Palabra de Balado: Lecciones de las ‘Champions’

Balado: Pep Guardiola

Photo Credit: 
Getty Images

In his weekly column, Univision’s Diego Balado analyzes the surprising results in the UEFA Champions League and the Concachampions.

Monterrey lifted its second consecutive trophy in the CONCACAF Champions League and will again represent the region in the Club World Cup. For Monterrey’s coach, Victor Manuel Vucetich, it meant his 12th victory in a final. He has never lost.

Santos Laguna dominated in the second leg and overturned a 0-2 deficit. However, a small break in concentration cost them the title, as Neri Cardozo’s goal took it away.

More surprising is what happened in Europe, where Spanish giants Real Madrid and Barcelona crashed out of the UEFA Champions League at the hands of Bayern Munich and Chelsea respectively.

While Barcelona attacked through 90 minutes, Chelsea’s coach Roberto DiMatteo showed what a good defensive strategy can do. The game between Madrid and Bayern is a great example of why soccer is considered to be “the beautiful game”, with two teams that went on the attack. In the end, it would be the German club that would prevail on PKs.

This week reminded us that in soccer there are no unbeatable teams and that strategies matter when it comes to winning championships.


Esta ha sido una semana de definiciones en distintos torneos a nivel de clubes en Concacaf y UEFA. Por eso me parece que vale la pena dedicarle la columna de esta semana por la alta carga emotiva que se vivió en los últimos días.

La final de vuelta de la Liga Campeones de Concacaf le sirvió a Monterrey para proclamarse bicampeón de la región y ganarse el derecho de representar a México en el próximo Mundial de Clubes.

En Torreón se observó un equipo de Santos decidido a remontar la serie luego de perder la ida por 0-2. Lo consiguió con goles de Ludueña y Peralta pero un descuido a pocos minutos del final le permitió a Neri Cardozo darle, con su anotación, un nuevo título a Rayados.

El entrenador del conjunto regiomontano Victor Manuel Vucetich no se mostró con la contundencia ni con el juego que lo ha transformado en uno de los grandes candidatos en el Clausura mexicano. Recibió el guiño cómplice de la fortuna necesario en ciertos momentos cuando domina el nerviosismo.

Vucetich sigue invicto. No ha perdido ninguna de las doce finales que ha disputado como entrenador y tiene a sus muchachos con la confianza a pleno. Monterrey y Santos son miembros del pequeño grupo de equipos que tratan de jugar bien al fútbol en México.

Las semifinales de vuelta de la Champions League de la UEFA nos regalaron las dos grandes sorpresas de la semana. La eliminación de Barcelona y Real Madrid a manos del Chelsea y Bayern Munich respectivamente no estaban en los planes de casi nadie.

Los “Blues” de Roberto Di Matteo dejaron mudo al Camp Nou con un planteo ultradefensivo que desnudó las falencias del Barcelona de Guardiola. A los de Pep les faltó definición, claridad y equilibrio. Chocó contra la muralla de los ingleses y se quedaron afuera de la final de Munich.

Un día más tarde fue el Bayern el que dio la “campanada” en el Santiago Bernabeu. Los alemanes se plantaron en Madrid con una idea mucho más atrevida que el Chelsea en la ciudad condal. Estuvieron 2 goles abajo del Real Madrid pero nunca dejaron de proponer juego y llegar con peligro.

Fue un partido que demostró lo lindo que es este deporte cuando los dos conjuntos se dedican a atacar y que se definió por penales. Allí tuvo a los arqueros Casillas y Neuer en papeles protagónicos por sus atajadas.

El penal decisivo fue el fallado por Sergio Ramos. Schweinsteiger no perdonó, Bayern confirmó que es la Bestia Negra histórica de los Merengues y jugará la final en su casa.

La final de la UEFA Europa League será toda española como ocurrió en el 2007. Athletic Club y Atletico de Madrid se medirán el 9 de Mayo en el Estadio Nacional de Bucarest en Rumania.

Será un choque de entrenadores argentinos con la presencia de Marcelo Bielsa y Diego Simeone. También de grandes goleadores como el español Fernando Llorente y el colombiano Radamel Falcao (la ganó la temporada pasada con el Porto). La promesa de un gran partido en menos de dos semanas.

Fue una semana a pura emoción. Unos días en los que este deporte, que tanta pasión despierta, nos volvió a recordar que no hay equipo invencible ni estilo de juego que no sea válido en la búsqueda del éxito.