Jornada de Clásicos: Red Bulls y D.C. United, dos rivales cuyas similitudes los alejan aun más

Jornada de Clásicos: NY vs DC

Photo Credit: 
USA Today Images

WASHINGTON, DC.— Entre el D.C. United y los New York Red Bulls ya no hay vuelta atrás.

Aunque los dos eternos rivales de la costa este del país protagonizarán el sábado un nuevo episodio del clásico que data de la temporada inaugural de la Liga, el pasado es sólo una referencia histórica para alimentar esa gran rivalidad. Aun así, este partido agrega un componente adicional a la lucha por la Copa del Atlántico que anualmente disputan los dos clubes. Pero en este 2013, la batalla entre rojinegros y taurinos suma otros elementos que harán del clásico más interesante todavía.

MIKE PETKE, UN VIEJO CONOCIDO

Un detalle importante es que el técnico de los Red Bulls, Mike Petke, quien debuta como estratega en esta campaña, repartió buena parte de su carrera como jugador entre Nueva York [MetroStars (1998-2002) y Red Bulls (2006-2010)] y Washington (2003-2005).

Petke dijo que conoce las dos mentalidades y que será un gran reto comenzar la temporada de los Red Bulls en el Red Bull Arena, de Harrison, N.J.

“Es un duelo en el que he estado de ambos lados durante mi carrera por lo que entiendo las dos mentalidades”, dijo Petke el martes en teleconferencia de prensa. Para Petke, la rivalidad sigue intacta y la pasión es la misma de siempre.

“Absolutamente. Ese sentimiento nunca se ha ido, sin importar cuál sea mi posición. He sido afortunado de estar de los dos lados, ver las complejidades y sentimientos que afloran para los dos equipos”, agregó Petke.

Otros ex jugadores que como Petke hicieron parte de las dos plantillas fueron el defensa Eddie Pope y el delantero Jaime Moreno, quienes fueron compañeros en el United en la conquista de sus tres primeras copas (1996, 1997 y 1999) y que también militaron en las filas de Nueva York.

DE ROSARIO, OLSEN Y EL CLÁSICO

Lo mismo le sucede al capitán del D.C. United, Dwayne De Rosario, quien llegó a Washington en 2011 proveniente de Nueva York, y debutará en la temporada después de perderse los dos primeros encuentros de su club por suspensión; un debut que como es natural agrega fuerza a la plantilla del técnico Ben Olsen.

“Nosotros estábamos buscando sumar cuatro puntos en los dos primeros juegos sin De-Ro, esa era la meta, sabiendo que el Dynamo es un club muy difícil. Es por eso que en un triunfo ante Salt Lake en casa fue importante para totalizar tres unidades y emparejar el récord”, dijo Olsen.

Como jugador, el estratega del D.C. fue parte integral de siete copas del Atlántico que ganó su club mientras él comandaba el mediocampo capitalino, con muchos logros colectivos e individuales, incluido un “hat trick” en 2007 en el RFK.

El delantero colombiano Lionard Pajoy, autor del tanto con el que United ganó 1-0 a Salt Lake, dijo que “está listo para marcarle también a los Red Bulls”.

Sobre el hecho de recuperar a De-Ro, Pajoy dijo que es “muy importante por la clase de jugador que es”, no obstante advirtió que en el D.C. United “todos tenemos que defender y atacar”.

ANTECEDENTES Y NUMEROS

Es una de las rivalidades más antiguas de la Major League Soccer, ya que data de la primera temporada de la Liga, en 1996. En total, ambos equipos se han enfrentado en 71 partidos oficiales, entre la temporada regular, los Playoff de la MLS y la U.S. Open Cup.

El dominador absoluto en la historia ha sido D.C. United, quien ha vencido en 39 ocasiones al equipo de Nueva York, han empatado diez veces, y los Red Bulls se han llevado la victoria en 22 oportunidades. Lo más interesante, es que New York tan solo ha vencido a D.C. una vez en un partido decisivo en los Playoffs, mientras que United lo ha hecho en las seis ocasiones restantes.

El 16 de septiembre de 1998, D.C. United derrotó como visitante a los Red Bulls (MetroStars, por ese entonces), por 5-0, lo que significa la mayor goleada en un clásico entre ambos.

Uno de los momentos más llamativos de la rivalidad fue cuando el exdelantero de D.C. United, Alecko Eskandarian, anotó el primero de sus dos goles en la victoria como visitante por 4-1 ante los Red Bulls. En ese 29 de abril de 2006, D.C. enfrentaba al equipo de Nueva York, que apenas un mes antes había sido adquirido por la compañía austriaca de bebidas energéticas. Cuando Eskandarian anotó su gol, se dirigió al banco de D.C., recibió una lata de Red Bulls, probó un sorbo e inmediatamente lo escupió.

LOS RED BULLS BUSCAN REVANCHA

Pero hay mucho más. En la serie de semifinal de la Conferencia Este de 2012, el más reciente duelo entre ambos, llevó la adrenalina de ambos clubes a su máxima expresión.

Las dos plantillas escribieron el más reciente capítulo de esa acérrima rivalidad de una manera muy particular: aunque Nueva York debía recibir al United en el partido de ida en el Red Bull Arena de Harrison, N.J., ese estadio se quedó sin electricidad por los estragos que el Huracán Sandy causó en el país. El primer encuentro, entonces, se jugó en el RFK, terminando con un empate a un gol.

En la vuelta, un gol de Nick DeLeon dio el triunfo al United esta vez en la sede de los Red Bulls, un día más tarde de lo previsto, porque también la nieve que cayó el día oficial del encuentro se encargó de alargar el drama por 24 horas más.

Empero, eso ya es historia y la mesa ya está servida para el inicio de la Copa del Atlántico 2013, un trofeo que han disputado Nueva York y D.C. United en las últimas once temporadas y que se otorga al ganador de la serie anual de tres partidos. United la ha ganado 9 veces y New York 2.

“Usualmente es una batalla”, dijo el mediocampista del D.C. United Chris Pontius. “Especialmente ésta para los Red Bulls porque es su juego inaugural en casa y vamos a recibir el mejor juego de ellos”, agregó Pontius, autor de un “hat trick” en 2012 contra los taurinos.

La baja más sensible para el United será la del veterano volante John Thorrington quien estará fuera por dos o tres meses después de lesionarse la rodilla izquierda en el partido contra Salt Lake.

Olsen dijo el martes que el brasileño Marcelo Saragosa jugará junto a Perry Kitchen en el corazón del mediocampo. Saragosa jugó el primer partido en Houston y entró por Thorrington en el cotejo ante el Real.