Bob Bradley el faraón del fútbol egipcio

Bob Bradley with Egypt

Photo Credit: 
USA Today Sports

Bob Bradley, el ex-técnico de la selección de los Estados Unidos y de Chivas USA, está a punto de concretar una hazaña que un país solo ha vivido una vez, clasificar a un Mundial. Bradley tiene a Egipto a solo una serie de ida y vuelta a jugarse en octubre y noviembre de clasificarlos a su segundo Mundial.

Tras ser destituido de la selección de los EE.UU. en 2011 con un exitoso ciclo (ganó la Copa Oro 2007, subcampeón de la Copa Confederaciones en 2009, clasificó a Sudáfrica como puntero del hexagonal, y llegó hasta octavos de final por encima de Inglaterra en su grupo), Bradley tuvo varias opciones. Las propuestas no solo vinieron del fútbol local, sino que también generó interés por clubes en el extranjero.

Incluso, se reunió en Torreón con directivos del club mexicano Santos Laguna en el 2011. Al final no fue contratado por el club, pero se especula que habría sido cuestionado sobre posibles refuerzos estadounidenses entre los cuales habría estado el nombre de Hérculez Gómez, quien fuera contratado por el club mexicano aquel diciembre del 2011, a tan solo unos meses de haberse reunido con Bradley.

Para sorpresa de todos, Bradley decidió volver a dirigir a un seleccionado y no a un club, solo que esta vez se trataba de un país en un continente del cual se desconoce su fútbol en el día a día, y el cual vivía y vive una inestabilidad política muy fuerte desde los tiempos del gobernante Hosni Mubarack.

Bradley consiente que su labor consistía básicamente en clasificar a los egipcios al Mundial, se sumergió en la vida egipcia, y no solo a la futbolística. Incluso participando en marchas de protestas pacíficas. Aunque el acto pudo solo quedar en una anécdota, la realidad es que un acto como este puede haber causado un tremendo respeto y admiración entre los egipcios que generara un amplio compromiso con el proyecto del norteamericano.

La selección de Egipto de forma inexplicable solo ha participado en la Copa Mundial de 1990 en Italia. Algo insólito, ya que es un país muy futbolero y que además ha ganado la durísima Copa Africana de Naciones en más ocasiones que nadie, con un récord de siete campeonatos en ocho finales, incluido un tricampeonato sin precedentes en las recientes copas del 2006, 2008 y 2010. Su más cercano perseguidor es Ghana que cuenta con cuatro titulos continentales.

En las eliminatorias hacia el Mundial 2010, Egipto empató con Argelia en todos los rubros posibles. Puntos, goles anotados, goles recibidos, diferencia de goles, y triunfos entre ellos. Por lo cual jugaron un partido adicional por el boleto mundialista. Argelia ganó por la mínima diferencia culminando una decepción más a los egipcios y alargando cuatro años más la ilusión de volver a la máxima justa mundialista.

Bob Bradley sabe de esta dolorosa historia del fútbol egipcio que ve frustrado su sueño cada cuatro años. Sin embargo en la actual eliminatoria Egipto ya ganó su grupo con un paso arrollador y perfecto con aun un partido por jugar, por lo cual solo esperan rival para la serie definitoria a jugarse en octubre y noviembre. Si Bob Bradley logra el boleto para los egipcios, se convertirá en mucho más que un héroe nacional. Tal vez estemos hablando del nuevo "Faraón de Egipto" y el entrenador norteamericano más exitoso internacionalmente de todos los tiempos.