Agustín Pelletieri siempre quiso jugar en la MLS y está enfocado en Chivas USA | Pelotazos

BUENOS AIRES - Cuando Agustín Pelletieri habla de la MLS lo hace en términos de ilusión.

Tal vez no como aquella de pequeño cuando soñaba entrar al Cilindro de Avellaneda para defender los colores celeste y blanco de su amado Racing Club; pero era una ilusión al fin. Fue un plan que se vio postergado durante nueve años y que hoy ve hacerse realidad con Chivas USA.

Su reencuentro con los Estados Unidos era cuestión de tiempo. Sabía el volante argentino que el fútbol lo llevaría nuevamente allí y también a Los Ángeles, ciudad que había conocido cuando se afianzaba por entonces en la Primera de Lanús junto a un pibe que hoy ya tiene su prestigio ganado en el ámbito de la Major League Soccer, como Diego Valeri. En ese momento nació la curiosidad de Pelletieri por la MLS.

“Cuando hicimos un viaje con Lanús [en 2005] para jugar contra el Yokohama Marinos en el Home Depot Center me empezó a interesar [la MLS]. Después soy muy amigo de Javier Morales y Valeri, son dos personas muy cercanas para mí, y también a Norberto Paparatto lo conozco de Lanús, así que conozco muchas cosas buenas de la liga porque la veía y sigo con atención, siempre me gustó y tenía la ilusión de jugar ahí”, relató el flamante jugador rojiblanco de 31 años de edad en diálogo con FutbolMLS.com semanas atrás antes de dejar Argentina.

Misma historia había contado el jugador de Portland Timbers hace un año atrás: cómo en 10 días había quedado encantado con la ciudad y el estilo de vida en los EE.UU., además de resaltar la infraestructura con la que contaba el Galaxy por entonces. De ahí que jugar en la MLS era un deseo para Valeri, al igual que ahora para Pelletieri. “Más allá del momento, desde hace mucho tiempo quería jugar en la liga; tenía la ilusión de concretarlo en algún momento y ahora me vino muy bien esta posibilidad. ¡Cuando se dio lo de Chivas me entusiasmó muchísimo!”, apuntó.

Pese a su adiós abrupto de Racing, donde le restaban seis meses de contrato, al Pulpo no lo toma por sorpresa esta nueva salida fuera de su país, la segunda después de su experiencia en el AEK Atenas en 2008: “Este último tiempo por cómo se fueron dando algunas cosas ya me lo empezaba a imaginar y a plantear”. Y si bien reconoce haber tenido otras opciones (se mencionó la Universidad de Chile), el mediocampista central sostuvo que “de salir al exterior, mi prioridad siempre era la MLS”.

POR UN NUEVO REBAÑO

En principio, el argentino firmó por una temporada con Chivas USA y no quiere ver más allá de la temporada que se avecina: “Primero y principal, la idea es tratar de hacer las cosas bien y después se verá. Hoy lo que me ocupa, más que preocupar, es tratar de tener un buen rendimiento  este año”.

“Sé que están teniendo varios cambios, que han llegado varios jugadores nuevos, que el año pasado no fue bueno y que hay muchas ganas e intención de cambiar esto”, comentó Pelletieri sobre los movimientos y el clima renovado que se percibe en el proyecto 2014 del Rebaño Angelino, que estrenará como técnico al colombiano Wilmer Cabrera.

El volante defensivo sabe que llega a un cuadro golpeado y que arrastra temporadas amargas, situación que no quiere padecer, sino por el contrario ser parte de un nuevo punto de partida para la franquicia: “Por lo que pude conocer e interiorizarme, lógicamente la intención es que la cosa cambie. Las cosas se consiguen en conjunto y en equipo; todos los años las ilusiones se renuevan y con esa ilusión voy a Chivas”.

“Quiero acomodarme rápido al equipo y tener un año con objetivos deportivos cumplidos y eso implicaría que cambie un poco la realidad de Chivas”, manifestó el Pulpo, quien seguramente en ese afán de alcanzar los Playoffs tomará prestado el “Paso a paso”, muletilla favorita de Reinaldo Merlo, su último entrenador en Racing: “No tiene sentido hablar de metas a tan a largo plazo; primero hay que hacer las cosas bien y después habrá tiempo para hablar de algo más”.

UNA ATAJADA PARA LA POSTERIDAD

Fueron dos años y medio defendiendo a Racing, donde Agustín Pelletieri se convirtió en uno de los referentes del equipo, uno de los más populares de la Argentina, y también en uno de los jugadores más respetados y mimados por la hinchada.

“Creo que la gente se dio cuenta todo lo que le dediqué a Racing y cómo. Después está en el análisis de cada uno si fue bueno, malo o regular; pero todos vieron el respeto que tuve por el club”, responde cuando le preguntan sobre el afecto que se ganó del pueblo racinguista, que vibró y gritó como nunca su nombre la noche que se convirtió en portero.

“El penal fue algo raro… Nunca esperaba que me pase eso y se dio”, dice el Pulpo recordando con una sonrisa aquel partido que Racing vencía por 3 a 1 a San Martin de San Juan y que en tiempo de descuento sufrió la expulsión de su guardavallas, cuando ya no le quedaban cambios. Entonces su inconsciente faceta de hincha pudo más que la del mediocampista. Pelletieri se puso los guantes y la camiseta gris para hacer gala de su apodo. Lo demás ya es parte de la historia…