Primer Plano | Las dualidades de Óscar Pareja lo han convertido en ídolo y pionero en el fútbol

Primer Plano | Oscar Pareja

Photo Credit: 
FutbolMLS.com

PRIMER PLANO es la serie de reportajes especiales de FutbolMLS.com. En esta entrega, el productor de contenido Hugo Chávez Barroso y el editor asociado Diego Pinzón presentan a Óscar Pareja, director técnico de los Colorado Rapids.  Además de una investigación sobre la vida de Pareja, Chávez Barroso sostuvo una coversación con el entrenador colombiano, la cual es la base de esta edición de PRIMER PLANO, en la cual se indaga sobre su pasado como futbolista, la selección Colombia y su amor por la MLS.


     
Fuimos de alguna forma una generación pionera del fútbol internacional (...) les dejamos las puertas abiertas a los Falcao, James, y Guarín de hoy en día”.

Medellín, 1991.

En medio de la incertidumbre que generaban los hechos sucedidos ese año en Colombia: la promulgación de la primera Constitución política despues de 105 años, asesinato de la periodista Diana Turbay y de casi dos docenas de civiles en la Plaza de Toros La Macarena, ambos atribuídos al cartel de Medellín; el líder y fundador de esa organización delictiva, Pablo Escobar, se entregaba a la justicia colombiana el 19 de junio.

2906052.jpg

Óscar Pareja (centro) fue subcampeón del fútbol colombiano con el Dep. Independiente Medellín en 1993. Su primer anotación con el "Poderoso" fue el 9 de agosto de 1992 contra el Cúcuta Deportivo; fue un gol olímpico.

 - Archivo personal

Escobar fue encarcelado en una prisión lujosa conocida como La Catedral, luego de un acuerdo con el gobierno de César Gaviria, a cambio de no ser extraditado. Allí, cerca del municipio de Envigado, Escobar poseía todos los lujos propios de una mansión y continuaba dirigiendo su emporio narcotraficante, al mismo tiempo que continuaba disfrutando de una de sus más grandes pasiones, el fútbol.

A unos 10 kms al norte de Envigado el mediocampista Óscar Pareja, quien ya era considerado uno de los ídolos históricos del Deportivo Independiente Medellín (DIM) con el que jugaba desde hacía cuatro años, recibió un mensaje. Escobar quería que Pareja junto con seis de sus compañeros del DIM, en medio de la temporada del fútbol colombiano, jugaran un partido de fútbol en la cancha privada de La Catedral. Sin embargo, el partido no era para el deleite exclusivo del capo, sino para jugar en contra del narcotraficante.

Tal y como recuenta Pareja en una columna de Rick Reilly publicada en mayo de 2012 por ESPN.com, ni él ni sus compañeros tenían otra opción. "El entrenador dijo que se cancelaba el entrenamiento. Hasta donde sabíamos, él [Escobar] era en parte dueño del equipo".

Pareja y sus seis compañeros fueron llevados a La Catedral y mientras eran resguardados por un sinnúmero de guardaespaldas, se sentían como prisioneros. "Nunca olvidaré ese día", recuerda Pareja en la columna de Reilly sobre el momento en que Escobar se sentó a su lado en un sofá. "Empezó a hablar de fútbol con gran emoción y conocimiento, durante casi una hora. Me dijo '¿por qué le gritas tanto a los árbitros, guapo? Nosotros les pagamos y eso no nos ayuda'".

Al final, Pareja y los demás jugadores del DIM vencieron al equipo de Escobar y sus lugartenientes en un partido muy apretado. 

"Ahora lo recuerdo y considero todo lo que habría podido pasarnos dentro de esas paredes", revive Pareja. "No había policía. No había ningún control. Cualquier cosa nos habría podido pasar".

"Ganábamos un partido y de repente nos daban un bono de US$8.000. ¿De quién? No sabíamos. No preguntábamos", afirma el entonces mediocampista.

Pareja continuaría su carrera como futbolista en el DIM hasta 1994 cuando lideró al equipo a una impresionante presentación en la Copa Libertadores, antes de ser traspasado al Deportivo Cali.

 

--

DEL BARRIO A LA UNIVERSIDAD, Y DE AHÍ AL "PODEROSO"  

El sueño de cualquier niño que tiene un balón de fútbol entre sus pies es de convertirse en un nombre referente dentro del deporte, a medida que forja su camino hacia el profesionalismo. No es algo que se pueda forzar, es ago tan natrual como un sentimiento. 

