Lo Mejor del 2013 | New York Red Bulls levantó su primer trofeo oficial, el Supporters' Shield, tras ganar la temporada regular de la MLS

NYRB_LoMejor2

Photo Credit: 
USA Today Sports

New York Red Bulls tardó 18 temporadas en la MLS para poder conquistar su primer título oficial, pero por fin las vitrinas del club neoyorquino no estarán vacías. Los Red Bulls lograron quedar como el Superlíder del torneo, lo cual les otorgó el Supporters’ Shield.

A pesar de un inicio incierto, con un técnico debutante, los taurinos terminaron la campaña 2013 con 59 puntos, uno más que su más cercano perseguidor, el Sporting Kansas City. El equipo dirigido por Mike Petke consiguió dicha hazaña tras ganar 17 partidos, empatar ocho y perder solo nueve.

El inicio de la temporada no auguraba un gran año para los Red Bulls, ya que había mucho escepticismo en lo que un técnico tan joven y debutante en la liga podría lograr con un club en el que se exige mucho. Sin embargo, Mike Petke fue la elección adecuada, ya que su identificación con la escuadra neoyorquina es única, ya que fue jugador del club y creció con la pasión y la frustración que cualquier aficionado de los Red Bulls. Se puede decir que el mismo Petke es un aficionado más, que a diferencia de los demás, tiene el lujo de ahora entrenar al club.

Las contrataciones que se hicieron, no fueron de gran nombre internacional, sino que en la planeación se trajo a jugadores que pudieran respaldar a los jugadores franquicia como Thierry Henry y Tim Cahill. Lo cual se logró con la llegada de jugadores como Jamison Olave, Fabián Espíndola, entre otros.  Siendo la única contratación decepcionante precisamente el de la contratación que más nombre tenía, la del brasileño Juninho, quien se marchó a media temporada con más pena que gloria.

El inicio del campeonato veía a un Red Bulls que arrancaba los encuentros a tambor batiente, pero que se iba desinflando como un globo, y al final los rivales eran capaces de igualarlos o incluso superarlos. Las críticas se enfocaban en la poca reacción de la banca dirigida por Petke, para poder modificar. Y además las críticas iban más allá, al asegurar que jugadores como Henry, ya no tenían el aire necesario para aguantar los 90 minutos al mismo ritmo. El partido de apertura frente a Portland que acabó en un 3-3, tal vez sea el mejor ejemplo de lo que fueron esos primeros partidos.

Pero el equipo fue tomando forma, con jugadores que comenzaron a elevar su nivel y a sorprender, como el caso de Dax McCarty, Alexander, Jonny Steele, incluida la destacadísima actuación del arquero Luis Robles, quien se volvió un portero no solo confiable, pero de los que dan puntos con sus atajadas.

2906052.jpg

El astro francés Thierry Henry y el australiano Tim Cahill formaron una dupla letal que llevó a los Red Bulls a alzarse con el Supporters´Shield.

 - USA Today Sports

Cuando empezaron a conseguirse las victorias, quedaba la duda de si el equipo reaccionaria de la misma manera contra los rivales de más poderío en la liga. El equipo no decepcionó cuando recibió a equipos fuertes en el Red Bull Arena, con gran poderío ofensivo dieron cuenta de equipos que en su momento parecían los sinodales de más fuerza; goleando a Montreal 4-0, sacando un agónico 4-3 frente al Real Salt Lake, y en el juego final de la campaña le metió un 5-2 al Chicago Fire.

Quedó claro que como local las cosas iban bien, pero el equipo se demostró así mismo que también en las canchas más difíciles de la liga eran capaces de conseguir los resultados, lo cual les dio confianza a los mismos jugadores para empezar a creer que podían llegar lejos. Consiguieron ganar en el Infierno Azul en Kansas City 3-2, ganaron en sus dos visitas a Houston, y sacaron un empate de Seattle sin Henry y Olave en el campo.

Henry y Espíndola consiguieron llegar a los dos dígitos en el renglón de goles, pero lo más importante es que los goles se repartían entre muchos jugadores del plantel.  Por si fuera poco, el australiano Tim Cahill mostro un futbol de primer nivel, y se convirtió en el candidato de la gente a MVP de la MLS.

En el último partido de la temporada regular, los Red Bulls enfrentaron en casa al Chicago Fire, con la imperiosa necesidad de ganar en el Red Bull Arena para hacerse acreedores del Supporters’ Shield. Con una categórica goleada los taurinos por fin pudieron festejar ante su público un trofeo.

Petke fue el primero en levantar el Shield frente a las barras de los fanáticos neoyorquinos, tras dar un emotivo discurso. Posteriormente los jugadores igualmente sostuvieron el trofeo que los acreditaba como los mejores de la campaña regular 2013, y dieron una vuelta olímpica. Aunque al irse a los vestidores había alegría por lo obtenido, los jugadores mesuraron su festejo sabedores que el club taurino aun estaba muy endeuda con sus fieles aficionados, por lo cual querían concentrarse en los Playoffs en busca de la Copa MLS.

De forma decepcionante y como amplios favoritos en la serie semifinal de la Conferencia Este, los Red Bulls cayeron en tiempos extra frente al Houston Dynamo, ahí termino el sueño del doblete. El sabor que le quedó a los jugadores y aficionados a pesar de conseguir el Supporters’ Shield, fue el de que se pudo conseguir el doblete, lo que pudo ser, pero al final no fue.

Hoy por hoy, Red Bulls es aun el único equipo de los llamados originales (que participan desde la temporada inaugural de 1996), que no se alza con la Copa MLS, pero por lo menos en este 2013 lograron darle una alegría a su ferviente y hambrienta afición con el Supporters’ Shield.