Pelotazos | José Erick Correa demuestra en Gimnasia y Esgrima de La Plata que la MLS no es una liga de retiro

Pelotazos Jose Erick Correa Gimnasia Esgrima La Plata

Photo Credit: 
Action Images/Reuters

 

BUENOS AIRES, Argentina — No brilló ni mostró todo lo que esperaba dar en Chivas USA, pero José Erick Correa dejó sentado un precedente en la liga norteamericana: es el primer jugador perteneciente a la MLS en fichar por un club de Primera División de Argentina, luego de ser cedido en préstamo por Chivas USA. 

Y aunque ese cambio drástico le pasó factura en su físico al llegar a Gimnasia y Esgrima (La Plata), rápidamente el colombiano destapó su olfato goleador.

El crédito de Acandí de 21 años de edad disputó 76 minutos en dos juegos con el “Lobo” y las dos ocasiones que tuvo las cambió por goles: un cabezazo triunfal en su debut y un toque oportunista para igualar en el clásico ante Estudiantes, le dan hoy un 100 por ciento de efectividad. “Como delantero, siempre tienes ese peso de marcar para darte a conocer y si no lo haces poco se habla de ti. Estoy tranquilo y cuidándome para seguir dando lo mejor porque quiero figurar con el equipo”, le dijo el ariete “cafetero” a FutbolMLS.com.

A préstamo por una temporada con opción de compra en el cuadro platense, Correa tiene contrato vigente con la MLS por tres años más y enfatiza que “hay que trabajar en el presente y dejar que el futuro venga solo”. Ahora, el colombiano que goza de la confianza de todo Gimnasia busca obtener continuidad y se prepara para volver al ruedo este fin de semana tras tres semanas de inactividad a raíz de un desgarro. “En Estados Unidos no se trabaja físicamente como acá; acá tenés que estar preparado para jugar 90 minutos a un sólo ritmo y creo que estas molestias son por el cambio”, indica.

-Pero un aspecto por el que se destaca la MLS es el físico…

Sí, pero si miras un partido de MLS y uno de Argentina, mira dónde se corre y se presiona más. Allá tienes mucho espacio y por ahí en un mano a mano tienes todavía 30 metros para llegar al arco contrario; acá es difícil quedar mano a mano con un central porque generalmente tienen respaldo de los compañeros y hay muy poco espacio.

-¿Qué otra clara diferencia notaste?

Si vas a comparar a un central latino con uno de la MLS, el de aquí es más marrullero, más “malo”, por ahí te está pegando con el codo o trata de incomodarte y los delanteros también estamos en pelea con ellos. Hay centrales que te hacen coger miedo en un partido, te pegan donde te duele y como delantero vas con precaución porque piensas que te puede sacar del partido. Es lo lindo, esa viveza o “maldad”, que a veces te hace ganar y hace al fútbol más interesante.

-Muchos argentinos llegaron a la MLS. ¿Tus compañeros te preguntan sobre la liga?

Sí, siempre preguntándome y contestándoles con todas las ganas, contándoles experiencias buenas y también difíciles, que lo ayudan a uno a crecer. Con el pasar del tiempo pienso que la MLS va a ser muy importante y una de las ligas que más fuerte va a sonar porque están llevando jugadores latinos y figuras que le dan más brillo a su fútbol.

-A pesar de que el aficionado argentino aun observa a la MLS como una “liga de retiro”, tu caso demuestra lo contrario al llegar y destacarte…

Eso es lo que de pronto muchos piensan, que la MLS es para retirarse, pero mira a Fredy Montero todo lo que hizo en la MLS y mira dónde está ahora. Él no fue a retirarse, sino para conseguir cosas mejores. Hay muchos jugadores, como Juan Agudelo, que por ahí va en enero al Stoke City, entonces creo que no depende de la edad, sino de la responsabilidad con la que juegues en la liga.

-¿Con qué sensación dejaste la MLS?

Hay muchas cosas que en el fútbol te motivan y acá he encontrado eso para sentir el fútbol como lo hice en Colombia. Cuando fui a EE.UU., en mi vida personal me sucedieron muchas cosas y eso me bajoneó un poco. Acá, con el ánimo de la gente, me siento muy acogido por todos, es algo muy lindo y me da mucha fortaleza para seguir.

-¿Esa confianza la tenías en Chivas?

Tuve muchas oportunidades de jugar allá [N. de R: 32 partidos; tres goles] y tenía confianza del técnico, pero de pronto la confianza yo no la tenía en mí mismo. Tenía todo para explotar, pero hubo cosas que no aproveché; me dejé llevar por problemas familiares y me caí un poco. Es muy raro como jugador por ahí decir esto, pero no me sentía con esa alegría como la que siento en Argentina. Quiero trabajar fuerte para esperar qué viene en un futuro.

-El título sería entonces “Recuperé la alegría”…

Sí, juego aquí y me divierto mucho, es algo que me llena como jugador y me cae muy bien. Por ahí allá no teníamos el apoyo de la gente y entre los mismos compañeros como es acá, y eso me motiva mucho. En Chivas no tenía el ánimo que tengo hoy.

-¿Qué te planteas a corto plazo?

Lo primero que pienso es en Gimnasia, pero uno no deja de pensar en la Selección. Sabemos que tenemos delanteros grandes en Colombia, pero nada es imposible en la vida y quien quita de poder conseguir algo por ahí. Ese es mi sueño.


La opinión de Guillermo Barros Schelotto, ex jugador de Columbus Crew e hincha de Gimnasia (La Plata):

“Correa está pasando un momento bárbaro y justo se lesionó, pero yo sé por gente amiga de Los Ángeles que no le habían dado lugar y no lo habían dejado desarrollarse como jugador, estaba bloqueado. Vino a Gimnasia e hizo dos goles en dos partidos. Potencialmente, uno apostaría por Correa en Gimnasia”.