Pappa y Grazzini elogian la actitud luchadora del Fire

Marco Pappa en accion con el Chicago Fire

Photo Credit: 
Getty Images

TORONTO. – Comenzar ganando un partido a los 25 segundos del inicio del encuentro, uno de los cinco goles más rápidos en la historia de la MLS (y el más rápido en los registros de la franquicia de Chicago Fire) puede ser alentador para cualquier equipo, y a la larga marca la diferencia para terminar con un triunfo en cancha ajena.

Esto fue lo que sucedió en el BMO Field este sábado cuando Chicago Fire, con goles de Dominic Oduro, Gonzalo Segares y Patrick Nyarko, derrotó 3-2 (Reggie Lamb con los dos goles escarlatas) para extender a seis las derrotas consecutivas del equipo canadiense en la presente temporada, siendo el único club que no ha conseguido punto alguno en el campeonato.

Para el mediocampista guatemalteco Marco Pappa la victoria sirve para que el equipo de fuego recupere la confianza y se reencuentra con el triunfo, pues esta es la segunda oportunidad que suman de a tres en el presente año.

“Fue un bonito partido. Toronto es un equipo a respetar, sabíamos que apretarían y que harían mejor las cosas. A ningún equipo en el mundo le gusta perder, y sobre todo con los resultados que han tenido. Al final fue complicado pero afortunadamente ganamos y esto nos alienta a seguir luchando. Faltan muchos partidos en la temporada y esperamos que nos salgan mejor las cosas”, dijo el mediocampista.

Pappa es uno de los legionarios convocados por el entrenador de la selección de Guatemala, el paraguayo Ever Hugo Almeida, para el partido a amistoso del próximo  miércoles frente a la selección de Paraguay.

Al respecto, Marco Pappa dijo que el martes se unirá al grupo de seleccionados guatemaltecos para este compromiso, al que calificó como importante para la preparación del plantel chapín, de cara a las eliminatorias mundialistas que se avecinan.

Otro que se refirió al triunfo de este sábado en el BMO Field fue el argentino Sebastián Grazzini, quien participó en el segundo gol de Chicago cobrando un tiro libre que aprovechó bien el costarricense Gonzalo Segares para vencer por segunda vez a Milos Kocic.

Para Grazzini este fue un partido parejo en el que las cosas, al final, favorecieron al cuadro de Chicago.

“Fue un partido parejo. Nosotros arrancamos bien y anotamos desde inicios del partido pero luego nos dormimos, no mantuvimos el ritmo del partido y ellos nos anotaron dos goles. Nosotros anotamos un gol más y eso fue la diferencia”, comentó el volante sudamericano.

Coincidió con Pappa en el sentido de que este triunfo es un aliciente para seguir luchando en lo que resta de la temporada, tomando en cuenta que apenas es su segunda victoria en cinco partidos disputados.