Altidore: “Soy feliz por haber demostrado en Europa que soy un buen jugador”

Jozy Altidore celebrates vs. Germany

Photo Credit: 
USA Today sports

ROTTERDAM, Holanda - Josmer Altidore (New Jersey, 1989) difícilmente olvidará en su vida el 9 de mayo de 2013.

Ese día, el pánzer yanqui del AZ estrenó su palmarés individual tras conquistar en el estadio del Feyenoord de Rotterdam la Copa de Holanda superando al poderoso PSV Eindhoven. Un gol suyo, además, sirvió para romper los pronósticos y poner en bandeja a los de Alkmaar su cuarta copa, que de paso les permitirá disputar la UEFA Europa League el próximo curso.

El internacional estadounidense estaba radiante de felicidad cuando atendió a FutbolMLS.com, con esa simpatía que le caracteriza, mientras se preparaba para los festejos en la ciudad del queso.

"Fue un día realmente increíble tanto para mí como para el resto del equipo. Y desde luego que es la mejor forma de echarle el cierre a la temporada. Hemos tenido una campaña muy complicada en la que no hemos podido estar donde queríamos, pero superado ese bache hemos ido creciendo para acabar como campeones. ¿Qué más se puede pedir?".

Los rápidos zarpazos de Adam Maher y del propio Altidore antes de que se cumpliera el primer cuarto de hora de juego marcaron la suerte de la final, pese a los esfuerzos ulteriores del PSV por enjugar la renta del AZ.

"En este tipo de partidos hay que salir enchufados y para nosotros hacer esos dos golazos fue importantísimo. Ellos son un gran equipo que nos apretaron en muchos momentos, pero supimos pelear como campeones y aguantar el 2-1".

Jozy aún se frota los ojos cuando mira sus estadísticas de la 2012-13: 31 goles en todas las competiciones, máximo artillero de la Copa (8 tantos) y cuarto mejor de la Liga. Cifras con las que ha superado de largo a Clint Dempsey como el mejor goleador yanqui jugando en Europa.

"La verdad es que sólo pensaba en mejorar lo que hice en la otra temporada e intentar seguir viendo puerta, pero de ahí a marcar 31 goles, uno de ellos en una final y ganarla, desde luego que no. Es algo increíble esa cifra de goles. Yo aún no me lo creo cuando lo escucho. Pero ahora habrá que intentar superarlos".

A sus 23 años, el chaval de Livingston confiesa que su fútbol ha madurado en Europa con el paso del tiempo. "Sí, claro. Estoy mucho más hecho como jugador, y confiado. Soy un Altidore muy distinto al que no pudo triunfar en Villarreal.

Cuando llegué allí estaba muy verde y además tenía por delante a dos grandísimos delanteros: Gilmar y Rossi. Pero ahora estoy muy feliz de poder demostrar al fin que soy un buen jugador".

Y reconoce que sus breves estancias en Xerez, Hull City y Bursaspor le sirvieron para curtirse y ganar horas de vuelo, las que no tenía en Villarreal.

"Todas esas experiencias me han servido para llegar a ser el futbolista actual. Uno a veces tiene que pasar por ese tipo de vivencias y luchar para hacerse un hueco. En verdad que fueron momentos difíciles para mí, pero me ayudaron a crecer y a no perder la fe en mis cualidades".

Aunque hay quien le ve probando fortuna en una de las grandes ligas europeas en los próximos meses, Altidore entiende que su 'formación' en Holanda aún no ha tocado a su fin.

"Se ha hablado bastante de mi futuro, pero yo tengo aún dos años de contrato con el AZ. Me encuentro a gusto aquí y la idea del club es seguir contando con un grupo competitivo. Así que lo más normal es que continúe".

A partir de esta semana que comienza toca cambiar el chip y centrarse de lleno en la selección. Jamaica y Panamá aguardan a la vuelta de la esquina, dos encuentros que, a juicio del atacante estadounidense, deben servir para allanar el camino hacia Brasil 2014.

"No hemos empezado el hexagonal como todos queríamos, pero aún hay tiempo de corregir las cosas y mejorar nuestro nivel. Los dos próximos partidos van a ser fundamentales para nosotros. Y no podemos conformarnos con menos que los 6 puntos. El Mundial es cosa seria y todos queremos estar allí el año que viene, así que toca apretar los dientes y salir a dar lo mejor de nosotros porque, como ya se ha visto, nadie te va a regalar nada", concluye.