Estados Unidos medirá fuerzas con la talentosa selección escarlata de Bélgica

DaMarcus Beasley

Photo Credit: 
USA TODAY Sports

La selección nacional de los Estados Unidos comienza su preparación para las eliminatorias mundialistas enfrentando a dos fuertes selecciones europeas que se encuentran en un gran momento. El miércoles por la noche lo hará frente a su similar de Bélgica en Cleveland a través de las pantallas de ESPN y UniMás a partir de las 8 p.m. ET.

La selección de las barras y las estrellas, dirigida por el alemán Jurgen Klinsmann, sabe que esta será una durísima prueba ya que el equipo escarlata cuenta con una camada de jugadores que destacan en las principales ligas europeas. Entre las armas principales de Bélgica se encuentran dos delanteros de físico impresionante y que no se cansan de meter goles en la Premier League de Inglaterra. Christian Benteke y Romelu Lukaku vienen de marcar 36 goles entre los dos, jugando para el Aston Villa y el West Bromwich Albion respectivamente.

El defensa central del LA Galaxy, Omar González, quien tuvo una actuación espectacular en el empate 0-0 frente a México en el Hexagonal, tendrá lo que posiblemente sea su mayor prueba en su carrera al enfrentar a los potentes delanteros belgas. Si González logra tener una destacada actuación, no cabe duda de que se convertirá en la opción número uno de Klinsmann para esa posición y tal vez le abra las puertas para emigrar de la MLS al continente europeo. Otro que se espera dé el salto de calidad en la selección, es Graham Zusi, quien con los Estados Unidos peleamucho pero no se le ha visto el futbol espectáculo que se le ve en el Sporting Kansas City.

Aunque la realidad es que la verdadera batalla se dará en el mediocampo, que es de donde Bélgica crea su fútbol pasando por los pies de los talentosos mediocampistas Eden Hazard (Chelsea) y Marouane Fellaini (Everton). Hazard y Fellaini tendrán en frente a Jermaine Jones y Sacha Kljestan, quienes intentarán cortar el juego de Bélgica nulificando a las estrellas escarlatas.

Teniendo en cuenta que al frente, Klinsmann generalmente juega con un punta, habrá que ver si se decide por Jozy Altidore, Hérculez Gómez o Eddie Johnson. Cual sea el elegido, la tarea no será nada fácil, ya que tendrán a una brava defensa dirigida por el capitán del Manchester City, Vincent Kompany. Clint Dempsey deberá encontrar la barita mágica para lograr abrir espacios para el punta elegido por Klinsmann.

En el papel Bélgica llega con un mejor plantel, la selección dirigida por el múltiple mundialista Marc Wilmots, posiblemente cuenta con la mejor generación de jugadores belgas desde Enzo Schiffo y compañía cuando llegaran hasta las semifinales del mundo en México ‘86.

Mientras que la selección estadounidense llega algo mermada, ya que varios de sus seleccionados no podrán estar en el encuentro por diferentes circunstancias. Tal es el caso de Michael Bradley, Joe Corona, Edgar Castillo, Danny Williams y Fabian Johnson.  Sin embargo esta selección parece no depender de nombres, lo cual se comprobó tras las múltiples ausencias para los partidos del Hexagonal en marzo pasado, cuando se consiguió el triunfo frente a Costa Rica y el histórico empate en el Estadio Azteca.

Honor a quien honor merece

Damarcus Beasley estará jugando su partido número 100 con la selección de las barras y las estrellas, algo que hace apenas unos meses sonaría a locura ya que Beasley parecía estar marginado de la selección. Sin embargo el experimentado extremo demostró que aun está para la selección, incluso sacrificándose y jugando en posiciones que no son la suya con tal de ayudar al esquema de Klinsmann, y vaya que resultó. Su actuación como lateral izquierdo fue importantísima para mantener el cero frente a México.