Lo Mejor del 2013 | Sporting Kansas City levantó la Copa MLS tras una impresionante campaña 2013

Sporting KC_LoMejor

Photo Credit: 
USA Today Sports

A partir del 16 de diciembre, FutbolMLS.com hará un recuento de las diez historias que más destacaron en la temporada 2013.  En el puesto #3, está la gran campaña 2013 de Sporting Kansas City que los llevó a levantar la Copa MLS.

Sporting Kansas City gritó desde el centro del país norteamericano que es el nuevo rey de la MLS, tras conquistar la Copa MLS en el Sporting Park, con todos los merecimientos tras un mágico 2013.

De Hechiceros al mito del Infierno Azul

El día que el Infierno se congeló ante los ojos del mundo llegó en diciembre del 2013, llegó cargado de emociones y ferviente pasión, fue el día en que el reinventado Sporting Kansas City surgió de entre sus hechizadas cenizas para proclamarse rey ante su fiel pueblo. Un pueblo de fanáticos a los que ni temperaturas bajo cero, ni los Monarcas del Oeste, ni el mismísimo mítico personaje malévolo del Diablo los escarmientan en lo más mínimo, al contrario, ostentaron tomar el rojo infierno y lo convirtieron en una congelada casa de euforia…un hogar que ellos llaman el Infierno Azul.

Los Kansas City Wizards, equipo original de la liga, ganó la Copa MLS al comienzo del milenio, en el año 2000. Pero durante los primeros 15 años de la franquicia, el club era gris, vivía bajo las sombras de las cientos de fuentes que adornan KC. Los Hechiceros estaban embrujados, y el camino dorado que Dorothy recorrió en busca de Oz, no estaba en el mapa. Para finales del 2010, los Wizards dejaron de creer en conjuros, en alquilar hogares destinados a Jefes y peloteros, en Piojos albicelestes, y decidieron con o sin Oz, encontrarse a si mismo, descubrir su identidad.

2906052.jpg

El director técnico Peter Vermes llevó al título a Sporting Kansas City en 2013.

 - USA Today Sports

El exitoso camino ascendente del Sporting

Muchos dirán que la transformación de Wizards a Sporting, que la arriesgada apuesta y su atrevimiento trajo recompensas palpables en oro. En el 2011 estrenaron el Sporting Park, y con un Bravo como figura, conquistaron la Conferencia del Este en temporada regular. Para el 2012 repitieron como el mejor de la campaña regular en la Conferencia Este, y además levantaron la Copa Abiertañ final en la que terminaron con la hegemonía de los Sounders, y como si fuera presagio de los que vendría en 2013, lo hicieron por la vía de los penaltis tras empatar a un gol en el Sporting Park. Innegable es que año con año el Sporting da pasos hacia delante y comienza a llenar sus vitrinas. Pero no nos confundamos, ahí no esta el verdadero éxito de KC.

El éxito del Sporting recae en la conexión que ha generado el club con la afición, con la ciudad, con el futbol mismo. Es cierto que en el vestidor del Sporting se presume de algunas broncas, por lo menos entre el técnico y algún jugador como Bieler, pero la fuerza de este equipo se encuentra en su identificación con su gente.

Tras cada partido como local, el Sporting agradecía frente a la sección donde se acomodan las barras del Sporting, y tras la conquista del titulo, jugadores y fanáticos cargaron el trofeo y bebieron de la Copa una famosa cerveza local, mostrando que ambos se fusionan para conseguir estos éxitos. Cosas que por ahí no se ven en la TV, pero que los que viven de adentro esta efervescencia futbolística si perciben y viven.

Estampas para la historia

Lo que si quedara impreso en la memoria de todos los aficionados son los momentos mágicos que el Sporting KC desplego en la campaña. Desde los goles de Claudio Bieler, pasando por el incesante pressing táctico de Vermes, el impresionante mediocampo que formo Oriol Rosell, Nagamura y Feinhaber, Los desbordes de Zusi, el juego físico de Besler y Collin, y las atajadas de Nielsen.

Como visitante en el 2013, el Sporting mostró que era un candidato serio al titulo. Le ganaron al eventual Superlíder Red Bulls en su propia cancha, fue el día que el colmillo del danés Nielsen se tragó vivo a Juninho, quien se fue expulsado tras propinarle un pelotazo a Jimmy. También ganaron en la casa naranja de Houston, y al mismo Real Salt Lake en un partido cardiaco en el que en el tiempo de compensación Opara hizo el 2-1 definitivo.

