Crónica: Estados Unidos cae goleado 4-2 ante Bélgica

La selección de Bélgica no decepcionó y con destellos de talento combinado con graves errores de Estados Unidos golearon a los norteamericanos por 4-2.

Apenas en los primeros 7 minutos del partido ambos equipos mostraron sus armas al ataque. Jozy Altidore recibió un centro desde la banda derecha, bajo el balón en el corazón del área con un defensa encima. Altidore parecía tener una clara oportunidad para intentar un disparo, pero tardo mucho en decidir y ejecutar, para cuando tomó la decisión el defensa belga ya le había ganado la posición.

Apenas unos minutos después Bélgica mostró su sistema ofensivo que aplicaría durante gran parte del encuentro. Los belgas iniciaban la mayoría de sus ataques tejiendo las jugadas por la banda derecha y el centro en mediocampo. Sin embargo al llegar a tres cuartos de cancha los atacantes buscaban las espaldas de los defensas norteamericanos a pases filtrados diagonalmente a la banda izquierda con respecto al ataque belga.

En la primera que tejieron, De Bruyne apareció por la banda izquierda solo como en casi todo el partido. La jugada culminó con un mano a mano de Lukaku frente a Tim Howard, quien salió a cortar el pase ante la llegada del delantero, en el rebote el balón quedo entre Omar Gonzalez  y Mirallas. El jugador del Everton reaccionó más rápido, llego primero al balón y definió de forma magistral con un toque sutil sobre la humanidad de Howard y con dirección a la desguarnecida red.  Golazo de Mirallas.

Hasta ese momento la única diferencia era la contundencia, esa que no tuvo Altidore. Jozy parecía incluso apresurado en sus movimientos, posiblemente por la sequía goleadora por la que pasa con la selección. Klinsmann posiblemente se percató de ello, y Altidore ya no salió a jugar en el segundo tiempo, ni a la banca.

Cameron quien juega como lateral derecho para los norteamericanos se vio bastante mal en su labor defensiva, ya que era por su banda por donde entraba De Bruyne constantemente. Aunque para ser realista tampoco recibía mucha ayuda de los mediocampistas como Graham Zusi. No obstante, la noche de Cameron, no fue del todo mala, ya que consiguió el empate momentáneo en un tiro de esquina. Clint Dempsey recentró de cabeza el cobro, el balón fue hacia al área chica donde Cameron se encontraba para empujar de cabeza el gol.

Omar González fue el otro defensa que la paso mal, teniendo responsabilidad directa en  los dos primeros goles en contra, aunque mucho más en el segundo. Por enésima vez en el partido Bélgica tejió una jugada por derecha y filtraron un pase hacia al centro buscando la entrada de Benteke por el centro.  El pase fue malo, y le quedo cómodamente a González quien débilmente rechazo el balón a donde entraba solo De Bruyne, quien dejó al descubierto Benteke solo para definir de derecha y mandar el balón al fondo del arco.

El tercero cayó tras otro error. Terrence Boyd acababa de ingresar al terreno de juego, cuando en las afueras del área propia le quedo un rebote, no supo qué hacer con el balón y se lo robaron. De Bruyne mando un centro a segundo poste, donde apareció la estrella del Everton Fellaini para meter un letal cabezazo.

El cuarto gol cayó cuando Bélgica invirtió su fórmula de ataque, es decir tejieron por izquierda, fueron hacia al centro y luego filtraron hacia la derecha donde Benteke le gano la espalda a Damarcus Beasley para definir con un sombrerito sobre Howard.

A pesar de ser responsable en el cuarto gol belga, Beasley tuvo un buen partido. Y fue una jugada de él que creo la jugada en que Eddie Johnson provoco el penal que Dempsey convirtiera para darle cifras definitivas al partido.

La lección para Estados Unidos fue dura. No pueden cometer errores tan infantiles frente a rivales tan letales como Bélgica. La defensa se vio mal, los mediocampistas le daban demasiado espacio a los escarlatas para tejer sus jugadas, mientras que los jugadores que deben marcar diferencia de mediocampo hacia arriba como Zusi y Dempsey aparecieron muy poco.

Aunque lo positivo es que varios seleccionados que seguramente son considerados titulares por Klinsmann no estuvieron presentes. Además los amistosos frente a potencias siempre son provechosos para ver lo que hay que corregir, algo que en CONCACAF en ocasiones es difícil de ver debido a la cortina de humo que crea ganarle a selecciones muy inferiores a digamos…Bélgica.