Javi Morales salvó RSL de una debacle en casa ante Philadelphia Union

Javier Morales, Tony Beltran, Joao Plata

Photo Credit: 
USA Today Sports

SALT LAKE CITY - Real Salt Lake rescató un valioso empate 2-2 ante el Union de Philadelphia en un final no apto para cardíacos, gracias al penalti en el último suspiro del tiempo extra del encuentro anotado por Javier Morales, tocando en el palo antes de introducirse en la puerta de Zac Math, para darle más emoción a una noche festiva, previa al 4 de julio, y estar acorde con los fuegos artificiales post partido, ante un público exuberante de alegría que llenó el Estadio Río Tinto (20.445 espectadores).

“Me asusté un poco, cuando vi que tocó en el palo, pero me tenía confianza y por eso lo tiré. Creo que lo merecimos, lo buscamos, ese punto. No podíamos dejar que se fueran con los tres puntos. Ellos apenas propusieron durante el encuentro. Pienso que fue una remontada heroica que demostró el carácter que tiene este equipo, jugando con uno menos e igualando en dos ocasiones, y también con muchas llegadas”, dijo Morales que salió despedido con gritos de “Javi, Javi, Javi…”, con los aficionados puestos en pie.

Preguntado por el arbitraje, la estrella argentina respiró profundo y se quedó en silencio unos segundos antes de contestar. “La verdad es que fue una noche completa. No le faltó de nada. Muy difícil comentar, pero uno puede tener una mala noche, como todos tenemos. En algunos casos, como (tarjeta) roja, creo que exageró un poco. Y lo digo porque lo vi perfectamente, no necesito ver la repetición”, comentó Morales.

El Real sufrió mucho en la primera mitad, donde el Unión se fue con ventaja al descanso por 0-1, tras gol de Sebastien Le Toux (13’). Que se agravó en la segunda parte con la expulsión, por roja directa, del lateral Lovel Palmer, en una jugada donde no se aprecia ni falta, porque Michael Farfan se lesiona por llegar tarde a la jugada, y que deja a los locales con un hombre menos. Así y todo, consiguió igualar en dos ocasiones, por medio de Luis Gil de cabeza (75’) y el ya mencionado penalti transformado por Morales (97’), que dejó más que satisfecho al técnico Jason Kreis.

"Después de esta noche, es increíble, no puedo describir cómo me siento ahora. Hemos pasado por muchas adversidades: encajando un gol temprano, perder un hombre, y lo que sentí que había un montón de extrañas decisiones del árbitro. Después continuando con la batalla - marcando un gol para empatar el partido, y luego regalar un gol, justo después de que - una vez más- creo que el árbitro tuvo que pitar allí (el claro agarrón de Antoine Hoppenot  a Nat Borchers). Así y todo, nuestros chicos
siguieron empujando, y empujando, y empujando, y me quito el sombrero ante ellos", dijo Kreis.

Sobre los problemas que tuvo por falta de jugadores importantes, por la participación de ellos en la Copa de Oro de la Concacaf, el DT monarca comentó: "Tenemos que estar contentos por tener una plantilla como la que tenemos, que tiene que luchar mucho y que muestra un gran espíritu de lucha por participar en este encuentro. No sólo dice mucho acerca de ellos, sino que dice mucho sobre su carácter. Esta noche no fue la mejor noche para algunos chicos, sobre todo en la primera mitad.
Pero lo que hicieron fue dar todo lo que pudieron, y eso es lo que más aprecio".

Uno de los que volvió, y por la puerta grande, fue el juvenil Luis Gil, que entró de cambio en el minuto 58’ y que en el 75’ anotó el gol del empate con gran cabezazo tras un saque de esquina de Morales. “Estoy muy contento. No se puede volver mejor, ayudando al equipo cuando lo necesita. Pero, la verdad, es que me sentí muy cansado de piernas”, dijo Gil que fue el jugador más destacado del seleccionado de Estados Unidos, en el Mundial Sub-20 de Turquía. “En lo personal, estoy contento por mi trabajo, pero no puedo estar contento porque no pudimos clasificar”.

Con este empate, el Real rompió la racha de siete victorias consecutivas en todas las competiciones, pero suma once encuentros al hilo sin perder. Sigue como líder de la liga MLS, pero no volverá a jugar hasta dentro de diez días.