Oscar Pareja tuvo ese sueño desde muy pequeño en su natal Medellín, pero tal y como él mismo lo confiesa, para expresar ese sentimiento no tenía una ruta a seguir. "Quieres llegar a ser jugador profesional pero no sabes cómo. Al inicio realmente lo que haces es divertirte y jugar, como lo hacemos nosotros en nuestra colonia, que era tener un fútbol callejero más constante". 

Pareja desde siempre ha sido un hombre que trabaja en pro del equipo, como con las selecciones departamentales de Antioquia, el Deportivo Independiente Medellín, el Deportivo Cali, New England Revolution, FC Dallas y la selección Colombia. Una mentalidad que ha llevado ahora a su faceta como director técnico de Colorado Rapids.

Como todo en la vida, crecer significa tomar decisiones, y Pareja admite que hubo un momento en el cual debió tomar la decisión de jugársela todo por el fútbol.

“Pero si hay un momento especifico, que yo diría en la que se tomó la decisión de luchar por esta idea fue el día que tuve que decidir si continuar en ese momento con mi carrera académica en la universidad o aceptar el puesto en la selección del departamento", recuerda Pareja a medida que se transporta con FutbolMLS.com a la época en que crecía forjándose como futbolista antes de pasar por las divisiones inferiores de la Universidad Pontificia en Medellín.

"Era un paso muy, muy cortito a la selección Colombia. Entonces creo que en ese momento ya pusimos todas las cartas en la mesa y aposté por esto”.

La época dorada del fútbol colombiano se forjó en la segunda parte de la década de los años ochenta y principios de los noventa.

Justamente en los mismos años en que un joven apodado "Parejita" por su estatura comenzó su carrera profesional en el fútbol de su país. Le tocó vivir desde adentro la década en la que se dio aquel giro futbolístico encabezado por Francisco Maturana, entrenador desde 1987 de la selección colombiana.

“Fue una época maravillosa en el fútbol colombiano, una época dorada en la parte futbolística", recuerda Pareja. "Clasificando a tres mundiales seguidos, se forjó una generación de futbolistas excepcionales. El mundo entero se dio cuenta de que había una Colombia que se escribe con O y no con U, como dicen aquí [en Estados Unidos]: "Columbia. Eso nos llenó de orgullo”.

Siendo parte de la selección cafetera que llegara hasta la ronda final de la Copa América de 1991, el "Generalito" - otro de sus tantos apodos - era uno más entre un grupo de legendarios futbolistas como Carlos Valderrama, Leonel Álvarez, Rene Higuita, Freddy Rincón, Arnoldo Iguarán y los ya fallecidos, Andrés Escobar y Miguel Calero. 

“Ser partícipe de todos esos procesos fue maravilloso, con jugadores excepcionales que fueron los que abrieron la puerta para estas generaciones nuevas que hay ahora. Fuimos de alguna forma una generación pionera del fútbol internacional porque Colombia generalmente no exportaba jugadores y nosotros fuimos los primeros, y les dejamos las puertas abiertas a los Falcao, James, y Guarín de hoy en día", asegura Pareja quien sigue alentando a su selección desde la distancia.  "Todo lo que se hizo en esa época fue abriendo puertas, y es algo inolvidable realmente”.
 

--

DESTINO MLS

2906052.jpg

Óscar Pareja junto a Carlos "El Pibe" Valderrama y Miguel Calero (Q.E.P.D.), compañeros en el Deportivo Cali. Pareja fue campeón del fútbol colombiano en la temporada 1995/96 con el Cali. 

 - Archivo personal

Luego de su época con el Medellín, Pareja fue traspasado al Deportivo Cali en 1995, y en su segundo torneo con el club azucarero consiguió el primer título del equipo en 22 años, en la temporada 1995/96 del fútbol colombiano.

Hay ocasiones en que pareciera que el destino es palpable, cuando simplemente los astros se acomodan y brindan oportunidades que tal vez no se buscaban. Dos años después de la fundación de la Major League Soccer en EE.UU., una comitiva del New England Revolution viajó hasta Colombia en búsca de jugadores que se acomodaran a una plantilla principalmente colmada por seleccionados estadounidenses como Alexi Lalas y Mike Burns. Los Revs ya tenían el ojo puesto en uno de los goleadores del Cali en ese momento, pero acabaron enamorados del talento de un mediocampista, a quien decidieron fichar de inmediato.

