Crónica: Argentina 4-3 Brasil… el ‘Scratch’ bailó el tango de la Pulga Messi

Lionel Messi

Photo Credit: 
Getty Images

EAST RUTHERFORD, N.J.-  Los 81,994 aficionados que abarrotaron el MetLife Stadium no podían pedir más. 

Fue un verdadero espectáculo, un despliegue de muy buen fútbol, un partido de ida y vuelta a más no poder que terminó con victoria 4-3 para Argentina sobre Brasil, en uno de los SuperClásicos de América más emocionantes que se haya vivido en los últimos tiempos.

Pasará a la historia aun cuando se tratase de un amistoso, primero por lo abultado del marcador en un partido de esta transcendencia – siete goles en un mismo encuentro [el último triunfo abultado fue 4-1 para Brasil en la Copa Confederaciones de Alemania 2005] -, y segundo por el liderazgo y espectáculo que la superestrella del Barcelona Lionel Messi quien le brindó a los asistentes, demostrando una vez más su gran compromiso con su seleccionado nacional.

La Pulga fue líder, hizo lo que sabe, habló y gesticuló, además de mandarse tres golazos de antología.

Brasil quedó debiendo, Neymar fue anulado en la cancha y Meneses tendrá mucho en que trabajar con sus juveniles de cara a la participación en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

EL PARTIDO

En los primeros 20 minutos del partido ambos equipos se detuvieron a analizar sus estrategias con muy pocas opciones sobre los arcos contrarios.

No obstante, Brasil dio el primer golpe justo cuando Argentina ya empezaba a acomodarse.  Al minuto 23, el habilidoso mediocampista del Vasco da Gama Rómulo aprovechó un tiro indirecto de la estrella del Santos

Neymar, logra romper la trampa del offside y con un remate de pierna derecha logra batir el arco defendido por Sergio Romero.

Argentina no se amilanó, y fue encontrando los espacios para penetrar la zona de peligro de Brasil.

Al minuto 31, la albiceleste ya celebraba el empate por intermedio de Lio Messi quien se mandó un golazo que desató la euforia de los argentinos.  Tras robar un balón al volante brasileño Sandro, el delantero del Real Madrid Gonzalo Higuaín envió un pase a la Pulga quien llegó al borde del área, eludió la marca de la defensa y definió con remate de pierna derecha.

Los brasileños no terminaban de salir del asombro, cuando Argentina volvió a golpear por intermedio de su capitán.

Al minuto 34, Messi volvió a hacer de las suyas cuando el mediocampista del Real Madrid Ángel Di María le puso un balón y Messi logró escabullirse entre los defensas, eludió el achique del portero para con un ligero remate de pierna derecha clavarla al ángulo del segundo palo en una magistral definición.

A esas alturas, Argentina dominaba por completo el partido y estuvo cerca de aumentar su ventaja pero los brasileños lograron contrarrestar las salidas de los argentinos. 

Para la etapa complementaria, Brasil aumentó la intensidad de su juego y se sumó al ataque con más insistencia.

Al minuto 56, el ‘Scratch’ puso el tanto del empate por intermedio del volante del Inter de Porto Alegre Oscar, quien logró definir un servicio de Leandro Damiano.

Brasil volvió a ponerse en ventaja en el marcador, cuando al minuto 71, un error de argentina propició el tercer tanto para los verde-amarelha.  Al tratar de desviar un remate de un tiro de esquina cobrado por Neymar, el portero albiceleste Sergio Romero puñeteó el balón que quedó servido para el atacante del Porto Hulk y aprovechó un derechazo para poner el 3-2 parcial para los brasileños.

Sabella movió sus fichas y mandó a la cancha a Sergio ‘Kun’ Agüero, para darle un poco más de oxigenación al ataque albiceleste.
Este cambio dio resultados, ya que el minuto 75 llegó el tanto del empate para los argentinos.  El Kun Agüero cobró un tiro de esquina que Federico Fernández logró interceptar de cabeza para el 3-3.

Sin embargo, lo mejor quedó para el último.

Al minuto 84, Messi selló la victoria argentina con un gol de antología que hizo estallar en euforia el estadio.  La Pulga robó un balón en el medio campo a Marcelo, y avanzó con balón dominado eludiendo a cuanto defensa pudo, para sacer un severo zapatazo imposible de atajar para el portero Cabral.