Mike Petke y los Red Bulls presumen nuevo complejo deportivo

Petke and Fraser in preseason training

Photo Credit: 
Courtesy of New York Red Bulls

Desde que los Red Bulls firmaron a grandes estrellas como Thierry Henry y Rafa Márquez surgieron predicamentos entre los dirigentes taurinos sobre las posibles quejas de los astros internacionales. Preocupaciones que seguramente han dejado de existir a partir de esta semana en la que los taurinos estrenaron el complejo deportivo ubicado en Hanover, NJ.

El director técnico Mike Petke no cabía en elogios hacia las nuevas instalaciones, a las cuales describió con una sola palabra su sentir y posiblemente de todo el que las visite, “increíble”.  La transición de los Red Bulls a estas nuevas instalaciones que incluyen: 3 campos (1 de pasto artificial), vestidores,  salas para preparación física y oficinas, fue comparada por Petke como una tan trascendental como cuando el equipo se mudó al Red Bull Arena en 2010 abandonando el viejo Estadios de los Gigantes.

“Hemos estado tanto tiempo en Montclair donde no era apropiado para la clase de jugadores que tenemos y el ambiente que buscamos”, dijo Mike Petke mediante una conferencia telefónica. “Mudarnos al complejo que los Red Bulls nos han dado es para no creerse. El nivel de emoción ya está bastante alto y los muchachos están ansiosos por saltar a la cancha y patear el balón”.

Por años el campo de entrenamiento del cuadro neoyorquino era un pequeño campo localizado en Montclair State University, donde las medidas del campo de 60 x 40 yardas ni siquiera eran las mínimas en las que se juega un partido profesional.

“El campo de Montclair era muy pequeño y era difícil utilizarlo para trasladarlo a situaciones reales de un partido. Tener un campo tan corto, el espacio que utilizas en un partido, no tener eso en un interescuadras de 11 contra 11 o trabajar en la salida desde atrás, era difícil”.

Sin embrago Petke asegura que esos problemas han quedado atrás y ahora más que nunca no hay excusas para que el equipo no sea más consistente en su juego partido a partido.

“Este es un equipo que creo nunca ha tenido excusas para nada, así que lo siguiente no lo digo porque lo hayan hecho anteriormente, pero no hay excusas de ningún tipo y eso en mi mente ha sido algo de mi mantra. Desde la Arena hasta el complejo deportivo pasando por todo lo que hacemos por estos jugadores fuera del campo para tenerlos preparados dentro del terreno de juego, literalmente no tienen excusa alguna”, dijo Mike Petke.

Con la eliminación de los Red Bulls de la Copa Abierta 2013, el equipo neoyorquino ha visto pasar ya 52 ocasiones en las que dejaron ir algún trofeo oficial entre Copa MLS, Copa Abierta y Supporters’ Shield, para poder estrenar sus vitrinas. Tal vez el complejo deportivo sea el último bastión que faltaba para ser un club completamente de clase mundial, ahora solo falta que ganen los campeonatos en la cancha.