“New England Revolution estaba buscando un delantero que estaba con nosotros en ese momento, Walter Escobar", recuerda Pareja sobre su llegada a la MLS. "Y pues afortunadamente terminamos interesándoles”.

Además del destino, charlas con algunos de sus compañeros de selección también influyeron en su decisión. “Yo tenía interés de venir a la Liga porque la conocía por medio de Carlos Valderrama y Leonel Álvarez. Me habían dado referencias buenas a pesar de ser una liga joven, y siempre había querido hacer una transición al fútbol internacional, porque quería crecer culturalmente”.

Y paradójicamente, ha sido el fútbol estadounidense el que ha crecido con la cultura del "Papi", uno más de sus sobrenombres.

El colombiano llegó a un nuevo mundo, uno muy alejado de la cultura latinoamericana y muy arraigada a la historia estadounidense, con sede en Boston, Massachusetts. La adaptación a esta nueva cultura fue muy complicada para un hombre que salía por primera vez a residir fuera de Colombia. A pesar de ello, Pareja le hizo frente a las adversidades.

“Fue difícil, porque teníamos la barrera del idioma. Pero yo enfrenté esa adversidad muy fuerte y empecé a estudiar inmediatamente", asegura Pareja con tenacidad. "Le dediqué mucho tiempo. Recuerdo en ese primer semestre que para estudiar y aprender, me fue ayudando la comunicación con los jugadores y poco a poco fuimos incorporando el lenguaje a una nueva forma de vida también. Eso me ayudó a caminar un poquito más estable y ser más sólido como jugador de la MLS”.

Pero las cosas se fueron complicando, en menos de dos meses de su estancia en el Revolution, Pareja no encontraba como darle vuelta a esta revolución cultural que viva internamente. Apenas tenía un compañero hispanohablante en el equipo con el que se podía entender y la situación era tan dramática para él en ese momento que incluso estuvo a punto de rendirse.

“En New England todos los otros eran americanos, había unos holandeses, y solamente un jugador latino que era Raúl Díaz Arce, y la verdad me costó mucho", conmemora Pareja. "La experiencia fue muy difícil".

Tan difícil fue para él, que tomó una decisión apresurada y compró boletos de avión para regresarse a Colombia, sin pasaje de regreso. "No quería seguir acá ya que las barreras se estaban incrementando más”.

Cuando las cosas se veían más oscuras llegó como de la nada un viaje en avión, pero no para Colombia. Un traspaso que eventualmente fue el momento clave de la carrera de Oscar en la MLS como jugador activo, y le permitió acoplarse a un estilo de vida desconocido hasta entonces.

Su traspaso al FC Dallas a mediados de 1998 (Dallas Burn en aquel entonces), a tan solo unos meses de haber desembarcado en Boston, fue un nuevo punto de partida en la carrera de Pareja.

“No tenía ninguna duda porque primero el estilo de juego se me iba a acomodar un poquito más", asegura Pareja. "Conocía jugadores latinos que estaban o que habían estado en Dallas, como Leonel Álvarez, y eso de alguna manera me hizo sentir más optimista”.

“Ahí comenzó mi verdadera carrera en la MLS”.
 

--

EL ROMANCE CON DALLAS Y LA MLS

2906052.jpg

Óscar Pareja fue uno de los precursores y el Director de la Academia de Fuerzas Básicas del FC Dallas. 

 - Cortesía de FCDallas.com

El resultado de su traspaso resultó ser todo un éxito. El "profe" Pareja se adueñó de la posición de mediocampista central del club y nunca más la soltó.

Se convirtió en el equilibrio del equipo, en un hombre que recuperaba balones, metía la pierna para cortar el juego del rival, iba hacia el frente para tejer jugadas y poner balones de gol, y cuando había que definir las piernas no le temblaban. Alcanzó su mejor nivel, como cuando dejó su huella siendo ídolo en el Medellín, e incluso lo superó con la experiencia que le otorgó la madurez futbolística.

La idea original de Pareja era utilizar la MLS como trampolín para el fútbol europeo, pero se terminó fundiendo en un profundo romance con el club de Dallas y con la Liga misma, dos amores que tanto como jugador profesional y entrenador, nunca lo dejaron solo. 

