Previa Repechaje Mundialista: México viaja a Nueva Zelanda para recibir su boleto mundialista

Nueva Zelanda vs México

Photo Credit: 
Gabriel De Los Rios/FutbolMLS.com

Con la serie prácticamente definida, México enfrentará a Nueva Zelanda en el juego de vuelta del repechaje mundialista. El partido se llevará a cabo en Wellington en el Westpac Stadium con capacidad para aproximadamente 35.000 personas.

El partido de ida el pasado miércoles fue un auténtico paseo en el Estadio Azteca, en el que México definió la serie con un contundente 5-1. El debut de Miguel Herrera no pudo ser de mejor manera, le regresó la alegría a una afición muy golpeada durante el 2013, e incluso logró dibujarle una sonrisa a los dirigentes mexicanos que al parecer estarían salvando sus puestos por lo menos hasta la Copa Mundial.

All Whites, All Disappointment

Nueva Zelanda no mostró rastro alguno de la selección que sacara tres empates en la fase de grupos del Mundial 2010. No supo defenderse de manera adecuada, ni siquiera los cinco goles recibidos reflejan lo mal que se defendieron los oceánicos, ya que les salió barato en proporción a las claras jugadas de gol que generó el Tri. El arma ofensiva de los neozelandeses, se decía por su influencia del juego británico, sería el balón aéreo, pero tampoco se vieron indicios de esa supuesta virtud.

Los All Whites resultaron ser una selección decepcionante, que no opuso ninguna resistencia al juego mexicano, ni siquiera con golpes que detengan el juego, como suelen hacer los equipos cuando se ven ampliamente superados.

En Nueva Zelanda se habla del fin de una era en el seleccionado, ya que Ricki Herbert estaría dejando la dirección técnica tras ocho años en caso de no lograr dar vuelta al resultado adverso. La era de Herbert al frente dio sus mayores frutos en el proceso mundialista del 2010, donde logró clasificarse a la Copa Confederaciones 2009 y a la Copa Mundial 2010. Sin embargo para este proceso con miras al 2014, las cosas cambiaron, al perder la clasificación a Confederaciones a manos de Nueva Caledonia y estar al borde de quedar eliminados de la justa mundialista.

México salva el año con excursión oceánica

El pésimo nivel mostrado por los neozelandeses, no es culpa de México, que hizo lo que tenía que hacer, golear a un rival muy inferior y asegurar la eliminatoria. Con lo cual México llega muy tranquilo a su visita al continente de Oceanía, donde se nota a leguas que la tensión y la presión brillan por su ausencia.

Por si fuera poco la superioridad del cuadro mexicano, incluso se plasma hasta en la logística. Ya que México tuvo el maratónico traslado a Nueva Zelanda, en aviones de lujo al término del encuentro de ida. Mientras que los All Whites llegaron días después, y seguramente con estragos del ‘jet lag’ más serios que los de los aztecas.

La alineación del "Piojo" Herrera al parecer será la misma que utilizó en el juego de ida. Muñoz en el arco, línea de tres centrales con Maza Rodríguez, Rafa Márquez y el Topo Valenzuela, con dos laterales/volantes encarnados por Paul Aguilar y Miguel Layun, tres mediocampistas personificados en El Negro Medina, Gullit Peña y Luis Montes, y con el dúo goleador de Raúl Jiménez y Oribe Peralta al frente.

Más allá de que el boleto esta en mano, Herrera querrá seguir mostrando la superioridad de su selección, una vez que requiere de todos los argumentos posibles para poder amarrar su puesto como el técnico Azteca en Brasil 2014, algo que se analizaría y se decidiría en una junta el próximo 2 de diciembre.

Todos felices a su casa

En objetivos futbolísticos el partido de vuelta no le dejará mucho a Nueva Zelanda, pero si obtendrá una alta ganancia económica ya que el estadio estará abarrotado, y tendrá su derrame económico más grande en su historia para un partido de fútbol fuera de los de Copa Mundial, no solo por boletos pagados sino por derechos de televisión y temas mercadológicos.

Mientras que México cerrará un pésimo 2013 con un boleto mundialista (merecido o no), propio de la superioridad que representa hoy en día un enfrentamiento entre el  4to lugar de CONCACAF y el campeón de Oceanía, que es lo mismo (natural y lógico) que el #24 del ranking FIFA derrote al #79 del mundo.