El Jugador de Fuerzas Básicas del Real Salt Lake, Carlos Salcedo se afianza como el novato a seguir

Con muy pocos reflectores pero convirtiéndose en las últimas fechas en pieza clave del superlíder Real Salt Lake, el mexicano Carlos Salcedo ha sido una grata revelación en la zaga defensiva  de los monarcas.

El defensa central de apenas 19 años de edad viene picando piedra desde hace buen rato en el mundo del fútbol. Su carrera con un equipo profesional data desde sus días con las Chivas de su natal Guadalajara. Tras su paso por las inferiores del club tapatío, Salcedo se mudó al norte de la república mexicana para unirse a las fuerzas básicas de los Tigres de la UANL.

Fue a comienzos del 2012 cuando Tigres lo dejó ir, que Salcedo decidió darle un giro a su carrera tomando un paso que tal vez muchos consideraran como un paso hacia atrás y arriesgado. El mexicano se unió a la academia del Real Salt Lake en Casa Grande, Arizona. Y ahí se mantuvo por siete meses hasta que obtuvo su recompensa.

De nueva cuenta se mudó, con dirección a Salt Lake, para entrenarse con el primer equipo. Sin embargo, Salcedo solo fue requerido para los entrenamientos y se le prometió un lugar en la plantilla en el 2013. Lo cual significó bancarse el resto del 2012 como una especie de sparring.

Para el 2013 la promesa se hizo realidad y Salcedo fue colocado en la plantilla del primer equipo de los Monarcas. Aunque en ese momento era considerado algo así como el suplente del suplente. Esto cambio tras las lesiones de varios compañeros, lo que obligó a Jason Kreis a echar mano del joven defensor.

“Siempre trato de poner mi máximo esfuerzo, y yo veo al equipo como la estrella. Me siento mal por mis compañeros (lesionados). Somos como una familia y necesitamos seguir adelante y jugar por ellos, jugar para cada uno de nosotros”, dice Salcedo, quien a pesar de tener la oportunidad de jugar por sus compañeros lesionados, pone el bien del equipo siempre por delante.

Parece que Salcedo se ha ganado la titularidad y la confianza del técnico Kreis. El mismo Carlos explica que le aporta al técnico, “Creo que soy bastante bueno con el balón. Eso le da (a Jason Kreis) confianza en mí”.

El ahora pareja en la zaga central con el veterano Nat Borchers sin embargo mantiene los pies en la tierra, “Necesito mantenerme humilde. Creo que lo más importante es trabajar duro, el fútbol llegará solo. Solo necesito salir a darlo todo en cada sesión de entrenamiento y creo que las cosas estarán bien”.

En los escasos partidos que ha jugado ya ha tenido la difícil tarea de marcar a delanteros de talla internacional, pero el chico no se ha dejado intimidar. De hecho los ha hecho exitosamente que ha dejado en blanco a dúos como el de Obafemi Martins-Eddie Johnson en Seattle Sounders. A diferencia de otros juveniles, a Carlos Salcedo no le tiemblan las piernas sino todo lo contrario. "Cuando juegas bien contra ese tipo de adversarios tu nivel de confianza sube. Mi confianza está creciendo. Es bastante sólida”, asegura el mexicano.