Luis Silva, de D.C. United, se mantiene optimista ante el partido contra Toronto FC

Luis Silva of D.C. United celebrates a goal

Photo Credit: 
USA TODAY Sports

WASHINGTON D.C. — Luis Silva ha jugado cuatro partidos esta temporada con el D.C. United, ha marcado tres goles y estuvo muy cerca de marcar el cuarto en el último encuentro de su club, una derrota 2-1 ante el Impact en Montreal.

No es fácil para ningún jugador llegar a mitad de temporada a un equipo que está en el último lugar y con una racha perdedora.

A Silva eso es algo que le tiene sin cuidado.

“Para mí lo importante es la experiencia que acumulo en cada partido, cada vez me voy entendiendo mejor con mis nuevos compañeros y valoro la confianza que me está dando el técnico para poder hacer lo mío dentro del terreno”, le dijo Silva a FutbolMLS.com.

Nacido en Los Ángeles, California, y de 24 años de edad, Silva fue seleccionado por el Toronto FC en la primera ronda del SuperDraft de la MLS en 2012.

Mediocampista y delantero, Silva terminó su primera temporada con el equipo canadiense con 30 partidos jugados (22 como titular) y cinco goles, para un promedio de un gol por cada seis encuentros disputados.

Antes de llegar al D.C. el 9 de julio, había participado en 14 partidos con Toronto FC, pero no había marcado ningún gol, esta temporada.

Pero el técnico del United, Ben Olsen, quizás más por necesidad que por querer explotar el potencial de Silva como goleador, lo puso de delantero al lado de Dwayne De Rosario y esa dupla se ha ido acoplando al planteamiento ofensivo del estratega con bastante efectividad, al menos a la hora de armar jugadas y llegar con peligro al área del rival.

“Creo que De-Ro y yo jugamos bien al frente. Él es un jugador muy bueno y yo trato de aprender más de él ya que está mayor que yo y tiene más experiencia", comentó Silva. "Mientras más jugamos juntos, mejor va a ser la química y la forma de entendernos dentro del terreno de juego”.

Pero por una de esas cosas del destino, Silva y sus compañeros pudieran llevarse a las vitrinas del D.C. United su tercer trofeo de la Copa Abierta de los EE.UU., cuya final de 2013 jugarán el 1 de octubre ante el Real Salt Lake en el estadio Rio Tinto, casa del equipo monarca.

“Claro que sí”, respondió al ser consultado si el eventual título de la Copa Abierta iba a representar un alivio para el padecimiento del equipo en esta campaña.

“Los Playoffs de la MLS lucen muy difíciles, y aunque todavía tenemos que concentrarnos en cada partido que nos queda, tenemos ese encuentro ante el Real Salt Lake (…) de una u otra manera eso representa un estímulo para seguir mejorando nuestro juego, corregir los errores y preparándonos para esa final”, sentenció.

Afirmó que siempre se concentra en el equipo y que “no estaba pendiente de marcar” su cuarto gol en su cuarto partido con el United, no obstante reconocer que esa hazaña “hubiera sido muy linda”.

“Tuve dos oportunidades pero no las concreté”, recordó y aprovechó para analizar las razones de esa derrota ante Montreal.

“Ese partido lo comenzamos un poco lentos y en los primeros 15 minutos jugamos mal. Luego nos relajamos, empezamos a hacer nuestro fútbol y creamos varias oportunidades de gol. [Marco] Di Vaio nos marcó ese gol y aunque reaccionamos rápido cometimos un error que nos costó el segundo gol”, relató sobre los dos goles del delantero italiano de Montreal ante el D.C.

Para Silva ese partido quedó en el olvido y lo que le queda es “seguir adelante”.

“Nada. Voy a seguir tratando fuerte para mejorar y seguir anotando, ojalá sea este sábado que viene”, pronosticó Silva sobre el encuentro del sábado 24 en el RFK. Un partido que quizás también le genere al mexicano-americano una motivación especial por enfrentarse el DC United con su antiguo equipo de Toronto FC.