Crónica WFC: DC 1-1 PSG… De Rosario sale al rescate de United

WASHINGTON, D.C. –  El D.C. United y París Saint Germain de Francia igualaron 1-1 en partido amistoso del Herbalife World Football Challenge realizado en Estadio RFK.

Los goles del encuentro fueron anotados por el sueco Zlatan Ibrahimovic, quien debutaba con el equipo francés, y por el canadiense Dwayne de Rosario para el United.

EL PARTIDO

Con una nómina cargada de estrellas, encabezadas por su más reciente adquisición, el sueco Ibrahimovic, el París Saint-Germain se puso rápido en control del partido al poner el marcador a su favor recién comenzadas las acciones. Poco más de dos minutos tardó el goleador sueco en marcar su primer gol con el club francés, para lo cual se asoció con Jerémy Menez.

Menez, delantero y capitán del PSG, se aproximó al área grande por la derecha y tocó el balón en corto hacia el centro donde entraba Ibrahimovic para que el ex jugador del Real Madrid controlara cómodamente el balón. El sueco se libró sin problemas de un defensor del United y sacó un disparo rastrero a la derecha del portero Bill Hamid para abrir la cuenta con el primer gol del partido y de su carrera en el club parisino.

Ibrahimovic se estrenó de esa manera en el PSG y empezó a justificar su llegada al club francés proveniente del italiano AC Milan, club que lo dejó ir con todo y que el artillero marcó 18 goles la pasada temporada del Calcio para los “rossoneri”

El gol sirvió de revulsivo para que la ofensiva del United comenzara a tratar de abrir espacios en el candado defensivo de cuatro hombres que plantó el técnico visitante Carlo Ancelotti, entre ellos el central uruguayo Diego Lugano.

Fue entonces al minuto 20 cuando Chris Pontius metió un cañonazo que pegó del poste, en una jugada que despertó a los atacantes locales, especialmente a De Rosario, Branko Boskovic y el joven delantero Tan Long, uno de los suplentes que el técnico Olsen quiso probar como regular, buscando, tal como lo anticipó, aceitar un poco su maquinaria de cara a la reanudación de su temporada liguera.

Cuando mejor jugaba el DC, la lluvia se dejó caer sobre el estadio, una tormenta con rallos que obligó al árbitro principal, John McCloskey a suspender por más de media hora el partido.

Una espera que no fue motivo para el abandono del estadio por parte de los aficionados, más de 13 mil entusiastas que llegaron al RFK ansiosos de ver no sólo a Ibrahimovic y Lugano sino a otras de las estrellas del club, entre ellos los argentinos Ezequiel Lavezzi y Javier Pastore, quienes comenzaron en la banca, el prospecto italiano Marco Verratti, de 19 años y Nene, entre otros.

El ímpetu que había empezado a desarrollar en su juego el DC decayó con el descanso forzado y en la reanudación Pontius y De-Ro, los dos que más lo intentaban por el DC, no lograban penetrar a la zona de peligro de la meta defendida por Nicolas Douchez.

Pero al 33’ llegó el empate para los locales cuando De-Ro cobró certeramente un tiro penal, después de una mano dentro del área del defensa Milan Bisevac, un gol que de alguna manera hizo justicia con el empuje del DC y que de paso revitalizó el partido con la reacción inmediata del plantel europeo, siempre liderado adelante por Ibrahimovic, Menez, Verrati y Nene.

Tal y como la había anticipado el técnico Ancelotti, Ibrahimovic salió del partido sobre los 40 minutos de juego dando paso a Guilaume Hoarau.

Reanudadas las acciones en la segunda fracción, el senegalés Sakho Mamadou, bajó desde su zona defensiva para sumarse al ataque en el cobro de un tiro de esquina y metió un cabezazo soberbio que pasó muy cerca por encima del travesaño de Hamid.

United no se durmió. Un tiro de DeLeon al 52’ fue la reacción inmediata de los locales que casi desequilibran el marcador con esa acción, pero el balón se estrelló en la inmunidad del guardameta Douchez quien salió bien al achique.

Minutos después, otra vez DeLeon llevó el peligro con un tiro libre que volvió a ser sacado providencialmente por el cancerbero Douchez.

Acciones ofensivas de lado y lado aumentaron el nivel y ritmo del partido, quizás con mayor empuje de parte de los locales pero con llegadas más concretas para el club “qatarí”, tal como sucedió con Lavezzi que alrededor de los 70’ recibió un pase dentro del área pero quiso adornarse y el balón le salió desviado en su toque hacia la portería.

Lavezzi orquestaba la ofensiva parisina siempre llegando por la izquierda y luchando cada balón desde el mediocampo, zona donde bajaba a colaborar para tratar de contener el avance continuo del DC que nunca desmayó en su búsqueda de desnivelar el marcador, ya liderado a estas alturas por el brasileño Maicon Santos, el albanés Hamdi Salihi, Josh Wolff y Danny Cruz, todos ingresados en la etapa complementaria al igual que los jugadores que permanecían en la cancha por el PSG.

Cuando el reloj marcaba los noventa minutos, hubo otro ataque serio del Saint-Germain que concluyó con un remate de Sakho pero que paró magistralmente el meta local Joe Willis y sentenciar el marcador.