MLS Playoffs | Sporting Kansas City recibe a New England Revolution en el "Infierno Azul"

Sporting Kansas City recibirá en el "Infierno Azul" al New England Revolution en el partido de vuelta de la semifinal de la Conferencia del Este el miércoles por la noche. Sporting KC necesita imperiosamente de sacar por lo menos un triunfo por un gol para forzar los tiempos extra. Mientras que al Revolution le basta con sacar un empate para clasificarse a la final de la Conferencia.

SPORTING CON URGENCIA GOLEADORA

Peter Vermes y compañía se encuentran nuevamente en la antesala de una final de conferencia, pero al igual que la campaña anterior tendrán que buscar remontar para poder clasificarse a la siguiente ronda. Algo que no les fue nada bien en el 2012, ya que no pudo revertir la derrota en el juego de ida frente a Houston Dynamo. Lo positivo para Sporting, es que su verdugo de las últimas dos campañas, el equipo de Dominic Kinnear, no es su rival en esta oportunidad.

Marcados como amplios favoritos en la serie frente al Revolution, Kansas City tiene que demostrarlo con fútbol en la cancha y dejar de pensar en lo logrado en la temporada regular. El partido de ida terminó en una inesperada derrota, en la cual por las ocasiones claras de gol generadas por el Revolution, KC mereció más. Pero la realidad indica que la contundencia acabó siendo la clave del juego. Por lo que Vermes debe encontrar la fórmula para culminar sus opciones.

El delantero Teal Bunbury tuvo la más clara con el partido aun empatado sin goles, pero no pudo definir cuando tenía una ocasión franca de gol. Lo que no se entiende no es la falla de Bunbury, sino el hecho de que Claudio Bieler quien anotó 10 goles en la campaña no esté en el once titular, y ni siquiera sea utilizado como refuerzo. Pareciera ser que la clave de contundencia para el Sporting está en su banquillo, y simplemente no la quieren utilizar.

Especialmente ahora que se requiere ganar por dos goles para avanzar a la siguiente ronda, dejar a un jugador como Bieler en la banca, o al mismo Soony Sadd quien tuvo más peso en la campaña que Bunbury, parece un sabotaje.

De medio campo hacia atrás, hay muy poco que se le pueda reprochar a este cuadro de Kansas City, ya que los dos goles recibidos parecieron excesivos para las oportunidades generadas por el Revolution. Pero evidentemente ante la necesidad de buscar el triunfo, los espacios defensivos se abrirán, y es ahí donde las jugadas defensivas de Matt Beasler, Aurelien Collin, y hasta de Oriol Rosell y Graham Zusi deberán aparecer.

REVOLUTION TIENEN EL GLOBAL Y AL RELOJ A SU FAVOR

El New England Revolution llega con el mejor escenario posible al partido de vuelta. Son el equipo del que menos se espera entre los ocho contendientes por la Copa MLS, pero aun así llegan con ventaja, y con un cuadro con gran dinámica para poder contragolpear y dejar en el camino al Sporting. A esto le podemos sumar la contundencia, la cual fue evidente en el partido de ida ya que llegadas no generó muchas, pero las que tuvo las mandó a la red.

Jay Heaps debe estar más que satisfecho con la labor de sus dirigidos, que han venido de menos a más durante toda la campaña. Pero evidentemente tiene que hacer algunos ajustes en defensa por dos motivos. El primero para intentar contener a un Sporting KC que seguramente se les va a echar encima, y segundo para que no tengan distracciones que puedan costarle muy caro, ya que el descuento de Sporting en la ida, puede al final ser el gol de la diferencia en la serie. En cambio de haber mantenido a ventaja de dos goles, hoy podríamos hablar de que KC estaría buscando un milagro en casa.

Revolution debe encontrar la manera de conectarse a Diego Fagúndez y Juan Agudelo con más frecuencia, ya que así generara más preocupación en la defensa rival, y los forzará a no poderse ir al ataque.

New England también cuenta con otro aliado aparte del resultado global, tiene el tiempo a su favor. En partidos de esta índole, es indudable que mientras más minutos transcurran sin recibir un gol en contra, Revolution podrá empezar a jugar con la desesperación de los locales, y así buscar darles la estocada final cuando se abran los espacios en la zaga del Sporting.