“Encontré una liga que me enamoró porque la organización, el respeto, la cultura, el deseo de salir adelante, el hecho de que era una liga joven, se incrustó dentro mío de manera fuerte", cuenta con emoción Pareja. "Cada año siguiente empecé a sentirme un poquito más responsable del desarrollo de esta liga también, y me tocaba a mí desde mi trabajo, aportarle a esta liga para que creciera y asumí ese compromiso con mucha alegría porque yo sé que esta liga en un futuro muy cercano va a ser una de las mejores del mundo”.

Tras jugar alrededor de 200 partidos con el FC Dallas, anotar más de media docena de goles, haber contribuido con más de 50 asistencias a sus compañeros, haber sido nombrado en el Once Ideal de la liga en 2002, un sin fin de memorias y momentos incalculables en números con la camiseta del FC Dallas, llegó el momento de decir adiós. Pero se despidió de sus guayos, porque el amor seguía intacto.

En la vida de los futbolistas ese momento de colgar los botines es una de las decisiones más difíciles, incluso constantemente hay estrellas que se aferran a una carrera cuando ya están más allá del ocaso. Sin embargo en el caso de Oscar Pareja, las cosas se fueron dando a su favor, y se dio cuenta de que su momento de dejar las canchas había llegado. No solo planeó su salida, sino que estaba preparado para dar su siguiente paso en el fútbol, con un proyecto en mano incluído.

“Todo se fue dando poco a poco. En los últimos dos años ya me dolía mucho la rodilla. Ya estaba haciendo estudios como entrenador porque quería seguir colaborarando con el desarrollo de la liga, porque soñaba con implementar un sistema juvenil”, expresa Pareja, uno de los precursores de las academias juveniles en la MLS.

Al comenzar con su trabajo como entrenador, se le presentó una oportunidad que un viejo conocido de la selección colombiana le brindó. Wilmer Cabrera invitó a Pareja a formar parte de su equipo de trabajo con la selección Sub-17 de Estados Unidos.

“Cuando Wilmer me invitó al programa de la Sub-17, me pareció que iba a ser un proceso de crecimiento importante, por ser una selección nacional y dirigir a un país que va en crecimiento en ese sector, me podría dar la experiencia de vivir en el proceso juvenil, cuando apenas estaba en plena formación como entrenador”, comenta Oscar sobre aquella experiencia junto a su hoy asistente técnico en los Rapids.

Luego de ese proceso fue el jinete que guió las riendas de la academia del FC Dallas donde, junto a su grupo de trabajo, logró formar uno de los sistemas de fuerzas básicas más prolíficos de todo el país, siendo pioneros en el rubro y detectando talento juvenil en los barrios de la ciudad texana.

“El primero que me dio gran satisfacción fue Rogelio Funes Morí, de quien sabía tenía gran capacidad. Luego se fue a River Plate y lo vi triunfar allí, y el que haya salido de las fuerzas básicas de Dallas, me llena de orgullo", comenta Pareja sobre el ahora delantero del Benfica portugués. "Luego vinieron jugadores importantes que fueron los pioneros en ese programa de FC Dallas, como Bryan Leyva, Rubén Luna, Víctor Ulloa, y Kelvin Acosta, quienes han jugado en el primer equipo. Lo mismo sucedió con Richard Sánchez quien salió campeón con México en el Mundial Sub-17 de 2005.
 

--
   

EL ADIÓS A DALLAS, LA LLEGADA AL COLORADO RAPIDS

2906052.jpg

Óscar Pareja tomó la dirección técnica de los Colorado Rapids para el comienzo de la temporada 2012 de la MLS.

 - Cortesía de ColoradoRapids.com

Una vez más a finales de 2011 y principios de 2012, una dualidad llegó a su vida. Al igual que cuando en su adolescencia tuvo que decidir entre la universidad y el fútbol, más tarde entre quedarse o dejar Colombia, entre seguir jugando o retirarse, llegó el momento de tomar la decisión de mantenerse en el FC Dallas como director de su academia o ser el director técnico del primer equipo de los Colorado Rapids.

Dicha oferta significaba dar el brinco de juveniles al primer equipo, como director técnico del club de las Montañas Rocosas, pero también significaba dejar al FC Dallas – club al que le había dedicado ya casi dos decenas de su vida.

