El Partidazo: NE 2-0 CHI... Revs ganan con la suerte del local

Benny Feilhaber y Saer Sene

Photo Credit: 
Getty Images

Los partidos de fútbol se ganan, no se merecen.

Así lo demostró el New England Revolution, que fue ampliamente superado por el Chicago Fire en largos pasajes del encuentro pero igual se las ingenió para vencer 2-0 en casa.

Fue un dominio sin gol del Fire, mientras que los dueños de casa reaccionaron cerca del final y aprovecharon las pocas ocasiones que se les presentaron para llevarse el triunfo, gracias a las anotaciones de Kelyn Rowe (69') y Benny Feilhaber (73').

EL PARTIDO -- Tanto Revs como Fire intentaron proponer desde el arranque, pero la lluvia en el Estadio Gillette no permitió un juego fluido. Mucho desorden y poco fútbol fue la tónica del partido en los minutos iniciales, donde no se produjo ninguna oportunidad clara de gol hasta los 17'.

Tiro libre a favor de Chicago, y el mexicano Pavel Pardo colgó un centro que el costarricense Gonzalo Segares cabeceó contra el poste del arquero Matt Reis, quien se salvó del gol en contra.

El resto del primer tiempo pasó sin grandes jugadas de peligro, aunque con una clara ventaja para los visitantes, que tuvieron a Sebastián Grazzini como el mejor hombre de la cancha. El volante argentino fue el más activo, probando desde lejos y habilitando a sus compañeros con pases que no fueron aprovechados.

El cuadro local, en cambio, exigió sólo una vez al meta Sean Johnson en el primer tiempo con un remate del colombiano José "Pepe" Moreno.

Reis, en cambio, nuevamente se salvó por el poste poco después de reiniciarse las acciones. Esta vez fue Dominic Oduro quien estrelló su cabezazo contra el vertical.

A pesar del amplio dominio de Chicago, el partido sorpresivamente se decantó del lado del Revolution al minuto 64, con el ingreso de Rowe por el colombiano Fernando Cárdenas. El delantero novato tuvo la mejor ocasión para los dueños de casa hasta ese momento en el primer balón que tocó, aunque falló en el mano a mano con Johnson.

Rowe no volvería a perdonar, sin embargo, y abrió la cuenta a favor de los locales a los 69', tras recibir en el área y definir entre dos rivales.

El gol fue un golpe psicológico para el Fire, que se vino abajo defensivamente y permitió demasiadas licencias a Feilhaber, quien liquidó el encuentro cuatro minutos después al subir el 2-0 definitivo al marcador.

Ni siquiera la entrada de Chris Rolfe, haciendo su primera presentación con Chicago desde el 2009, pudo levantar el ánimo de los visitantes, que pagaron caro su falta de efectividad frente a gol.

Los Revs, mientras tanto, festejaron un triunfo sufrido pero igual merecido, ya que ganó el más vivo.