Lo Bueno, Malo y Bomba: Montreal muestra sus cartas

BMB_J9

Photo Credit: 
Getty Images

In his weekly column “Lo Bueno, Malo y Bomba”, Juan Mesa points out the good, the bad and the unusual – or “Bomba” – as the season goes on.

Good: Hans Backe’s scheme to defeat the Galaxy. Without their star players and against all odds, the New York Red Bulls defeated the current MLS Champions in California. Much of the credit should go to the Swedish coach, who apparently learned from Chelsea in the Champions League and ordered his players to stay organized in defense and take advantage of the few opportunities to score. Just like Chelsea, it worked.

Bad: The LA Galaxy is far from the form they showed last year, losing two games in Week 9, first against Seattle and the against New York. It didn’t matter that David Beckham and Robbie Keane were present for the second match as the result was the same. This time, Omar Gonzalez’s absence can’t be the excuse since the fallacies in the team were in attack.

La Bomba: Montreal Impact’s win at Kansas City was the biggest surprise of the week. The expansion club refuses to be defined by that tag and played convincingly against the Eastern Conference leaders. It was the first showing for Nelson Rivas and Eduardo Sebrango, two experienced players who showed that they still have plenty to offer.  


LO BUENO: Los recursos de Hans Backe.

Cuando se anticipaba una debacle de proporciones mayúsculas en los New York Red Bulls, el sueco Hans Backe exhibió su mejor versión como DT. Sin cuatro titulares por lesiones y suspensiones, entre ellos Thierry Henry y Rafa Márquez, los Red Bulls llegaron a Los Ángeles con pocas chances de sumar puntos. Pero contra todos los pronósticos, los Red Bulls ganaron 1-0 con un fútbol ordenado. El remiendo de Backe tuvo éxito de principio a fin. En la cancha se vio un espíritu colectivo ejemplar. Un colega vía Twitter dijo que los Red Bulls aprendieron del Chelsea en la semifinal de Champions contra Barcelona. Todos apoyaron en defensa y fueron efectivos en el momento de atacar. El equipo B (o C) de los Red Bulls gusta por ahora.

Y bueno es el nivel de Marco Pappa. El guatemalteco volvió a echarse al Chicago Fire al hombro. Un gol de Pappa en el epílogo del partido le dio a los rojos tres puntos de oro en la visita a Chivas USA. Para que el Fire retenga al chapín tendrá que hacerlo Jugador Franquicia pronto si quiere competir con las grandes ligas de Europa.

LO MALO: Un campeón venido a menos.

Mala semana para el campeón LA Galaxy. El combo de David Beckham y Landon Donovan no pudo sumar ni de local ni de visitante al caer con Seattle Sounders y la suplencia de los Red Bulls. No se le ve alma ni hambre al Galaxy en el 2012. En un comienzo la excusa fue la ausencia de Omar González en defensa, pero con el paso de los partidos el problema parece otro. El equipo carece de mística para generar buen fútbol de ataque, en donde tiene a todos los jugadores disponibles. Es difícil creer que la ausencia de un hombre en defensa cause tantos estragos. El campeón debe mejorar.

Y para no darle un palo más a Toronto hay que lamentar la lesión de Omar Cummings el domingo en Dallas. Otro de los talentosos de la liga que cae. El jamaiquino tuvo un fuerte choque con George John y salió cojeando del FC Dallas Stadium. Esperemos que el diagnóstico no sea severo.

LO BOMBA: Montreal muestra sus cartas

El equipo de expansión se rehúsa a ser la cenicienta del torneo. Con un 2-0 venció en casa del encopetado Sporting KC. Fue la sorpresa de la jornada. Los canadienses de a poco se parecen a su DT Jesse Marsch, un hombre que como jugador fue sinónimo de lucha 90 minutos. El Impact es aguerrido y disciplinado en lo táctico. El triunfo además lo abrió una bomba de Felipe Martins a los 30 minutos. El brasileño es el hombre que le pone talento a la banda de Montreal.

El buen triunfo del Impact coincidió con el debut del colombiano Nelson Rivas en la zaga y la alineación como titular del cubano de 39 años Eduardo Sebrango. El veterano delantero todavía tiene chispa. Es una leyenda del Impact que la MLS no había podido conocer.