“Luego vino lo de Colorado, que yo todavía no lo esperaba. Me pareció que era un paso importante para mí y se tomó esa decisión. Para mí no fue fácil, porque significaba dejar la organización del Dallas después de estar ahí 15 años", recuerda Pareja. "Pienso que de una manera era convertir una situación, una oportunidad y serle justo a la gente que me ha apoyado desde el inicio”. 

Cuando llegó la decisión de dejar Dallas, "Parejita" no duda en agradecer a quien ha sido una figura clave en el éxito de su carrera. Dan Hunt, vicepresidente de Hunt Sports Group, propietario del FC Dallas, a quien Pareja le está agradecido por la oportunidad que le brindó, y lo apoyó en su decisión de marcharse a Colorado.

“Tengo una persona, en este país que me ha apoyado mucho y que ha creído mucho en esto y en mí. Ha sido Dan Hunt. Más que el patrón mío, fue mi amigo y desde que empecé a estudiar a prepararme y todo eso, siempre tuve el apoyo de él. Cuando llegaron esas decisiones, apoyé mucho la visión que él tenía. Primero me invitó a ser el entrenador de las reservas del Dallas y al mismo tiempo ser todavía el director de la academia”.

Pareja no olvida a aquellos que lo apoyan y lo han ayudado en su carrera. Y así como se expresa muy bien de Hunt, cabe señalar que a su llegada a la dirección técnica de Colorado, invitó a Wilmer Cabrera para ser su mano derecha, quien de inmediato aceptó.

LO MEJOR DE DOS MUNDOS

Oscar Pareja es sin duda ya un hijo adoptivo de la MLS, y la MLS es su hija adorada, y con quien ha compartido todos sus éxitos y logros en sus diferentes etapas ligado a la liga norteamericana. Tras los años en Colombia, el difícil comienzo en la MLS, y todo lo que vino después dentro y fuera de la cancha, Oscar Pareja ha encontrado que en realidad vive en dos mundos, de los cuales él toma lo mejor de ambos.

“Esto parece que son dos culturas muy distintas. No hay una mejor que la otra, yo he vivido en dos mundos, más de la mitad en una cultura y ahora llevo 16 años en la otra. Entonces conozco perfectamente las dos. Me atrevería a decir que es una mezcla perfecta”, comenta Oscar sobre su filosofía de un estilo de vida, al que seguramente muchos inmigrantes latinos o incluso anglosajones que se encuentren envueltos en la cultura latina, podrán sentirse identificados con ella.

He aquí  la mezcla que Pareja ha desglosado para alcanzar la combinación perfecta entre el mundo latino y el anglosajón.

“La pasión, el trabajo fuerte, la dedicación, la perseverancia del latino, en este caso del colombiano si lo quiero hacer más específico. La disciplina, el trabajo bien hecho, la creatividad, esa dedicación férrea en los anglos", afirma Pareja. "Y cuando se mezclan los dos para la misma causa me parece una combinación perfecta”.

Pareja se encuentra actualmente en su segunda temporada dirigiendo a los Colorado Rapids, y aunque no ha sido todo color de rosas, mantiene el respeto que ha sabido ganarse desde su comienzo en la MLS. En 2012, los Rapids terminaron séptimos en la Conferencia del Oeste con apenas once partidos ganados de 34 jugados y no pudieron lograr su clasificación a los Playoffs. En 2013, a falta de una jornada para culminar la Liga, Colorado está en puestos de postemporada, y con intenciones de alcanzar su segundo título de la MLS. 

El fin de semana pasado, su equipo goleó por 5-1 a los Seattle Sounders, uno de los firmes candidatos a conquistar la Copa MLS.

Pareja, es además considerado por varios miembros de los medios de comunicación que cubren la MLS, como uno de los candidatos a Entrenador del Año. 

Para este reportaje, se realizó una entrevista con Oscar Pareja via telefónica, además de una investigación exhaustiva sobre la carrera de Pareja. La información aquí plasmada corresponde a las declaraciones de Pareja, la columna "Playing Soccer with Pablo Escobar", publicada el 22 de mayo de 2012 en ESPN.com, y el libro "La gran historia del fútbol profesional colombiano", de DAYSCRIPT LTDA. De la misma manera, las fotografías fueron suministradas por las páginas web correspondientes y el propio archivo personal de Oscar Pareja, a través de Germán Sferra, Director de Digital Media de Colorado Rapids. 
Los testimonios aquí plasmados han sido autorizados para su publicación por los propios involucrados.