¿Y qué pasó con El “Tanque” Hurtado?

Eduardo Hurtado with the Galaxy

Photo Credit: 
Getty Images

Por aquel entonces

Su estatura de 1.90 cm y su corpulenta fisonomía eran tan solo dos de las tantas características que identificaban a Eduardo Steward Hurtado Roa como un verdadero “Tanque”.

Y es que su habilidad de arrasar con cuanto jugador se le pasara por el frente, fusionando de manera perfecta su gran rapidez y fuerza corporal, eran virtudes que hacían del Tanque Hurtado uno de los delanteros sudamericanos más peligrosos que tenía la MLS en sus inicios.

Era 1996 y un LA Galaxy plagado de estrellas como Cobi Jones, Robin Fraser, Dan Calichman, Mauricio Cienfuegos, Jorge Campos, entre otros, fichaba al fornido delantero ecuatoriano quien para ese entonces ya tenía un amplio recorrido en el fútbol de su país, internacional y a nivel de selecciones.

Un total de 21 goles marcados en su primera campaña en LA, que lo hicieron el MVP del equipo ese año, no solo sirvieron para que el Galaxy llegara a la final del campeonato estadounidense ese año (cayó ante el poderoso D.C. United), sino también para que extendiera su estancia en el cuadro angelino por dos temporadas más (’97, ’98) y continuara haciendo su nombre en otros clubes como el MetroStars (ahora NY Red Bulls) y NE Revolution.

Lo que hace ahora

Hurtado se mantuvo jugando – ya anotando – tras culminar su paso en la MLS, militando para diferentes clubes en Argentina, Escocia y Ecuador, antes de retirarse en 2008 a sus 37 años. Sin embargo, el delantero retornó a sus 41 años a las canchas con el club Patria de la 2da categoría del fútbol ecuatoriano para la temporada 2010

“Mi último equipo fue el Patria [Ecuador] y más lo hice por darle la oportunidad a mi hijo [Jean de 11 años], para que tenga la oportunidad de convivir conmigo y  sintiera lo que es el fútbol”, comentó.

“Afortunadamente las cosas salieron bien, jugué un año y después definitivamente ya tomé el retiro.  Ahora me dedico a la enseñanza del futbol”.

El “Tanque” finalmente entendió que su retiro era inevitable, aunque prefirió no alejarse del fútbol por completo.

“Estoy dedicado a una escuelita de futbol”, comentó.  “Después de 22 años en el fútbol, era momento de ser recíproco.  Estoy trabajando también para la Prefectura del Guayas [cerca del alcalde de la ciudad] que ha puesto escuelas de fútbol en todos los cantones [de la ciudad de Guayaquil]”, explicó. 

Siendo uno de los jugadores ecuatorianos más internacionales – jugó en 11 clubes extranjeros de un total de 22 en toda su carrera – Hurtado cataloga su paso por la MLS como un “privilegio” por haber pertenecido a la generación que le dio el puntillazo inicial a una de las eras más exitosas del fútbol estadounidense.

“Tuve el privilegio de haber estado en Estados Unidos empezando un nueva liga”, aseguró. 

“Fue un motivo de orgullo encontrarme con un gran número de jugadores, que fueron referentes en sus países.  Haber compartido con Cobi Jones, con Andrew Shue, de haber sido dirigido por Lothar [Osiander], llegar a compartir una gran amistad con Mauricio Cienfuegos, jugadores que me abrieron su corazón y la oportunidad de estar ahí”.

Hurtado asegura haber disfrutado al máximo de cada una de sus cinco temporadas en la liga: Galaxy (’96, ‘97’98), MetroStars (’98, ’99) y NE Revolution (2000), pero confiesa guardar un cariño especial por el cuadro de Los Ángeles.

“Tengo más pasión por el Galaxy”, confesó.  “No dejo atrás al MetroStars (ahora NY Red Bulls) porque había muchos ecuatorianos en Nueva York que me trataron bien, pero [en el] Galaxy compartí tantas cosas con mis compañeros y el no haber podido ganar [la Copa] por cosas del fútbol da para que yo sienta mucha emoción por el Galaxy.  En Estados Unidos…, soy hincha de esa gran institución”.

La huella marcada por “El Tanque” – 47 goles en la MLS- dejó abierta las puertas para que posteriormente llegaran jugadores como Wellington Sánchez (MetroStars, LA Galaxy – 1998, 1999), el naturalizado Ariel Graziani (NE Revolution, Dallas Burn, SJ Earthquakes -1998, 1999, 2000) y Roberto Mina (FC Dallas/2005 - 2008).

No obstante, mucho tiempo tuvo que pasar para que el auge de talento ecuatoriano volviera a la liga estadounidense, y para la temporada 2012, ya son cuatro los jugadores de este país que militarán en distintos equipos.

Al Tanque le inquieta mucho saber que tan lejos pueden llegar jugadores como Oswaldo Minda y Miller Bolaños [ambos con Chivas USA] y Givanni Caicedo [Toronto FC].  No obstante, admite que seguirá a uno en especial, a Joao Plata.

“Espero que Joao [Plata] siga haciéndolo de la misma manera en Toronto”, dijo.

“Él va a tener su oportunidad [en la Selección de Ecuador] mientras sepa hacer bien las cosas,  mientras siga esforzándose al máximo.  Mucha gente cree que la MLS no es un campeonato para que los jugadores puedan estar en una selección, pero se equivocan porque mientras yo estuve en la MLS siempre estuve en mi selección y creo que Joao Plata le va a llegar su oportunidad”.

Oportunidad que también la abriría las puertas, a futuro,  a uno de los suyos en el fútbol estadounidense, pues su hijo menor, Jean Hurtado, tiene la nacionalidad americana y le ha expresado a su padre que tiene un solo sueño, el jugar por la selección de Estados Unidos.

“Tiene 11 años, juega muy bien al futbol, es delantero como su papa”, expresó.  “La ilusión de él, y ojala la siga manteniendo, es de jugar algún día por la selección de Estados Unidos.  Está trabajando conmigo en mi escuela de futbol, él es uno de mis alumnos, lo exijo al máximo para que de esa manera pueda rendir y pueda llegar a ser un gran jugador”.

Lo que dijeron

“Él era un monstro. De verdad que era una potencia, era muy fuerte. Uno de los problemas con él era que si uno se le mandaba al cuerpo, él te comía. Uno trataba de empujarlo lejos del balón, pero eso nunca pasaba. Si él llegaba a pararse con el balón de espaldas al arco y giraba, no había mucho que uno pudiera hacer”.

-Jeff Agoos, ex jugador de D.C. United que tuvo el infortunio de tener que marcar a Hurtado en la Copa MLS ‘96