Finals Scoreboard

Recap
Sun. Dec 7th at 3:00pm EST · ESPN · UniMas · UDN · TSN1 · RDS2
2 · 1
Final

Crónica MLS Playoffs | Portland Timbers 0-1 Real Salt Lake (Global: 2-5); RSL disputará el título ante Sporting KC

Se podría escribir un texto universitario sobre la forma en que Real Salt Lake logró el título de la Conferencia del Oeste.

La lectura del partido no pudo ser mejor para uno de los directores técnicos más experimentados en la MLS, y quien ha llevado a Real Salt Lake a ser uno de los equipos más complejos de descifrar en la historia de la Liga. Jason Kreis y RSL jugarán la final de la Copa MLS, tras vencer como visitantes a los Portland Timbers por 1-0, y superarlos en el marcador global por 5-2.

A pesar de que los Timbers tuvieron la posesión de la pelota durante la mayor parte del encuentro, la solidez en el mediocampo y en el sector defensivo de Salt Lake fue superior. Los hombres creativos de Portland, como Diego Valeri y Darlington Nagbe, no pudieron liberarse de la presión impuesta por los monarcas y cuando tuvieron algunas opciones de gol, se quedaron cortos en la definición.

Real Salt Lake jugará su segunda Copa MLS en la historia, la misma que ganaron en su primera participación jugando en Seattle contra LA Galaxy por penales. De la misma manera, RSL disputará su segunda final de la temporada, tras haber perdido en casa ante D.C. United, la U.S. Open Cup.

EL PARTIDO

Los Timbers tenían la obligación de salir a buscar el partido y anotar los dos goles que necesitaban para emparejar la serie, pero se encontraron a un RSL organizado atrás, que presionó todo el partido y que aprovechó las opciones que tuvo.

Aunque los Timbers fueron más insistentes atacando, fue el Real Salt Lake quién inquieto primero con un cabezazo de Devon Sandoval que pasó rozando el arco cuidado por Donovan Ricketts.

Los dirigidos por Caleb Porter siguieron insistiendo, al 9’ Piquionne desbordó por izquierda y mandó un centro rápido que dejaba en mano a mano a Diego Valeri pero el el argentino llegó tarde al la jugada y no lo alcanzó a empujar el balón al fondo de la red.

Al minuto 15’  los de Oregon consiguieron un gol que el juez central anuló por un supuesto empujón de Rodney Wallace sobre Sandoval en el área, después conseguirían otro gol que también fue anulado por un claro fuera de juego de “Futty” Danso.

Los Timbers siguieron intentado, Will Johnson trató de afuera, Wallace y Jewsbury centraban con facilidad por la izquierda y aunque la defensa de RSL tenía problemas para despejar la pelota, a los de Oregon les faltó puntería para dar la puntada final.

El partido se jugaba a buen ritmo y con opciones para ambos equipos que estaban dejándolo todo en el terreno de juego, pero RSL fue más práctico y decisivo.

Al minuto 29’ Robbie Findley consiguió el primer tanto de la noche, cuando aprovechó un rebote que dio el arquero Ricketts y de pierna izquierda remató sin piedad para poner arriba al conjunto de Utah, y poner la serie 5-2 a su favor.

Caleb Porter no tuvo la mejor de las suertes, sorpresivamente alineó Fréderíc Piquionne en el once titular, quizá inspirado por el gol tardío que consiguió en el partido de ida en el Rio Tinto, pero el ariete de Nueva Caledonia no era titular desde Agosto y corrió con la desgracia de caer lesionado la primera parte del juego.

Más tarde Rodney Wallace también abandó el terreno por una lesión, en su lugar Porter dio ingreso a Alhassan y en lugar de Piquionne entró el joven argentino Maximiliano Urruti, quienes poco intimidaron a la defensa real.

Para la segunda mitad, el reloj fue el mejor amigo de los dirigidos por Jason Kreis que mantuvieron el resultado sin retroceder mucho sus líneas y entregándole el balón a los Timbers, que atacaban con nerviosismo y ansiedad.

A medida que pasaban los minutos del segundo tiempo los Timbers eran cada vez menos creativos generando jugadas de verdadero peligro, menos finos a la hora de definir, además quedaban expuestos a los contragolpes del conjunto de Utah que Rickets contuvo una y otra vez.

Al final del encuentro Kyle Beckerman levantó el trofeo que reconoce a su equipo como campeones de la conferencia de Oeste, mientras la fie fanaticada de Portland se quedo en sus sillas aplaudiendo a su equipo que los ilusionó durante toda esta temporada.