MLS Playoffs | La clave entre Sporting Kansas City y New England Revolution será lo que hagan en defensa

New England Revolution y Sporting Kansas City se enfrentarán el miércoles en el partido de vuelta de semifinales, con la misión de marcar los goles que hagan la diferencia en el marcador global y definir cuál de los dos será finalista de la Conferencia del Este.

Aunque los jugadores ofensivos de ambas plantillas jugarán un papel determinante en el logro de esta meta, la clave del resultado pudiera estar en cómo respondan sus defensas, dos de las mejores de la Liga en la temporada regular.

Un triunfo o empate de New England lo catapultará a las semifinales de la Copa MLS, luego de la ventaja lograda con la victoria 2-1 en el partido de ida en el Gillette Stadium. Pero una derrota de los Revs por dos o más goles clasificará al Sporting.

Y si Kansas City gana en el tiempo regular por un solo gol, tendrán que definir en un tiempo extra de 30 minutos y si es necesario desde los tiros penales.

Aunque clasificó de tercero en la Conferencia Este, New England estuvo inmerso en una cerrada lucha por la clasificación al Playoff. Y sólo su racha de seis partidos sin perder al final de la temporada le dio a los dirigidos por Jay Heaps el derecho de medirse al Sporting.

Su triunfo en el partido de ida fue el cuarto en forma consecutiva, pero ahora jugarán en un escenario difícil contra uno de los mejores equipos de la liga en la temporada regular y con una diferencia mínima en el marcador global.

Pero si el empate le sería suficiente a los Revs para avanzar a la serie de campeonato, sería muy peligroso especular con ese resultado, poner muchos jugadores detrás el balón y marcar un férreo cerco defensivo para proteger su ventaja.

Empero, la defensiva será determinante de lado y lado. Es que línea final de Kansas City fue la mejor de la liga  permitiendo sólo 30 goles. Por ello no será fácil para los delanteros de los Revs penetrar esa línea final, sobre todo por el centro donde Matt Besler y Aurelien Collin forman una solvente dupla de centrales.

Para los atacantes de Sporting también será una misión complicada superar a la defensiva de New England, la segunda mejor de la liga con 38 goles permitidos. Ahí el portugués José Gonçalves jugó primores durante toda la temporada, al punto de ser uno de los principales candidatos a defensor del Año de la MLS.

Pero a Gonçalves no concluyó tan dominante como estuvo en la primera fase de la temporada. A.J. Soares falló en momentos decisivos y Andrew Farrell cometió errores de novato que tuvieron sus consecuencias.

Farrell reconoce que no podrán tirarse atrás y especular con el resultado porque Sporting pudiera resultar muy peligroso.

“No podemos echarnos atrás y defender durante 90 minutos contra un equipo como Sporting, al final van a penetrar”, dijo Farrell. “Es por eso que vamos a salir a jugar, es como un segundo tiempo y tenemos que marcar otro gol”, agregó Farrell.

Aún así, los Revs tendrán que defender a un gran nivel como a principios de campaña para contener a los jugadores del Sporting que penetren de cara al gol.

Un punto a favor de New England es que la ofensiva de Kansas City no luce tan dominante. Su líder goleador, el argentino Claudio Bieler, marcó sólo 10 goles, y ante la partida de Kei Kamara al Middlesbrough, se ha apoyado en Soony Saad, Dominic Dwyer y C.J. Sapong, quienes se combinaron para 10 goles en total en la campaña regular.

La falta de experiencia de Heaps como técnico en este tipo de competencias finales pudiera ser un factor en contra del Revolution

Heaps tiene mucha experiencia en Playoffs como jugador pero desde el banquillo las cosas son diferentes y la presión podría afectarle a la hora de tomar decisiones.

“Va a ser un duro partido como visitantes, si tuviéramos tres o cuatro goles de ventaja las cosas podrían ser diferentes pero con una ventaja de un gol la lucha será dura en Kansas City”, dijo Heaps.

Heaps y sus jugadores tendrán no sólo que ingeniárselas para penetrar la defensiva del Sporting, sino la capacidad de los dirigidos por Peter Vermes de controlar los tiempos del partido, rotar el balón por todos los espacios del terreno y manejar la presión.

Y a todo eso hay que agregar su solvencia a la hora de cobrar tiros con pelota detenida con los que marcaron muchos goles en la temporada.