La jerarquía de Víctor Bernárdez levanta a los San Jose Earthquakes | Lo Bueno, Lo Malo y Lo Bomba

BMB Jornada 2: Muma, Henry y Defoe

Photo Credit: 
USA TODAY Sports

LO BUENO: LA JERARQUÍA DE VÍCTOR "MUMA" BERNÁRDEZ

Los San Jose Earthquakes tienen un mundialista de primer nivel en el hondureño Víctor Bernárdez. El defensa fue la figura de la jornada al conseguir los goles que le dieron a los Quakes un empate 3-3 con el siempre organizado Real Salt Lake. "Muma" jugó el segundo tiempo al máximo. En el primer gol se anticipó con categoría y después fue letal en un rebote. Es el capo del equipo y llegará al Mundial con la moral en alto. Enhorabuena por Bernárdez y por toda Honduras.

Y estuvo bien el debut de Pablo Mastroeni con los Colorado Rapids. El nuevo DT se vio sereno y frío en el momento de tomar buena decisiones  para su plantel. Rapids descifró a los Red Bulls y se fue con un punto de Nueva York.

LO MALO: APAGADOS LOS MEJORES DE 2013

Un mal comienzo tienen los tres mejores equipos del 2013. Kansas City, Nueva York y Portland no conocen la victorias tras dos partidos y están lejos de su mejor nivel. Son equipos que lucen predecibles y tampoco se ven sueltos. Puede ser cuestión del acople de nuevos jugadores, pero ellos saben que conseguir lo que lograron el año pasado, los puntos que se han perdido cuesta recuperarlos. Los que están más lejos de su nivel son los Red Bulls, otra vez Henry dependientes, y con una defensa lenta, casi que oxidada. Los fantasmas del pasado estuvieron presentes en Red Bull Arena el sábado.

LO BOMBA: EL MENSAJE DE TORONTO FC

Era difícil cumplir con las altas expectativas, pero Toronto cumplió de la mejor manera. El triunfo 2-1 en Seattle, con goles de Jermaine Defoe, es el mejor comienzo para un nuevo proyecto. Pasarán unos meses para conocer al verdadero Toronto, pero en el primer partido lograron presentarse como el equipo a vencer. La clave fue el equilibrio que da Michael Bradley, hombre que disputará el título de mejor jugador de la liga por unos cuantos años. El chico que se juzgaba como hijo de Bob Bradley, volvió como un jugador de primerísimo nivel. La hinchada canadiense puede sonreir, por ahora.