Crónica MLS Playoffs | NE Revolution gana la primera batalla 2-1 frente al Sporting Kansas City

El partido de ida por la Semifinal de la Conferencia Este entre New England Revolution y el Sporting Kansas City terminó con triunfo para los Revs por 2-1, quienes se llevan una mínima ventaja para su visita al Infierno Azul, el Sporting Park, pero ventaja a fin de cuentas.

Encuentro que tuvo dos caras muy distintas en cada tiempo. La primera mitad fue muy cerrada, con pocos espacios, ya que ambos equipos se ordenaron muy bien de mediocampo hacia atrás para no cederle ninguna ventaja al rival.

Sporting encontró la primera clara en un balón parado. Curiosamente así encontraría su gol más tarde. Graham Zusi mandó un servicio de tiro de esquina, al cual llegó rematando de cabeza y picado Chance Myers. El remate aunque difícil por la cercanía, fue atajado por Matt Reis con gran reflejo ya que el balón le quedó muy cerca de su posición. Aurélien Collin se lanzó de palomita buscando el contrarrematé, pero no pudo conectar contundentemente y se quejó de un jalón del defensor del Revolution.

Los locales aunque enjundiosos no encontraron jugadas claras para marcar. Fagúndez y Agudelo no se veían cómodos, y en varias ocasiones arrancaron con balón dominado muy atrás de la zona donde podrían hacer daño. El que más sobresalió, sin ser una maravilla, fue Kelyn Rowe.

Ya con la primera mitad en etapa madura, Sporting se encontró con la segunda clara para abrir el marcador en un servicio largo. Teal Bunbury se desmarcó, y ganó la corrida al balón, el cual encontró botando, y sacó un remate pero Reis aguantó hasta el final y se quedó con el remate.

Al arranque de la segunda mitad, el Revolution hizo gravitar y pesar más a sus mejores dos hombres de ataque, y los puso en posición de poder hacer daño y fue así como cayó el gol al minuto 55.

Balón aéreo al límite del área, donde Agudelo peinó el balón a la entrada de Diego Fagúndez por el costado derecho del área. Diego sacó un potente remate que Reis atajó, pero Agudelo que venía siguiendo la jugada se encontró con el rebote, en el contrarrematé Reis atajó y el balón le rebotó al colombo-americano, lo cual le dejó el balón rodando a un metro del arco a Andy Dorman, quien empujó el balón a la red. A partir del gol el partido cambio por completo.

Inmediatamente el técnico de Kansas City, Peter Vermes, y el arquero Jimmy Nielsen reclamaron fuertemente a los árbitros, ya que consideraban que Dorman se encontraba en posición fuera de juego. La realidad es que con la repartición a velocidad normal es difícil asegurar si estaba o no atrás del balón Dorman, cuando este le rebota a Agudelo.

Sporting apenas asimilaba el gol en contra y empezaba a tejer jugadas de ataque, cuando les cayó el segundo. Lee Nguyen fue cortando desde el lado izquierdo hacia el centro, cuando se encontraba en la media luna, le sirvió a Kelyn Rowe quien venía entrando al área por costado derecho, y casi cayéndose el dorsal 11 del Revolution le ganó a su marcador para rematar de primera intención con parte externa. El balón salió cruzado y Nielsen no pudo atajar. Para sorpresa de muchos New England se ponía 2-0 en ese momento.

Tras el segundo gol, los hombres de esta vez sí reaccionaron rápidamente. Con un balón parado, vino un cobro de falta casi desde media cancha hacia segundo poste, donde vino un recentro de cabeza. Este le quedo a Myers, quien sacó un tiro centro hacia el área chica, donde C.J. Sapong intento jalar el balón de taquito para rematar, pero su desvió solo prolongó el balón hacia el otro poste donde Collin remató el balón al fondo del arco.

Pocos minutos después el catalán Oriol Rosell estuvo a punto de empatar los cartones con un disparo de media distancia. Reis se estiró cuan largo es para intentar atajar el disparo, no llegó, pero el balón no se metió, y solo quedo en susto para New England cuando el balón acabó besando el poste por la parte de afuera.

Ya en el tiempo de compensación, Matt Reis se volvió a vestir de héroe, el arquero Rev le atajó a Dominic Dwyer lo que pudo ser el empate a dos goles, en cambio preservó el triunfo para New England.