Lo Bueno, Malo y Bomba: Columbus Crew entusiasma, autogol de Muma Bernárdez y Pedro Morales eclipsa Vancouver

BMB_Jornada4

Photo Credit: 
USA Today Sports

LO BUENO: EL CREW MODELO 2014

Si el año pasado fue Portland Timbers el equipo que entusiasmó, el turno ahora es para Columbus Crew. Impresionante el trabajo de Gregg Berhalter al frente de la pandilla. Es un equipo correcto en defensa y paciente en el ataque. Y tiene actitud. La manera como fue por el triunfo cuando vio a Seattle Sounders herido de muerte fue como si hubiera seguido consejos Frank Underwood, el calculador político de la serie House of Cards. En cuanto a la dupla de Federico Higuaín y Bernardo Añor, es una sociedad perfecta. El 10 da instrucciones y Añor ejecuta. Al Crew le falta más peso ofensivo, pero Justin Meram envió un mensaje con el golazo que selló el triunfo 2-1 en Seattle.

LO MALO: EL AUTOGOL DEL "MUMA" BERNÁRDEZ

Hace unas semanas, Víctor Bernárdez fue héroe, en está ocasión será villano. El hondureño fue el protagonista de una acción desafortunada y que pocas veces se da en el fútbol. Bernárdez envió en propia meta un balón que previamente había sido tocado por su compañero de zaga Jordan Stewart. Fue una jugada colectiva en contra, un autogol con asistencia.  La jugada predijo el resto de la noche de los Quakes, que perdieron 2-1 en casa ante New England Revolution. Fue una noche de imprecisiones en ataque y defensa. El equipo que nunca se rinde fue vulnerado por un Revolution efectivo y laborioso. Al "Muma" solo queda decirle que el fútbol da revanchas. Otro día será.

LO BOMBA: LA CLASE DEL CHILENO PEDRO MORALES

Como hacía de falta un jugador como Pedro Morales en la MLS. El tipo tiene el potrero en su conciencia. El ex Málaga le dio un baile de gala al Houston Dynamo. Tacos, túneles, globos, sombreros, etc. Tiene repertorio de mago. Desde Youri Djorkaeff (New York Red Bulls) no llegaba a la MLS un mediocampista con tanta técnica. Su defecto es que tiende a perderse, pero tiene excusa: cuando aparece es espectáculo. Los hinchas de los Vancouver Whitecaps deben comprar paquetes de temporada solo por verlo. Es un genio que cuando prende la lámpara difícilmente será detenido.