Diego Serna, goleador histórico del Miami Fusion: “Miami es una ilusión y una esperanza”

“Miami es una ilusión y una esperanza”.

La sentencia lleva la firma de Diego Serna Lopera, aquel jugador insignia del desaparecido Miami Fusion, cuya historia vivió de principio a fin, y que hoy, como muchos aficionados, se entusiasma con un potencial regreso de la MLS a la "Capital del Sol".

Se habla de fútbol como nunca en la Florida. Tras el anuncio oficial de Orlando City como flamante equipo 21 de expansión de la liga norteamericana, se le suman las especulaciones de cada semana en torno al inglés David Beckham y su intención de levantar una nueva franquicia en la ciudad que participó en los albores de la MLS, entre 1998 y 2001.

“Hay mucha gente firme y Beckham está haciendo un buen trabajo llamando la atención. Si él está haciendo la fuerza y los empresarios que lo rodean quieren adoptar de nuevo la franquicia Miami, para mí es una de las noticias más grandes que pueda haber”, señaló Serna a FutbolMLS.com desde su natal Medellín.

Pocos como el colombiano pueden hablar de la relación de Miami con el fútbol. El goleador histórico del Fusion (53 tantos) se radicó allí e incluso estableció una escuela que hoy es una filial juvenil del Atlético Nacional de su país. Y si bien el delantero (aún no se da por retirado) acaba de cantar los 40 años, dice estar en plenitud física y mientras entrena con el Deportivo Independiente Medellín, deja abierta y ve factible la opción de volver al ruedo tras dos años inactivo.

“En los torneos que hubo en Miami este año se recaudaron grandes fondos y la gente se da cuenta que es una buena plaza. Lo que pasó con el Fusion fue algo loco, donde empresarios renunciaron a un sueño de fútbol y ahora creo que ese sueño está retomando de nuevo”, opina Serna sin ocultar sus expectativas: “¡La MLS es una [Liga] grande y estoy loco con que retorne a Miami!”.

-¿Viste el MLS Insider sobre el Fusion (video arriba)?

-Sí, todo lo que puedan hacer con estos cortos promocionando lo que fue Miami antes y lo que puede ser ahorita no dejará de ayudar para que todos sepan que si antes faltó asistencia, ahora será totalmente distinto. Aun cuando juega Fort Lauderdale Strikers [en la NASL] siempre gente lleva pancartas y fotos de uno o del [Carlos] "Pibe" Valderrama en el Fusion. ¡Tenemos una ciudad con millones de personas que nos apasiona el fútbol!

-¿Cerrar a Miami Fusion y Tampa Bay Mutiny fue más difícil para la MLS o sus ciudades?

-Para las ciudades, porque ya había una hinchada de cinco mil personas, que no era fácil ganarlas en sólo cuatro años. Fue la ciudad la que perdió porque la MLS se reestructuró económicamente y, aunque perdieron dos equipos, al año siguiente ya habían aparecido dos franquicias y luego las demás. Mira el tiempo que llevamos luchando por una franquicia nueva y no sé si en Tampa la vaya a haber; pero a Miami le hace mucha falta una franquicia de fútbol de primera división.

-¿Cómo notaste el vínculo Miami-fútbol con el paso de los años?

-Siempre estuve conectado con Miami y veo el progreso. Tanto que crecieron muchas cosas y muchos barrios como El Doral, que está grandísimo con hoteles y restaurantes, y hay muchos colombianos y venezolanos. Todo el mundo para ahí cuando hay fútbol… ¡Es una locura! ¿Te imaginas un equipo grande en esa zona? ¡Sería una cosa loca!

-Hasta hace poco sólo contábamos el antecedente del empresario Marcelo Claure para crear una filial del Barcelona en Miami, pero ahora se habla de un sinfín de interesados…

-Hay cantidad de interesados y no se habían puesto de acuerdo dos o tres para hablar del tema. Así como Beckham y Claure, radicado en Miami y dueño de un club como el Bolívar [Primera División Boliviana], hay varios que quisieran saber del fútbol porque lo ven como un gran negocio. Hay una fuerza que antes no había y ahora ven que Miami necesita una sede. Al Fusion lo recuerdan como un equipo que estaba creciendo y no pudo avanzar porque no tenía empresarios reales de fútbol. Ahora relacionando a Beckham con Europa y el mundo financiero, creo se unirán para hacer algo importante.

-¿Cuánto juega la ubicación para un eventual estadio?

-Ciento por ciento. El que invierta va a saber hacer las cosas esta vez porque ya cuenta con una primera experiencia. Pensándolo bien, la parte del Doral creo que es una muy buena zona. No sé dónde ellos estarán buscando, pero El Doral sería lo más central y de más fácil acceso para todos.

-¿Un equipo en Miami ofrecería algo distinto a lo que se ve en la MLS como lo hicieron ustedes con el Fusion?

-En 1998, teníamos la visión del D.C. United, con Marco Etcheverry, Jaime Moreno, Carlos "el Negro" Llamosa y jugadores de Selección. Combinaban algo de afuera con lo que manejaba Bruce Arena y hacía un fútbol distinto. Hoy, Miami haría variar un poco a la liga para jugar un poquito de fútbol con la condición de los hispanos, porque imagino querrán tener sudamericanos y caribeños que le van a dar eso que el Fusion tuvo: con Llamosa atrás; Pablo Mastroeni en el lateral derecho; yo en el ataque; con Valderrama, Preki y [Alex Pineda] Chacón teníamos un toque diferente. Es una tendencia que seguro continuaría y sería parecida al fútbol alegre que Ray Hudson nos transmitía.

-Un equipo con toque latino…

-La MLS nos trajo a Thierry Henry; pero él es atacante y el talento no era el mejor cuando llegó. En la liga nos faltan jugadores “10” y volantes de marca que salgan más con la bola. Si Miami entra a la MLS seguro se irá relacionando con el fútbol hispano. Mucha gente estará esperando ver otra vez un [Mauricio] Cienfuegos, un Etcheverry, un [Piotr] Nowak, jugadores con una elegancia diferente.

La MLS ya le dio el sí a Orlando. Ahora en Miami esperan seguir la misma senda de la mano de Beckham y reencontrarse con aquello que perdieron y tanto anhelan desde hace 12 años.