Lo Bueno, Malo y Bomba: NY pierde a Tití

BMB: Jornada 8

Photo Credit: 
Getty Images

In his weekly column “Lo Bueno, Malo y Bomba”, Juan Mesa points out the good, the bad and the unusual – or “Bomba” – as the season goes on.

Good: Life couldn’t be better for Martin Rennie and the Vancouver Whitecaps in their second year in MLS. After defeating Columbus this weekend, the Canadian club took the third spot in the competitive Western Conference with 14 points. Rennie has proven to be the right person to lead the club, as he has his team on a winning record playing a defensive style that allows them to get results out of nothing, just like it happened against the Crew.

Bad: MLS loses Thierry Henry in the same day when we were all celebrating Mauro Rosales’ return to the Sounders. The New York Red Bulls star has been the league’s MVP so far, registering nine goals and five assists. Henry, who was carrying a shaky team on his shoulders, joins a long list of injured NY players, including Wilman Conde, Roy Miller and Juan Agudelo.

La Bomba: Marco Pappa’s olimpico. When a player scores by taking a corner kick, it usually has to do with bad positioning for the goalkeeper. Still, Pappa’s goal was a combination of Michael Gspurning’s mistake and the Guatemalan’s precision.


LO BUENO: Martin Rennie y los Vancouver Whitecaps.

Le salen mejor las cosas al equipo canadiense en su segundo año en la MLS. Después de padecer la vicisitudes del año de expansión en lo deportivo y dirigencial, los Whitecaps tienen una marca ganadora en lo corrido del 2012. La victoria del sábado en la visita al Columbus Crew los dejó terceros en la Conferencia del Oeste con 14 puntos. Fue acertada la apuesta por Martin Rennie, un joven técnico escocés que se destacó con los Carolina RailHawks de la NASL al ganar títulos y alcanzar varios récords. Rennie logró formar un plantel compacto durante la pretemporada, en el que todos los jugadores lucen obreros. El equipo de Rennie presiona bien en defensa y, por ahora, tiene la suerte de anotar cuando las ocasiones se presentan. Se llama Martin Rennie, no olviden ese nombre.

LO MALO: La lesión de Thierry Henry

El día que celebrábamos el regreso de Mauro Rosales, la liga se queda sin Thierry Henry por unas semanas. El francés es el MVP del comienzo de temporada con nueve goles y cinco asistencias. Es el hombre de las jugadas bonitas y los goles increíbles. El campeón del mundo en Francia 1998 dejó el terreno a los 23 minutos durante el partido entre Red Bulls y New England Revolution por una distensión de tendones. Se retiró con los Red Bulls ganando el duelo gracias a un maravilloso gol cuando envió la pelota por encima de Matt Reis en una de sus clásicas carreras. Su lesión es mala para los amantes del buen fútbol, pero los que más lo extrañarán serán los Red Bulls. El popular "Tití" es un 80 por ciento del equipo de Hans Backe, que también sufre la lesión de la promesa Juan Agudelo, el mediocampista Teemu Taino y los defensas Roy Miller y Wilman Conde. No la tienen fácil los Red Bulls en las próximas jornadas.

Y malo es lo de New England Revolution con tres derrotas en línea. Ante los diezmados Red Bulls tenían la oportunidad de sacar algún punto, pero la mala puntería y la falta de volumen de juego los condujeron  a la derrota.

LO BOMBA: Gol olímpico de Marco Pappa.

Aunque un gol de esa naturaleza siempre supondrá el error del arquero, el tanto de Marco Pappa no deja de ser la bomba de la semana. Una lástima que apenas significó el descuento del Chicago Fire en la derrota 2-1 en casa contra Seattle Sounders. El gol en saque de esquina de Pappa es una combinación de la buena pegada del guatemalteco y mala posición del arquero Michael Gspurning. Tampoco hay que olvidar que esas son las jugadas que se pueden dar cuando se juega en la Ciudad de los Vientos.

Otro que tuvo el viento a favor fue Young-Pyo Lee de los Whitecaps. Mientras el Columbus Crew sufrió goles anulados y remates en los palos, Lee se encontró con un gol inesperado. Corría el minuto 74 cuando Lee se paró frente a la pelota para cobrar un tiro libre desde el costado derecho. La acción era apropiada para un centro al corazón del área. Fue lo que hizo Lee, pero cuando la pelota llegaba al centro tomó un impulso adicional y se coló en el segundo palo del arquero Andy Gruenebaum. Terminó siendo un golazo.