Lo Bueno, Malo y Bomba: J18

BMB_Jornada 18

Photo Credit: 
Getty Images

In his weekly column “Lo Bueno, Malo y Bomba”, Juan Mesa points out the good, the bad and the unusual – or “Bomba” – as the season goes on.

Good:  Jerry Bengtson in MLS. The Honduran forward joined the New England Revolution last week and he already has one goal to his name. This is the kind of player the league needs, someone good enough to play in any league in the world.

Bad: Colombians in MLS. Quantity does not equal quality. At the start of the season, many Colombian players joined MLS hoping to emulate Fredy Montero’s and David Ferreira’s success. However, none of the newcomers (with the exception of Colorado’s Jaime Castrillon) have been able to find a solid spot in their respective teams. Tressor Moreno and Rafael Robayo have not impressed, just like players such as Jose Moreno or Lionard Pajoy.

La Bomba: Álvaro Saborío and his hattrick. The Costar Rican DP gave Real Salt Lake a much needed 3-0 win against Portland Timbers on Saturday. Sabo changed the fate of the game in two minutes, when he scored two headers in minute 60 and 62. Then, at 75’, he sealed an outstanding evening with a successful penalty kick.


LO BUENO: LA LLEGADA Y DEBUT DE JERRY BENGTSON

Un Jugador Franquicia inesperado. Aunque tiene mayor experiencia —y muchos más laureles—, su firma con el New England Revolution recuerda el caso de Fabián Castillo con FC Dallas. Pero se trata de una grata noticia. Es un jugador que bien podría estar en una liga europea o en México, pero recaló en la MLS. Tenemos suerte.

Se trata de un goleador de raza como bien lo corroboró su debut el domingo. Entró al minuto 60 y 14 minutos después marcaba el segundo tanto de la victoria 2-0 de los Revs sobre New York Red Bulls. Lo mejor es que vienen más goles, con el Motagua salió goleador tres veces en Honduras. También está el buen antecedente del brasileño Luciano Emilio, un ex cañonero de la liga hondureña que fue MVP y Botín de Oro de la MLS cuando jugó para el D.C. United. Bengtson es el tipo de jugador que la MLS debe pretender siempre. Bien por el Revolution, bien por Bengtson y bien por Honduras. Welcome goleador.

LO MALO: EL RENDIMIENTO DE LOS COLOMBIANOS

Hace unos meses advertí que el desembarco de colombianos en la MLS debía estar mediado por la calidad y no la cantidad. A mitad de temporada, son pocos los colombianos que trascienden. El mejor de los nuevos es Jaime Castrillón, de Colorado Rapids, que aporta goles y buen pie. El resto apenas suena. Ni veteranos como Tressor Moreno y Pepe Moreno conectan, ni los que llegaron con bajo perfil como Jhon Valencia, Lionard Pajoy, John Lozano o Rafael Robayo exhiben razones para elogiarlos. Además ofenden los rumores de que algunos partan a otras ligas. 

Esto no quiere decir que se acaben las contrataciones de futbolistas cafeteros, pero los dirigentes y  los técnicos deben mirar con lupa los videos y carpetas que los agentes ponen en sus escritorios. Queremos jugadores latinos en la liga, pero los queremos triunfando y generando transformación positiva en sus equipos. No todos los colombianos que ofrecen son Fredy Montero o David Ferreira. Hay jugadores buenos, hay otros rendidores y hay otros que no alcanzan el nivel para jugar en nuestra liga. Así de simple.

LO BOMBA: EXPLOTÓ SABORÍO

Tremenda tripleta la del tico Álvaro Saborío el sábado. Con sus goles, el Real Salt Lake salió de una mala racha de resultados y goleó 3-0 a Portland Timbers. ‘Sabo’ fue el despertar del RSL en la segunda mitad. Enfurecido por un 0-0 en casa, Sabo se elevó más que todos para cabecear fuerte al piso como lo indica al manual y marcar el primer tanto.

Insatisfecho con un solo gol, el ariete  entró por la espalda de los defensas para anotar el 2-0, nuevamente de potente cabezazo. Más tranquilo, Saborío le puso la puntilla final al partido al ejecutar con maestría un penalti. El goleador tico llegó a 10 goles en la presente temporada y nuevamente disputa el Botín de Oro.