Márquez descartado ante Bosnia-Herzegovina y Brasil

CHICAGO, Ill. – Lo que el martes era una sospecha, el miércoles fue confirmado.  Rafael Márquez queda descartado para los dos últimos amistosos que la selección mexicana dispute como parte de la actual gira que realizan por Estados Unidos.  El jueves se miden a Bosnia en Chicago para luego viajar rumbo a Arlington, Texas donde se enfrentarán a Brasil.

Al igual que el martes, Márquez fue el gran ausente del entrenamiento que la selección mexicana realizo el miércoles al medio día, esta vez en el campo del Soldier Field, magna sede del encuentro que México dispute mañana jueves ante su similar de Bosnia. 

Ante las interrogantes sobre la seriedad de la lesión que el jugador de los New York Red Bulls sufrió durante la sesión de entrenamiento que realizaron el lunes, el doctor de la Selección Mexicana, José Luis Serrano, aclaró las dudas, pintando un panorama poco alentador.  Además de perderse los dos encuentros en puerta, la participación de Rafael Márquez en el arranque de la eliminatoria mundialista es incierta. 

Mientras el martes las declaraciones del cuerpo técnico parecían solo apaciguar la curiosidad de los medios, el médico Serrano fue puntual al confirmar que Rafael Márquez sufrió una ruptura fibrilar en el muslo derecho, que dicho sea de paso, requiere de mucho cuidado.

El doctor Serrano dijo, “Tiene una lesión en la unión músculo-tendinosa distal del muslo derecho, pegado a la rodilla”. 

Por lo pronto y debido a la seriedad de la lesión, Márquez permanecerá con la selección y bajo la supervisión del cuerpo médico del Tri, realizando trabajos de rehabilitación. 

El médico especificó que mientras no sea dado de alta, Márquez no será considerado para jugar.  “Él va a seguir su tratamiento, va a ser evaluado otra vez y obviamente para jugar tiene que entrenar, entonces si está entrenando se podrá dar de alta para que pueda jugar, mientras no entrene no va a ser así”, puntualizó Serrano.

Buscando que el jugador siga las instrucciones al pie del renglón, el doctor Serrano detalló en cuanto a la seriedad de la lesión por su ubicación.  “es una región muy difícil, es la región con la que prácticamente se ejerce más fuerza a la hora de tirar, a la hora de pegarle a la pelota.  Entonces por eso es más peligrosa, hay que tenerle muchísimo cuidado, entonces hasta que no entrene él, no podemos establecer realmente si está para jugar”.