De cuando un niño de ocho años, diagnosticado con cáncer, le ganó un partido a los Portland Timbers

Atticus es un nombre que será recordado en la historia.

No se trata del filósofo de la Antigüedad, ni el mártir, ni el músico, ni mucho menos de uno de tantos personajes literarios.

Sin embargo, en un despliegue sin precedentes, Atticus, reunió a más de tres mil personas en el estadio JELD-WEN Field, la casa de los Portland Timbers. Atticus Lane-Dupre, un niño de tan solo ocho años de edad, con un peinado típico de los de su edad, dio una clase de fútbol a varios de los jugadores de los Timbers.

Los aficionados del Timbers Army, la barra brava de Portland, apoyaron en todo momento a Atticus y a sus compañeros de Green Machine, en la victoria de 10-9 sobre el equipo de la ciudad de las rosas. Gracias a la fundación Make-A-Wish de Oregon, Atticus cumplió su sueño de jugar con su equipo ante los Portland Timbers, luego que fuera diagnosticado con cáncer hace unos meses atrás.

VEA: Los mejores momentos de
Green Machine 10 - 9 Portland Timbers

El entrenador de los Timbers, Caleb Porter se encargó de dirigir los hilos del Green Machine, conquistando la victoria ante Jack Jack Jewsbury, Will Johnson, Darlington Nagbe, Mikael Silvestre, Futty Danso, Jake Gleeson, Ryan Kawulok, y Sebastián Rincón.

Tras el partido, Atticus recibió el tradicional trozo de madera que se les entrega a los jugadores de los Timbers luego de sus partidos. El propio capitán de los Timbers, Will Johnson intercambió camisetas con el mítico Atticus, quien anotó cuatro goles en el partido.

“En realidad nunca le he pedido a nadie intercambiar camisetas, así que esta fue probablemente la primera y última vez que lo haga”, señaló Johnson luego del partido. “Me siento orgulloso de tener su camiseta”.

Pero, de todo lo que pudo haber pedido Atticus, ¿por qué escoger un partido contra los Portland Timbers?

“Generalmente los niños escogen ir a Disneylandia con su familia”, explicó Atticus. “Yo escogí algo me mucha gente pudiera hacer”.

Y a pesar de no tratarse del filósofo de la Antigüedad, ni del mártir, ni del músico, ni mucho menos de uno de tantos personajes literarios, Atticus, sin duda, quedará en la historia del fútbol.