Dueño de club de expansión en Atlanta, Arthur Blank desglosa el plan para el equipo, su visión y rol de los aficionados

Arthur Blank (April 16, 2014)

Photo Credit: 
USA TODAY Sports Images

¿Cuantos anuncios de equipos de expansión de la Major League Soccer han tenido al nuevo dueño quebrándosele la voz en el podio?

Aun para un profesional veterano dueño de franquicia deportiva como Arthur Blank – dueño de los Atlanta Falcons de la NFL desde el 2001 – el vigésimosegundo equipo de expansión otorgado a él y la ciudad de Atlanta el miércoles por la noche es mucho más que otro equipo deportivo. Es personal.

Blank estaba visiblemente emocionado cuando le habló al público presente en el anuncio del miércoles sobre que significaba para él, el fútbol.  Uno de sus hijos juega para el club Concorde de la localidad y los dos hijos de su prometida también juegan “a un alto nivel” para el mismo club.

“Es importante para mi y mi familia”, dijo Blank. “Tengo muchos miembros de mi familia que están envueltos con este deporte. Es significativo para ellos y para mi…Su involucramiento en el fútbol fue una oportunidad para mi de compartir la pasión y ver su entusiasmo.

“Perdón por la emoción, pero no estoy”, continuó Blank. “Porque eso es lo que es el fútbol. Mucha emoción”.

Blank también se vio impactado por la recepción de la barra de seguidores, la Terminus Legion, quienes cantaron durante la conferencia de prensa y algún punto entonó el cantico de “Tío Arthur”. Poco después admitió: “Eso fue muy chévere, en realidad no sabia como reaccionar”.

Y le prometió a esos seguidores que el nuevo equipo de la MLS que comenzará a jugar en el 2017 le pertenecerá a ellos. Literalmente.

“Esta franquicia…le pertenecerá a los fanáticos”, dijo Blank. “Es para crear una oportunidad única para ustedes nuestros aficionados, nuestros dueños, que sientan que es suyo y ayudar a llevar la esencia única del fútbol. Mucho de lo que hace único al fútbol tanto en Estados Unidos como a nivel mundial depende de los aficionados locales y como se sienten…y les prometo que haremos eso y lo haremos por siempre”.

Tanto así fue el envolvimiento de Blank con la afición, que juró darle la oportunidad a los fans de tener voto en el nombre y el logo del club que consistirá de los colores “rojo y negro con un porcentaje de oro en el”.

El equipo estará jugando en el nuevo estadio de $1.2 billones de dólares que está construyendo en el centro de Atlanta que abrirá en el 2017 y que será compartido con los Falcons de la NFL. Tendrá un campo de pasto artificial – “un diseño requerido por el estadio” como él lo llamó – pero Blank prometió que “nunca habrá un juego de MLS donde se vean las líneas utilizadas en la NFL marcadas en el campo”.

También dejó claro que el club de la MLS tendrá su propio staff dedicado al fútbol fuera de “compartir [con los Falcons] en términos de algo operacional”. El primer contratado para el club de la MLS será el presidente del equipo y se le darán todos los recursos posibles para poner un equipo ganador en la cancha.

“He sido un dueño de la NFL desde el 2002 y hemos usado el máximo del tope salarial todos esos años”, dijo Blank. “Así que les prometo que cualquiera que sean los recursos que requerimos para tener una tradición ganadora, no solo dentro sino también fuera de la cancha, tienen ese compromiso de mi parte”.