Mike Magee trajo a casa sus goles y Chicago Fire no puede estar mejor

Mike Magee closeup

Photo Credit: 
USA TODAY Sports

CHICAGO - A principios de mayo se dio un movimiento en la MLS que mucha gente tenía años esperando.

A muy corta edad, Mike Magee se fue de Chicago para empezar su formación como futbolista profesional.  Después de pasar por el programa de desarrollo de las selecciones inferiores de Estados Unidos, el delantero pudo debutar en la MLS en el 2003 con New York Red Bulls y bajo la tutela de Bob Bradley.

Su travesía lo llevó a vivir importantes etapas tanto con New York como con LA Galaxy, donde ganó los dos más recientes títulos de la Copa MLS.

Lejos de los reflectores que no pierden ni pie ni pisada a quienes comparten equipo con jugadores de nombre y talla internacional, ahora Magee vive una etapa muy distinta y luce pleno.

A su llegada a Chicago, Magee declaró estar contento por estar de vuelta en casa y la gente lo recibió como al hijo prodigo.  Pero, ni los más optimistas se hubieran atrevido a vaticinarle semejante éxito con el equipo de Chicago.

De manera discreta y evitando ser el centro de atención a toda costa, Mike Magee se encuentra en plena pelea por el título de goleo individual en la MLS.  Cuando se enfundó en la playera del Fire por primera vez, Magee ya sumaba seis goles, los que consiguió antes de dejar al equipo de Los Ángeles.

Las anotaciones conseguidas por el delantero desde su llegada a Chicago han sido goles clave y los que le han valido sumar puntos como para estar ahora como quinto en la Conferencia Este.

Varios refuerzos han llegado para la actual temporada pero pocos han tenido el impacto que ha tenido el artillero.  Magee fue quien empezó a responsabilizar a cada jugador por el desempeño ofrecido en el campo de juego.  Fue él quien dio un segundo aire al representante de Chicago pero también uno de los delanteros de los que menos se habla en la MLS.

En el campo, igual se le ve buscando el remate que mande el esférico a la red, como acomodar un balón para un compañero, como cruzando el medio campo para recuperar balones.  El líder de goleo también es el líder en actitud, en desgaste y orgullo.

Al jugador del Chicago Fire parece estársele cumpliendo su deseo de pasar desapercibido.  Cuando la gente intenta abordar el tema de su buena temporada, el interrumpe o evade asegurando eso es irrelevante mientras el equipo no gane.  Su nombre sigue sin aparecer entre los convocados a la selección de Estados Unidos, esto para sorpresa de muchos.  Sin embargo, el equipo de Chicago sabe que de no ser por sus anotaciones, no estarían en la a quinta posición del sector, que por ahora les mantiene con vida buscando ir a la fiesta grande.