Disgusto en vestuario de Chivas

SANDY, UT. -- Como viene siendo habitual en el técnico del rebaño angelino, José Luis Sánchez Solá (Chelís) no quiso atender a los medios acreditados presentes y, a insistencia de los periodistas, habló sólo en inglés el tercer asistente de entrenador Isidro Sánchez. En el vestuario de Chivas hubo disgusto y cara de muy pocos amigos después de la derrota 1-0 contra Real Salt Lake.
 
"Fue un juego difícil, difícil. Se perdieron muchas oportunidades de gol, pero los chicos pusieron todo lo que tenían en el campo. Desafortunadamente, los últimos pases y los lanzamientos dentro del área no se concretaron. Ellos son un muy buen equipo y no se pudo. De todas formas, estamos contentos con el rendimiento de los chicos", dijo Sánchez. 
 
Al asistente se le preguntó sobre la jugada clave del penalti. "No pude ver nada desde el banquillo. Durante la semana preparamos este tipo de jugadas y quien las va a ejecutar. Desgraciadamente hoy no se pudo anotar porque el portero hizo una gran atajada", comentó el tercer asistente rojiblanco que aclaró que en el incidente final con Morales le pedían que saliera más deprisa del campo porque el encuentro estaba muy caliente.
 
Uno de los jugadores destacados del conjunto angelino fue su arquero Dan Kennedy que tuvo varias intervenciones brillantes.  "Hicimos un gran encuentro esta noche. Si jugamos a este nivel, seguro que conseguiremos resultados. Esta noche fallamos un penalti que nos hubiera dado al menos un punto, pero creo que el equipo jugó muy bien en todo momento durante el partido", dijo Kennedy. 
 
Sobre el gol encajado, Kennedy dijo que "no es aceptable dejar Saborío que se fuera a la derecha y desajustó nuestra defensa. Pero ya sabemos que este es uno de los campos más difíciles de jugar en la MLS, y hoy creo que hicimos un gran partido, con muchas oportunidades de gol que tuvimos, pero que desgraciadamente no se concretaron. Pero jugando así, no tendremos problemas esta temporada”, finalizó el arquero rojiblanco.