Wilmer Cabrera: “Todavía no tenemos que acelerar el proceso, siento y los jugadores saben que vamos mejorando”

Wilmer Cabrera and Eric Avila during Chivas USA training

Photo Credit: 
Courtesy of Chivas USA

CARSON, California .- Hace dos partidos atrás, cuando Chivas USA recibió la visita de Seattle Sounders, con los que perdieron 2-1, el técnico Wilmer Cabrera había dicho después del partido que le quedaban pocas explicaciones a lo que sucedía con el equipo rojiblanco.

En esta ocasión, luego de otra derrota en casa ante Houston Dynamo por marcador de 4-1, las explicaciones fueron más claras, amplias y esperanzadoras.

El ‘profe’ Cabrera, quien ahora con cabeza más fría y los pensamientos más en orden, hizo su análisis a FutbolMLS.com luego de un intenso entrenamiento en el StubHub Center previo a su viaje para el partido en Colorado ante los Rapids.

Según el técnico, el trabajo de Chivas USA requiere paciencia y entendimiento. Aunque el resultado no lo refleje, hay un cambio. “Las cosas se han venido mejorando en muchos aspectos, lamentablemente lo que hace que reflejen el cambio son los resultados”.

Para entender a un equipo que partido a partido crea un mar de dudas, es necesario disecar lo que explica el ‘profe’. Si bien, él y su cuerpo técnico saben exactamente lo que ocurre entre los vestidores y en la cabeza de cada uno de sus jugadores, al resto nos queda nada más que jugar a las adivinanzas y rezar que estemos en lo correcto.

Sin embargo, hubo un momento en la conversación en que Cabrera dijo muy clara y explícitamente, que al momento de tomar este Chivas USA, era un equipo que ha “estado en coma por un tiempo, ha estado enfermo, ha estado en cuidados intensivos. Lo sacamos de cuidados intensivos pero lo queríamos llevar de una vez a la playa y claro cuando recibimos un viento fuerte, volvimos otra vez de regreso”.

Una metáfora que bien interpreta el actual momento de su equipo… equipo al que su afición tristemente le ha dado la espalda y lo castiga con no ir al estadio.

Por esta razón, Cabrera pide paciencia.

“Todavía no tenemos que acelerar el proceso, siento y los jugadores saben que vamos mejorando, que está cambiando el ambiente, la mentalidad, el juego del equipo. Tenemos que ir más despacio, poco a poco”.

¿Quién mejor para entender procesos?

Quien si no que el mismo Cabrera que como jugador fue parte de la, hasta ahora, era dorada de la Selección Colombia de los 90s. Y que por culpa de una intensa lesión en su rodilla lo dejó fuera de llegar a USA 94, siendo uno de los inamovibles del Profesor Francisco Maturana. Tuvo que reiniciar un proceso de adaptación y reincorporación al máximo nivel luego de una operación en la rodilla.

Pero los procesos no se pueden cumplir si no hay continuidad entre los jugadores de Chivas USA, algo que no ha sucedido durante el año. Séase por errores, distracciones, expulsiones, lesiones y un sinfín de razones.

“Afecta cuando tienes tarjeta roja, tarjeta roja, tarjeta roja, lesión, tarjeta roja, lesión; te gustaría tener una consistencia entre tus jugadores”, consistencia en un equipo de talentosos jugadores que no han logrado compenetrarse en su totalidad.

El técnico colombiano no quiere dar excusas, y aunque ha habido situaciones de expulsiones, según él han “observado buen arbitraje. No creo que sea justo que nosotros digamos que hemos perdido por los arbitrajes”. Es más por los sentimientos de ‘mea culpa’ que señalar a los árbitros, “hemos perdido por nosotros, por nuestros errores, por nuestras faltas de concentración en momentos claves y de errores tontos como equipo”.

Cabrera concordó con el análisis que FutbolMLS.com desarrolló la semana pasada, en el que explicamos que la mayoría de encuentros perdidos fueron debido a sus propios errores y sólo uno de los encuentros dejó mucho que desear al caer 3-0, precisamente ante su rival de patio, LA Galaxy.

“De los nueve partidos que hemos jugado, saquemos el de Houston (sábado) y LA Galaxy, de ahí hemos jugado de igual a igual. Lo que pasa es que con errores individuales, con situaciones que nos complican al jugar con diez hombres en cuatro o cinco partidos, eso hace que se recienta el equipo”, explicó y concluyó el entrenador.