Argentino Fabián Espíndola es verdugo de Real Salt Lake en triunfo de Red Bulls

Impresionante, espectacular y fuera de serie fue el partido que se vivió en el Red Bull Arena. Partido que tras un par de volteretas en los últimos diez minutos, acabó ganando Red Bulls por 4-3 ak Real. Tras el partido los vestidores de estos dos clubs tenían sentimientos muy diferentes. Aunque cabe destacar que esto se debió al gran orgullo y amor propio que ambos se tienen a sí mismos.

Éxtasis Taurino

“Fue un gran juego, perdón estoy un poco vacío de tanto gritar y lo que sucedió en el campo de juego, gran partido”, dijo Mike Petke quien estaba extasiado por la agónica voltereta.

“Mi trabajo es éxtasis y agonía y no hay punto medio. Esta semana estaré feliz, pero por un momento cuando ellos nos anotaron me sentí miserable, y luego cuando empatamos el partido estuve feliz, cuando anotamos el gol del triunfo me sentí aún más feliz. Pero por ahora estoy muy orgulloso de estos muchachos por darle la vuelta así y por el esfuerzo que pusieron”, explicó Petke sobre todas las emociones que vivió en pocos minutos.

Fabián Espíndola marcó su segundo doblete de la temporada, lo había hecho anteriormente en la primera jornada frente a los Timbers, dio sus impresiones del partido.

“Partido de ida y vuelta. Después de los dos goles lo tuvimos dominado hasta que cometimos un par de errores. En el segundo tiempo fue completamente diferente, ellos dominaron gran parte del partido. Nosotros tratamos de defender lo hicimos bien hasta que llegaron las desconcentraciones. Luego tuvimos que salir a atacar, porque estábamos perdiendo en casa y lo dimos vuelta”, dijo el delantero argentino.

Además, Espíndola mostro su aprecio por el equipo donde inició en la MLS. "Al Real le tengo mucho aprecio…siempre le voy a tener cariño”.

“Estamos para cosas importantes, si podemos arreglar entre comillas, esas desconcentraciones que tenemos. Es muy difícil dar vuelta a un partido de estos, porque estábamos en casa y dimos para adelante, tuvimos el control al principio y no supimos quedarnos con él y casi nos cuesta muy caro”, explicóel argentino sobre las posibilidades a futuro del club neoyorquino.

Espíndola también se dio tiempo de explicar porque no ha gritado sus últimos goles con euforia, “El partido contra Houston no lo grité, más que todo un desahogo, por hace tantos partidos que no había hecho un gol. Hoy no lo grité porque no quería gritarlo contra el Real, nada más. Pero gritar los grito, sino que esto ha sido muy loco desde que llegue acá”.

Otro de los que vivió un momento por enfrentar por primera vez a sus excompañeros fue el colombiano Jamison Olave. “Especial, porque deje buenos amigos en los cinco años que estuve allá, buenas relaciones hice. Pero ya en el partido algo diferente ya estoy al otro lado de la barrera”.

A pesar del emocionante final de partido, Olave es frío y objetivo al señalar que dejaron de hacer un buen fútbol y lo pudieron dar vuelta por otra cosa. “Fueron más ganas, fueron más ganas que cualquier otra cosa porque el equipo jugó muy bien los primeros 20 minutos cuando íbamos 2-0. Ya después de que estamos en el 3-2, ganas…ganas, pelotazo, y ganas de ganar porque no creamos nada de fútbol”.

El anotador del gol del triunfo, el mediocampista Dax McCarthy no podía creer lo que acababa de suceder. “No hombre, fue una locura. Es uno de los partidos más locos en el que yo haya jugado en la MLS, en mi carrera, en todo básicamente”.

McCarthy expresó como se sintió y lo que le pasó por la mente tras marcar el 4-3 definitivo. “Mi pensamiento inmediato fue que nunca había escuchado al Red Bull Arena tan fuerte. Fue increíble, que gran sentimiento, y mi pensamiento fue que un partido como estos solo pasa cada par de años en la MLS”.