Playoffs en llamas de hielo

Ya en los Playoffs el cuadro azul convirtió el Sporting Park en una fortaleza de hierro.

En las semifinales de conferencia se vieron en apuros tras caer con el Revolution en la ida. Pero en la vuelta, en un juego cargado de emociones, Feilhaber robo un balón en los tiempos extras que acabaría en el gol del triunfo por parte de Bieler.

Para la final de conferencia y tras empatar a cero goles en Houston, resolvieron en casa con Sapong y Dwyer a pesar de verse abajo en el marcador desde el minuto 3 en el Infierno Azul.

Presagio encantado: Vermes-Sporting Park

Tanto el Director Técnico Peter Vermes como el estadio del Sporting Park, recibieron honores conjuntos que sirvieron como antesala de lo que vendría en diciembre. Vermes fue inducido al Salón de la Fama del futbol estadounidense en una ceremonia en el mismo Sporting Park, recinto donde en el verano el estadio de KC recibió el Juego de las Estrellas, donde Vermes fue el entrenador del cuadro de las Estrellas de la MLS que enfrentó a la Roma de Italia. Además, Vermes se convirtió en el primer entrenador que también ganara la Copa MLS como jugador con la misma franquicia, y lo hizo en el Sporting Park que se convirtió en el primer estadio en recibir el Juego de las Estrellas y la Copa MLS en el mismo año.

Éxtasis en el Infierno

La gran final de la Copa MLS se jugó el 7 de diciembre, con el congelante frio de KC, el cual no evitó el lleno a reventar y el apoyo de pie durante los casi 200 minutos que los aficionados presenciaron a su equipo coronarse. Sin duda una clara señal de la afición norteamericana, de que es posible jugar en el frio, de alinearse con el calendario mundial futbolero…los fanáticos del Sporting seguramente se burlan de dichas excusas que vienen del escritorio.

El partido decisivo frente al Real Salt Lake fue subiendo de emotividad a medida que la temperatura bajaba. Algunas veces se habla de la suerte del campeón, parece que esta le sonrió constantemente al Sporting, tres veces la pelota dio en el palo cuando Salt Lake atacó, y tres veces la caprichosa no se quiso meter, dejando vivo a KC. También se habla mucho de si el jugador #12 juega o no, pregúntenle al árbitro en su camino a hablar con Collin quien agachaba la cabeza en espera del perdón tras cometer una falta que debió significar su segunda amarilla. Minutos más tarde el francés se elevó y se suspendió en el aire para empatar el partido y forzar los tiempos extra.

Ya en la tanda de penaltis, Salt Lake se puso en desventaja al fallar sus primeros dos tiros, lo cual ponía al Sporting con la Copa casi en ambas manos. Pero como si se tratara de una historia de terror, el sueño se fue convirtiendo en pesadilla, cuando en el quinto penalti el hijo prodigo, Graham Zusi voló el penalti del titulo. Si, Zusi es un gran ídolo, pero desde los once pasos en finales, ni en la Copa Abierta 2012, ni en la Copa MLS 2013…digamos que no es lo suyo. Ya en tanda de muerte súbita, todo KC quiso maldecir la lesión de Uri al minuto 5 y recordarle el 10 de Mayo a Olum, quien sustituyó al español y falla su penalti pesimamente cobrado. En el momento mas adverso en el Infierno Azul, apareció el tipo con mas sangre fría, el danés Jimmy Nielsen, quien entre el y la grada de las barras del Sporting como rabioso fondo de escena, se comieron al joven Velásquez.

Collin quien había sido perdonado por los dioses del futbol, y que había aprovechado su oportunidad al máximo, convirtiendo el tanto del empate, también tuvo la chance de convertir el que a la postre seria el de la diferencia en la serie de penaltis. Y luego una vez mas un poste le dijo al Real Salt Lake que esta vez no seria como en el 2009, el travesaño retumbó en los oídos del jamaiquino Palmer y de todo Utah como un horrible estruendo, y le sonó a sinfonía a todo Kansas City. El Infierno Azul estuvo hechizado para los Monarcas aquella tarde.

Sporting Kansas City se alzaba con la Copa MLS, el grito de campeones se hizo sonoro, y la denominada Soccer City de América festejo en grande.