Pelotazos | Kevin Hoyos quiere jugar en la MLS y estar presente cuando EE.UU. sea una potencia en el fútbol

Pelotazos Kevin Hoyos

Photo Credit: 
Mexsport

BUENOS AIRES - Cada gol alimenta el sueño de volver a su tierra.

Con ese hambre, Kevin Hoyos arribó al fútbol de Honduras, donde se afincó de inmediato y se convirtió en una de las revelaciones. Kevin es el hermano menor de Michael, el exvolante de Estudiantes de La Plata, y, al igual que él, es un “gringo” con raíces argentinas ilusionado con representar al país que los vio nacer, aunque antes busca dar un salto a la MLS.

Tras seis años en la cantera del club platense, los oriundos de Orange County, California, emigraron para ganar continuidad. Michael, de 22 años de edad, fue cedido al OFI Creta de Grecia y Kevin, de 20, al Victoria catracho. “Estaba en las Reservas y quería jugar en Primera. Cuando me ofrecieron venir por cuatro meses a Honduras, a los tres días ya estaba subiendo al avión”, le cuenta a FutbolMLS.com el autor de ocho goles desde su arribo a los “Jaibos” a fines de agosto.

Uno de los aspectos que más sedujeron al exjugador de Estudiantes para ir al club albiazul era la Liga Campeones de CONCACAF y, pese a la pronta eliminación del torneo, el estadounidense-argentino valora la experiencia: “No estoy conforme, pero creo que anduve bien. Fue una linda vidriera y si hubiéramos dado un poquito más podríamos haber llegado más lejos, pero los partidos fueron duros y nos faltó más concentración”.

Si bien el atacante destaca la ayuda de sus compañeros y del técnico argentino Héctor Vargas, Hoyos actuó consecuente con sus aspiraciones. “Venir solo a un país que no conocés es parte del sacrificio del futbolista. Cuando uno tiene ganas, te vas hasta el lugar menos pensado con tal de jugar y por suerte los goles se dieron rápido”, manifiesta.

Ediciones anteriores de PELOTAZOS

Consciente de que Honduras está siempre en el radar de la MLS, el goleador confía en que sus buenas actuaciones en Victoria sean el trampolín que impulse la vuelta a su país. “Hay un representante que tiene contactos con clubes de EE.UU. y debe hablar con mi agente para ver si surge una opción en la MLS. Ojalá se dé porque sería una linda oportunidad para mí y si llega no lo dudaría”, asegura.

Pero el deseo de Hoyos de jugar en EE.UU. no es reciente. “Cuando era chiquito y veía al Galaxy ya quería jugar en la MLS”, confiesa quien creció mirando al equipo de Cobi Jones, su jugador preferido de aquel entonces y del que tenía una camiseta con su nombre.

Estando en Honduras, el californiano pudo seguir la MLS mucho más que cuando estaba en Buenos Aires y asombrado señala que “se nota que la liga ha mejorado y está más linda, sobre todo porque veo que llenan las canchas seguido y ese apoyo antes no se veía tanto”. Hoyos ha regresado a Argentina a pesar de recibir una propuesta para quedarse en el fútbol catracho, y se ha puesto de nuevo a disposición de Estudiantes, esperando resolver su futuro en los próximos días.

Más de una vez, Kevin estuvo cerca de la Selección de EE.UU. A los 13 años fue invitado y no pudo asistir al coincidir con su partida a la Argentina en 2006. Luego, Claudio Reyna (exdirector del fútbol juvenil de la federación estadounidense, y hoy del New York City FC) llamó a la familia Hoyos interesado en ambos hermanos, pero el contacto no prosperó.

“Creo que hay posibilidades porque si uno anda bien y se propone las cosas nadie te puede parar”, dice ilusionado el delantero que sabe bien lo que quiere. “Ahora, de grande, me gustaría jugar en el país que yo nací, sería mi sueño y me gustaría ayudar a EE.UU. Esa es mi meta”, sentenció.

“EE.UU. va camino a ser una potencia. En el futuro me gustaría estar ahí para ganar cosas y, si es posible, con mi hermano Michael. Siempre nos hacemos bromas, pero bromas en serio”, cerró Kevin, un verdadero optimista del gol.