Se dice en Europa: Víctor Pineda le pone un 10 a su 'master' con el Atlético de Madrid

Se Dice en Europa: Dilly Duka and Victor Pineda

Photo Credit: 
Chicago-Fire.com

MADRID, España.- Víctor Pineda y Dilly Duka ya se encuentran de regreso en los Estados Unidos después de codearse con las estrellas del Atlético de Madrid durante casi tres semanas. La pareja de volantes del Chicago Fire, que inició su andadura hispana el pasado 20 de noviembre, no ha desperdiciado un segundo para empaparse de la metodología de trabajo de uno de los grandes clubes de la Liga española y de su cantera.

Pineda (20) y Duka (24) han trabajado duro a las órdenes de Alfredo Santaelena y Roberto Fresnedoso, los técnicos que dirigen el segundo equipo rojiblanco, pero también han hecho sus pinitos con el Cholo Simeone y la escuadra titular del Atlético, para muchos en estos momentos la más en forma de toda Europa.

No es de extrañar por todo ello que Pineda sintiera un deje de tristeza cuando el pasado martes ponía fin a su aventura madrileña. Y es que como el propio centrocampista hispano del Fire confesaba el día antes en las instalaciones de El Cerro del Espino, laexperiencia no ha podido ser más enriquecedora en todos los aspectos. 

"Hemos tenido tiempo para todo. Hemos visitado Madrid y sus alrededores a través de un tour por la ciudad. Vivimos también en directo el partido entre el Atlético y el Getafe. Fue algo realmente asombroso. El equipo ganó 7-0 y fue un auténtico recital, con un ambiente en las gradas increíble. Tanto Dilly como yo quedamos encantados de poder vivir esa experiencia en el estadio Vicente Calderón".

Y prosigue con su evaluación. "Hemos sabido de primera mano lo que es vivir en otro país. Incluso para mí, que hablo español, ha sido una experiencia fantástica tanto dentro como fuera del terreno de juego. Creo que el entorno y el fútbol son muy diferentes a lo que estamos acostumbrados en los Estados Unidos. Hemos aprendido del estilo de aquí y comprobado lo rápido que se juega".

Pineda se centra en lo positivo que ha sido para ellos poder ejercitarse y aprender al lado de futbolistas de la talla de Diego Costa, David Villa, Raúl García o Koke. "He sacado muchas conclusiones de estas semanas de trabajo en España. Nada más llegar, comprobé que el estilo de juego es muy diferente al de América. Simplemente con ver a los equipos, incluyendo a los más jóvenes. Todos son muy técnicos y tratan de mantener la pelota todo el rato en movimiento. Es algo que he aprendido para luego seguir trabajándolo en los EE.UU".

De las cosas que más le han impresionado ha sido la habilidad de los jugadores españoles para no perder el balón. "He tenido que aprender a jugar con la posesión del balón. Este no es un fútbol tan directo como el de nuestro país. Aquí te enseñan a dar cinco, seis, siete, ocho o incluso más pases antes de llegar a la portería rival. Me gustaría trasladar este estilo a Chicago y trabajarlo en la academia. Aquí, por ejemplo, los niños tienen la técnica y los puntos de vista tácticos del juego bien asimilados. Creo que eso es algo que los equipos jóvenes de los EE.UU necesitan mejorar". 

El joven canterano del Fire considera que este tipo de convenios con clubes extranjeros de primer nivel, como el que tienen los Chicago Fire con el Atlético de Madrid desde hace casi tres años, son una vía inmejorable para potenciar el talento y disparar la progresión de los futbolistas yanquis.

"Desde luego es una oportunidad que permite a los jugadores más jóvenes poder experimentar diferentes ligas de diversos países para adquirir conocimientos que jamás asimilarían si se quedan en el mismo ambiente de todos los días. Como aquí en España, en Brasil, o en otros lugares que pertenecen a la alianza".

Respecto al equipo colchonero, sólo tiene palabras de admiración. "Este es un club de clase mundial. Todo en el Atlético es realmente increíble. Las instalaciones y todo el sistema de la academia son geniales. Los entrenamientos del primer equipo y sus jugadores son una referencia mundial. Además, hay mucha calidad en su academia. No estamos acostumbrados a todo esto".

Reconoce Pineda que no le haría ascos a regresar algún día a la ribera del río Manzanares, donde ha sido absolutamente feliz. "Claro que me gustaría volver al Atlético porque en los pocos días que he estado aquí, he aprendido muchísimo. Sería algo increíble poder vestir de rojiblanco en un futuro. La experiencia de entrenar con el primer equipo y de verles jugar, así como con el filial, ha sido maravillosa".