El Chelís, tras la derrota ante Columbus Crew: “Yo soy el responsable”

El Chelis after Columbus 3-0 loss (March 2, 2013)

Photo Credit: 
USA Today Images

CARSON, Calif. - “Me tengo que preparar más. Tengo que estar mucho más preparado”, reconoció José Luis “El Chelís” Sánchez Solá, en conferencia de prensa tras la derrota de su equipo en casa por 3-0 ante el Columbus Crew. “Tengo 27 jugadores que están esperando ‘a ver Chelís, ahora qué hacemos’. Son 27 compromisos muy grandes con 27 seres humanos que quieren triunfar, y yo soy el responsable”.

Las esperanzas de ver a un Chivas USA diferente en su primer partido de la temporada 2013 quedaron aplazadas para el 10 de marzo ante FC Dallas. Si bien, el equipo angelino tuvo dos oportunidades claras en el primer tiempo cuando el partido aun estaba en ceros, el Crew fue muy superior, y así lo reconoció Chelís.

“Si no las metimos, es porque hay un dios del fútbol. No era justo que las metiéramos por cómo estaba jugando el equipo rival”. De la misma manera examinó la anotación de Federico Higuaín como “un magnifico gol, una cosa de mucha técnica”.

Destacando el dominio de su oponente, el DT de Chivas USA  defendió su planteamiento táctico afirmando que “los goles que nos metieron hoy, exceptuando el tercero, nos los hicieron con diez jugadores en el área. Cada vez que jugamos mano a mano con tres en el área, no nos pudieron superar”.

“El problema es tener las armas necesarias para que cuando ataquemos podamos meter gol. El problema no es una línea de tres, sino un amontonamiento de diez; es un nuevo sistema ese”.

En cuanto a la decisión de tener a Miller Bolaños y a Juan Agudelo en el banquillo durante el primer tiempo, el timonel del rebaño manifiesta que ambos venían recuperándose de unas lesiones leves y que “hay que reconocer que esta delantera no había jugado antes en conjunto, ni en los otros partidos, ni tampoco en los entrenamientos. Entonces es cuestión de saberlos acomodar, y el responsable de acomodarlos soy yo”.

Para Chelís lo más destacado de su equipo es la lucha y entrega de sus pupilos. “Cada uno de estos jugadores se puede ir a dormir tranquilo esta noche. Le pueden dar la cara a ustedes o a cualquiera de sus familiares porque se entregaron durante 96 minutos”, afirma Sánchez Solá. “En la vida se tiene que morir de algo, y este equipo no se va a morir de caspa”, concluye.