La nueva misión de El Diablo Etcheverry en India

Marco Etcheverry

Photo Credit: 
Diario El Deber

Como en 1996 cuando pisó suelo estadounidense para ser uno de los próceres del “soccer” que abrieron la MLS y dejaron un legado, esta vez se traza el mismo propósito en el emergente fútbol de la India, inspirado en el modelo norteamericano para desarrollar con éxito el deporte en ese país. Para Marco Antonio Etcheverry hoy la historia se repite, aunque ahora del otro lado de la línea de cal, ya que será técnico del Siliguri, que contará con el histórico Fabio Cannavaro y el ex D.C. United Santino Quaranta.

Desde el 25 de este mes hasta mediados de abril, la Premier League Soccer (PLS) desarrollará su temporada inaugural con seis franquicias regidas bajo un tope salarial “salary cap”, de las cuales cinco (la sexta aún no fue comprada) ya se repartieron en un Draft a un “Jugador Icono” como el argentino Hernán Crespo (Barasat), el inglés Robbie Fowler (Kolkata), el nigeriano Jay Jay Okocha (Durgapur), el francés Robert Pires (Howrah) y el italiano Cannavaro (Siliguri).

Entre los conocidos de la MLS en la liga hindú resalta el regreso a la actividad de Santino Quaranta, quien se había retirado en diciembre pasado en D.C. United de manera repentina a sus 27 años y llegó a la PLS recomendado por Etcheverry, compañero suyo entre 2001 y 2003. Además también están el islandés Teitur Thordasson (ex “coach” de Vancouver Whitecaps) y el enganche boliviano Joselito Vaca (ex Dallas Burn y NY/NJ Metrostars).

“Es muy parecido a lo que fue la MLS. Aquí contrataron jugadores que son ‘leyendas activas’, con un respeto grandísimo y de enorme trayectoria, que la pueden seguir desarrollando en un país nuevo para ellos y para el fútbol, siendo una motivación especial para la gente”, le contó El Diablo a FutbolMLS.com antes de partir hacia la República de las vacas sagradas.

“Estoy emocionadísimo por ir a empezar el fútbol a la India”, manifiesta el hoy entrenador boliviano de 41 años con una ilusión innegable por su nuevo rol con el Siliguri y se ríe cuando lo llaman de “fundador” de ligas. Más allá de las similitudes entre las propuestas de jugar en la MLS como de dirigir en la India, el ex volante de D.C. United argumentó su decisión: “Acepté porque antes de las ofertas siempre pensé por qué un país tan grande y poderoso como India no tenía fútbol, lo mismo me preguntaba antes sobre EE.UU., aunque mucha gente no me cree”, dice sonriente.

Etcheverry es consciente del marcado contraste económico empresarial-social con el que se encontrará. “Es cierto que hay mucha pobreza en la India, tal vez no es como EE.UU., pero es la cuarta economía del mundo y creo que todo depende de las empresas. Quizá al principio no les va a interesar si va mucho público o no, sino que a ellos como patrocinadores les vaya bien”, considera.

Asimismo, El Diablo confía que el fútbol pueda alcanzar un lugar importante entre el público hindú, a pesar de que para la gente está claro que el deporte líder es el críquet. “Sería lindo poder llegar a un 20 por ciento de su población”, apunta. Claro, si se tiene en cuenta que India es la segunda nación más poblada del mundo detrás de China, con más de 1160 millones de habitantes, rozar siquiera ese porcentaje que señala Etcheverry sería un suceso sin precedentes.

Tras sus experiencias como técnico al frente del Aucas de Ecuador, su querido Oriente Petrolero y la Selección Sub-15 de Bolivia, Etcheverry además de hacer docencia de la profesión quiere quedarse con el primer título de la PLS, tal como logró con D.C. United en la Copa MLS de 1996. “Me gustan los retos y quiero salir campeón. Sé que es corto el tiempo, pero ojalá que podamos estar a la altura de las expectativas y llevarnos el título”, sostuvo.

“Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”, dice el escritor español Antonio Machado. Bien sabe de esto El Diablo Etcheverry que se aventura a iniciar desde cero una nueva etapa de su vida para buscar repetir el éxito del “soccer”, pero en esta ocasión al estilo hindú.