres que arrancaron en el banco de suplentes y acabaron siendo vitales para sus clubes, Gilberto y Tim Cahill respectivamente.

El encuentro arranco¡ó con un Toronto agresivo que no pudo encontrar el gol en los primeros minutos gracias a una gran atajada de Luis Robles. Conforme pasaron los minutos los neoyorquinos nivelaron el partido, y aunque había poca actividad en las áreas, los locales lograron abrir el marcador hacia el final de la primera mitad.

Thierry Henry abrió hacia la izquierda a donde se incorporaba el joven Ambroise Oyongo, este mandó un centro al corazón del área a donde se encontraba Peguy Luyindula. Peguy metió un certero remate de cabeza a segundo poste que batió la estirada de Joe Bendik.

La ventaja de los Red Bulls se esfumó rápidamente en la parte complementaria.

Al minuto 55 Jonathan Osorio distribuyó el balón hacia la banda derecha hacia donde el veloz Dominic Oduro mandó un centro raso al área. El delantero inglés Jermain Defoe se adelantó a la marca de Jamison Olave y mandó su remate a la red para convertir su quinto gol en los últimos cinco partidos de los canadienses.

Posteriormente tanto como Luis Robles como Joe Bendik tuvieron intervenciones importantes hasta que vino el eventual golazo del brasileño que vino desde el banquillo. El primer gol de Gilberto en la MLS llegó con un episodio bizarro.

Los Jugadores Franquicia de Toronto Defoe y Gilberto discutieron y pelearon por cobrar un tiro libre. El brasileño se aferró a cobrarlo, y sacó todo su coraje con un cañonazo que le reventó el arco a Robles para la voltereta momentánea. En el festejo, el inglés y el brasileño se reconciliaron y celebraron juntos.

Fue entonces que Mike Petke se decidió por mandar al terreno de juego al recién llegado desde Brasil, el australiano Tim Cahill. Y fue él quien le rescató el partido a los Red Bulls en el tiempo de reposición bajándole de cabeza un balón a Bradley Wright-Phillips, para que este dejara todo en una repartición de puntos equitativa.