Kansas City, un gigante despierto: Una ciudad que respira fútbol

Sporting fans celebrate a goal at Sporting Park

Photo Credit: 
USA TODAY Sports

En esta última semana hemos presenciado como Kansas City ha confirmado lo que ya todos sabíamos, como una de las ciudades más futboleras en todo el país, y sin duda la mejor en el medio-oeste. Hoy esto se dice muy fácil, pero a principios de la década el enunciado previo seria poco menos que una utopía.

Su afición es de las más ávidas de presenciar el futbol, de hablar de lo que sucede en el mundo de la MLS, llenan las gradas del Sporting Park para alentar sin cesar cada vez que el Sporting juega. Pero no se limitan a su club, sino que también muestran la misma atmosfera de pasión y fiesta para encuentros internacionales, como cuando la selección de las barras y las estrellas se hace presente, o en el caso reciente cuando son sedes del All-Star. Lo que vemos en Kansas City es solo comparable con lo que muestran las hambrientas aficiones de Portland, Seattle y tal vez Philadelphia.

Si yo hubiera escrito estas líneas sobre Kansas City hace cuatro años hubiese mentido, y nadie hubiera creído que en un futuro esto podría ser una realidad. Tuve la oportunidad de vivir en Kansas City y muy cerca de ella en dos etapas entre 2005 y 2009, por lo cual se de primera mano la transformación radical que se dio en aquella ciudad. Incluso conozco gente que en aquel tiempo no sabían ni tenían intención de saber de fútbol, hoy buscan fervientemente boletos para asistir a un partido del Sporting o el Partido de las Estrellas.

En aquellos años cuando el equipo de casa aún era denominado el Kansas City Wizards, contaba con muy poco apoyo, y eso que ya habían ganado la Copa MLS en el 2000 y la Copa Abierta de los EE.UU en el 2004. Por aquella época incluso llegaron a contar con jugadores promesas que luego alcanzarían altos niveles, caso de Hérculez Gómez. Además de contar con estrellas consagradas como Claudio “El Piojo” López,  pero parecía increíble que ni su presencia generara un entusiasmo mayor por el club.

Aunado a esto se sumaba el hecho de que el equipo jugaba en un estadio de beisbol de ligas menores. Un estadio en el que nadie pensaría que un equipo de una liga mayor (sin importar el deporte), jugaría ahí como local. Las cosas para el futbol en Kansas City no se veían muy alentadoras desde ese y varios otros puntos ya mencionados.

Sin embargo había un gigante dormido en la ciudad y sus alrededores. Posiblemente a primera vista no se pensaría que en una ciudad como Kansas City el futbol abundara, pero la realidad es que hay muchas ligas (en todos niveles, edades), con bastante afluencia y con gente de todas diversidades practicándolo. Pero la cosa no termina ahí, no solo les gusta practicarlo, también les gusta verlo y consumen futbol de varias ligas en el mundo. Además cada que el equipo nacional estadounidense, clubs de otras ligas, o estrellas de la MLS como David Beckham se hacían presentes, se veían aficionados por todos lados, incluso hasta ansiosos por presenciarlos. Y la verdad no era que fueran más promocionados que el equipo local, por lo cual era evidente que aunque de alguna forma fragmentada, la afición futbolera y apasionada si estaba en existencia en la ciudad.

Las cosas tomaron un giro cuando el club se reinventó y rediseñó a sí mismo, tras ver que campeonatos y traer jugadores de nombre no daba el resultado esperado en cuanto a afición se refería. A finales del 2010 los Kansas City Wizards se convirtieron en el Sporting Kansas City, rediseñaron el logo y sus colores. Aparte de que por fin tendrían una casa propia para la temporada 2011.

Las cosas sin duda cambiaron, el equipo dejó de ser gris y se convirtió en un equipo importante de la liga, y se consolida como una de las ciudades más apasionadas al fútbol. Hoy prácticamente cualquiera de sus partidos en el “Infierno Azul” se encuentran a máxima capacidad, es difícil encontrar boletos disponibles, muchos de ellos adquiridos por abonos para toda la temporada. El equipo tuvo tal arraigo en tan poco tiempo que incluso cuentan ya con un patrocinador principal en el frente de la playera del Sporting.

El gigante futbolero de Kansas City parece haber despertado desde el 2011, y siguen demostrando su gran delirio por el juego en partidos importantes que no involucran directamente al Sporting, como el juego decisivo de la eliminatoria mundialista previa al Hexagonal, de EE.UU. vs Guatemala, así como también lo que presenciamos el miércoles por la noche cuando el Equipo de las Estrellas de la MLS enfrentó a la AS Roma.

Quizás pocos tengan palabras tan autorizada para hablar de este cambio de 180 grados como las del técnico del Sporting desde el 2009 y del Equipo All-Star 2013, “Lo digo todo el tiempo, el estadio y de donde ha venido este club es inimaginable”, dijo Peter Vermes recordando sus inicios.

Incluso, ha sido tal el impacto del fútbol, que Kansas City se autonombra y defiende el mote de ser “La capital del fútbol en América”. Argumentos los tiene.