El desafío de Rafael Robayo

NUEVA YORK - Si para la fanaticada del Millonarios de Colombia fue muy sentida la salida de su último gran referente Rafael Robayo, mucho más difícil  fue dicha partida para el mismo jugador.

Una desacuerdo entre la directiva del club albiazul y el volante ofensivo para la renovación de su contrato este año, le puso punto final a siete excelentes campañas – entre el campeonato doméstico y torneos internacionales- que rindieron sus frutos al final con la consecución de la Copa Postobón 2011.

Pero Robayo sabía que todo no podía terminar allí, y si bien le costó admitir que su labor en Millonarios había quedado allí, él se daría la oportunidad de expandir su nombre hacia otras latitudes, apuntándole a Norteamérica con el Chicago Fire de la MLS.

“Las decisiones se tienen que tomar más que con el corazón es con la cabeza”, le dijo Robayo a FutbolMLS.com.

“Sabía que Millonarios era mi hogar, en la parte futbolística no me faltó nada, me sentía muy cómodo [con] la gente, el mismo club.  [Yo] era el capitán del equipo, era el referente….

VEA: El desafio de Robayo

“Pero aparece una oportunidad donde más que el tema deportivo está el tema familiar, un cambio de cultura, un cambio de vida, y bueno son decisiones que a la postre sé que van a traer buenas cosas, son para aprender y para mejorar no solo en mi carrera deportiva sino en mi vida personal”.

Robayo admite que una de las partes que más lo sedujo sobre el desafío MLS, no fue tan solo ver el ascenso que ha tenido la liga estadounidense en los últimos años, también la impresionante afluencia de compatriotas suyos al mercado yanqui, quienes además de demostrar una rápida adaptación a este mercado, se han destacado en cada uno de sus equipos.

“Antes de viajar hacia acá veía que más de 20 jugadores [colombianos] están hoy en día en la Major League, entonces también es el momento justo para estar abriéndole puertas a más jugadores colombianos, y  sobre todo aprovechar el buen momento que se está viviendo aquí en EEUU con el jugador colombiano”, aseguró Robayo quien señaló a Fredy Montero como el mejor ejemplo para abrir el mercado cafetero en la MLS.

“El caso de Fredy [Montero] fue algo importante…, él es un jugador que en su mejor momento en Colombia decidió emigrar y venir al Seattle Sounders, demostró que cuando uno quiere hacer las cosas, las puede hacer y eso lo que tengo claro yo”.

Ya adaptado a Chicago Fire, Robayo sabe que sobre sus hombros pesa una gran responsabilidad, no solo por el hecho de ser un aporte internacional, también por lo espera el club de su parte.

“[Mi] llegada hace que tenga una buena responsabilidad y tenemos que dejar una buena imagen de porque el club se fijó en mí, el porqué de la contratación”, dijo Robayo.

“Al traerme el [DT] es consciente de lo que yo hacía en Millonarios, un volante que le gusta pisar el área y poder marcar o hacer un pase gol, así mismo tengo el regreso para marcar, así que he aprendido a ser un volante mixto, un volante 8 para mi equipo y creo que el profe en eso se ha fijado y por eso me tiene hoy día con el Chicago”, concluyó.