Lo Bueno, Lo Malo y Lo Bomba

BMB_GalaxyChampion

Photo Credit: 
Getty Images

LO BUENO: GALAXY TETRACAMPEÓN

Confieso que veía al Houston Dynamo campeón antes del partido, y el primer tiempo sustentó mi intuición. Pensé que el Dynamo llegaba mejor en lo colectivo y que la presencia de Brad Davis saldría determinante. Pero me olvidé de la jerarquía del Galaxy. Un error grande, porque  un equipo que tiene a David Beckham, Landon Donovan y Robbie Keane debe ser el favorito. Los tres jugadores franquicia de los angelinos brillaron en el segundo tiempo y al final permitieron al Galaxy retener el campeonato, y así la era más brillante del LA Galaxy tuvo el final feliz de un segundo título consecutivo. Ahora el equipo de Bruce Arena alcanza al D.C. United en títulos de la MLS con cuatro estrellas. Precisamente, debo hacerle una mención especial a quien tal vez sea el mejor DT en la historia de los Estados Unidos con este campeonato. Ahora la misión de la dirigencia será construir un equipo sin Beckham y tal vez sin Donovan. La buena noticia es que Robbie Keane sigue, y sin lugar a dudas el irlandés es el mejor extranjero que tiene la liga en la actualidad.

LO MALO: LA LESIÓN DE CALEN CARR

Un eterno luchador como Calen Carr mereció mejor suerte en la finalísima. Después de recuperarse  plenamente en lo físico y mental de una conmoción cerebral, Carr se ganó un puesto en la titular del Dynamo y silenció al Home Depot Center al marcar el 1-0 de la Copa MLS en el final del primer tiempo. Sin embargo al minuto 57, la figura de la cancha hasta ese momento se estrelló con el zaguero Omar González y tuvo que salir de la cancha. Tres minutos después, González empató el partido para el Galaxy, y Houston no pudo resistir hasta caer por 3-1. Carr no es un jugador de técnica excelsa pero su espíritu competitivo es de admirar. Ojalá su lesión no sea grave y vuelva con el mismo ritmo en 2013.

LO BOMBA: OMAR GONZÁLEZ, MVP DE LA COPA MLS

Por primera vez en la historia, un defensa  es elegido como el jugador más valioso de la Copa MLS. El central del LA Galaxy, Omar González, se lo ganó tras marcar el empate ante Houston y por su impecable trabajo en la retaguardia en el segundo tiempo. Este premio recuerda lo mal que lo pasó el Galaxy sin González en el primer semestre. El zaguero estuvo por fuera seis meses por una lesión de ligamentos mientras entrenaba en Alemania a comienzos de año. Una vez volvió González, el Galaxy retomó el camino ganador y se metió en los Playoffs como el gran favorito. Grandes sacrificios traen grandes recompensas.