LA Galaxy fue víctima del contragolpe de Vancouver

LA VANcouver 05112013

Photo Credit: 
USA Today Images
VANCOUVER. -- El LA Galaxy vino a Vancouver con ansias de triunfo pero terminó perdiendo 3-1 contra Vancouver Whitecaps ante 21,000 aficionados presentes en el BC Place de Vancouver.
 
La historia siempre le había favorecido al equipo de Los Ángeles, pues nunca habían sido derrotados por Whitecaps. Sin embargo, la necesidad de victoria del local  tomó por sorpresa al equipo angelino que aunque descontó al cinco del final por medio de Gyasi Zardes, al final no le alcanzó.
 
El brasileño Juninho declaró que jugar de visitante pesó, a pesar que no habían perdido en Vancouver.
 
"Es complicado jugar afuera, sabíamos que ellos venían de no ganar en varios partidos pero nosotros teníamos que hacer nuestro fútbol. Ellos estaban en casa y estaban obligados a ganar, de eso se trata cuando juegas en casa, tienes que ganar, asi es el fútbol, a nosotros hoy nos hicieron goles que normalmente no nos hacen y lamentablemente salimos con la derrota", afirmó el brasileño.
 
Para el arquero Carlo Cudicini, su equipo no tuvo una buena tarde. 
 
"Pienso que en la primera parte tuvimos el control del partido, aunque no creamos muchas opciones. En el segundo tiempo tratamos de hacer igual las cosas, pero cuando no tienes esa hambre de ganar, no puedes hacerlo, tienes que tener el deseo de ganar", dijo el ex Chelsea. "Son un equipo muy peligroso en los contraataques y despues que nos anotaron el primer gol fue muy difícil para nosotros de poder mejorar".
 
El atacante José Virrareal tambien compartió el mismo sentimiento de sus compañeros pues piensa que no tuvieron el hambre para ganar.
 
"No fuimos certeros para anotar y aunque jugamos muy bien, tuvimos unos errores atrás", dijo el mediocampista. "Tenemos que mejorar en el ataque, ellos estaban presionados y se notó que ellos tenían esa hambre para ganar, lo vimos, nosotros no salimos con las mismas ganas de ellos y nos costó el partido, principalmente porque ellos son muy peligrosos en los contraataques".