Se Dice en Europa: Los planes de Lampard pasan por Los Ángeles

MADRID - Frank Lampard sigue apurando los minutos antes de anunciar en qué lugar proseguirá su carrera profesional.

El centrocampista de 34 años de edad no está en absoluto convencido de ampliar su compromiso con el Chelsea y a día de hoy parece más cerca que nunca de hacer mudanza y llevarse todos los muebles a orillas del Pacífico, para coger el testigo de su compañero y amigo David Beckham en el LA Galaxy.

El internacional inglés tiene desde hace un mes sobre la mesa la propuesta de su actual equipo para renovar por una temporada el contrato que expira el próximo verano, pero lo cierto es que Lampard no las tiene todas consigo, y no se saca de la cabeza la idea de probar una nueva experiencia antes de escribir el epílogo a su brillantísima trayectoria deportiva. De hecho, la tardanza de Roman Abramovich en ofrecerle esa extensión de contrato, a sabiendas de que desde el pasado 1 de enero el jugador tenía total libertad para negociar su futuro y comprometerse con el club que quisiese, es una espinita que Lampard lleva clavada y que difícilmente va a perdonar a la entidad a la que ha dedicado doce campañas.

Durante ese lapso de tiempo,Lampard no sólo ha llegado a convertirse en un auténtico ídolo de masas en Stamford Bridge, sino que además está muy cerquita de alcanzar el olimpo blue. Con 200 goles en sus alforjas vistiendo la camiseta del vigente campeón de Europa, Lampard se encuentra a sólo dos tantos de igualar a Bobby Tambling, máximo artillero en la historia del Chelsea.

Cierto es que, el que ha sido en 94 ocasiones internacional con la camiseta de Inglaterra maneja varias ofertas interesantes, además de la ya consabida del Galaxy, para proseguir su carrera en Europa. Pero sus recientes palabras con respecto a cómo podría influir su hipotética marcha a los Estados Unidos en los planes futuros del seleccionador Roy Hodgson, reflejan muy a las claras la predisposición de Lampard a embarcarse en la aventura de ser el nuevo jefe espiritual sobre el césped de la escuadra que dirige Bruce Arena.

"La selección ha sido siempre una parte importante de las decisiones que he tomado en mi carrera, y así seguirá siendo. Mientras esté en condiciones de jugar para Inglaterra, daré todo lo mejor de mí en beneficio del equipo. En este sentido, no creo que eso vaya a cambiar si finalmente me voy a jugar a los Estados Unidos. No he hablado aún con Hodgson sobre esto, pero ya hemos visto a otros jugadores que lo han hecho antes, que han jugado en otras partes del mundo y su compromiso con la selección siguió siendo el mismo", explicaba a principios de semana el propio interesado en la concentración de Inglaterra, que entre el viernes y el próximo martes medirán sus fuerzas a las selecciones de San Marino y Montenegro, partidos ambos valederos para la fase de clasificación del Mundial de Brasil 2014.

El segundo capitán de los blues insistió en esa posibilidad de emigrar a California al asegurar que "si llega a darse la opción de irme a jugar a otro continente o a cualquier otro rincón de Europa, estoy seguro que Roy y yo tendremos una conversación sobre el tema para analizar mi futuro con la selección".

A tenor de los últimos acontecimientos, en Stamford Bridge empiezan ya a dar por perdido de manera definitiva al veterano mediocampista, que curiosamente ha ido cambiando sus preferencias respecto al futuro desde inicios del presente año. Tanto es así que su representante, Steve Kutner, dejó claro hace poco más de tres meses que la idea de Lampard era seguir jugando en un campeonato de relumbrón, caso de la Serie A o la Liga española.

Sin embargo, la insistencia del Galaxy desde entonces y, sobre todo, los consejos y ánimos recibidos por David Beckham, parecen haber convencido al volante londinense de las bondades de formar parte de una competición en constante crecimiento a todos los niveles como la MLS, hasta el punto de haberse convertido en la opción más atractiva de las que maneja en estos momentos.