Renny Vega no pierde la esperanza de jugar en la MLS

BUENOS AIRES, Argentina—Hace más de un mes aparecieron los rumores de su posible pase a la MLS, más explícitamente a New York Red Bulls, y lejos de disiparse, en los últimos días se potenciaron en la prensa venezolana. En el mejor momento de su carrera, Renny Vega tiene hoy entre ceja y ceja ingresar con Caracas FC a la fase de grupos de Copa Libertadores, aunque sin dejar de ilusionarse en ser el nuevo dueño del pórtico taurino.

“Estoy esperando salir de Venezuela porque he hecho los méritos para estar afuera y la gente también quiere que vaya al extranjero. Hay personas interesadas por fuera tratando de mover algo en la MLS y ojalá pueda jugar en los EEUU porque me encantaría mucho”, le contó Vega a FutbolMLS.com en Buenos Aires, donde los Rojos del Avila hicieron una escala previa, aprovechando la cercanía con Montevideo, para ultimar su preparación de cara al primer duelo ante Peñarol de Uruguay de este jueves por el certamen continental.

Casualmente, el portero celebró junto a su familia las fiestas de Navidad y año nuevo en New York, lo cual dio pie a especulaciones de posibles reuniones para allanar su camino al equipo de La Gran Manzana. Si bien el propio Vega desestimó esa opción, ya que estuvo disfrutando a plenitud sus vacaciones, entiende que este es el momento para negociar, puesto que resta un mes para el inicio de la MLS y por eso aguarda recibir novedades en los próximos días que definan su futuro.

Aunque en la última semana, Erik Soler, General Manager de Red Bulls, desestimó los rumores sobre la intención de la franquicia en contratar a Vega como sustituto del alemán Frank Rost, el Uno de la Vinotinto conserva la fe y, según lo que le han comunicado sus empresarios, manifiesta que “está la oportunidad abierta y Dios quiera que los directivos de Red Bulls se interesen en mí y me den esa posibilidad de estar allá”.

Por otra parte, Vega confiesa su debilidad por el béisbol de los Tigres de Aragua y de los Yankees, cuyo estadio pudo conocer. Justamente en ese instante exclama: “¡Iría con los ojos cerrados a New York! Cuando fui me di cuenta de que es algo diferente y me encantaría vivir allí”.

Hablando puntualmente de fútbol, el crédito de Maracay cree estar atravesando a sus 32 años su mejor momento y dice que a esta altura de su carrera sería “un paso muy grande” llegar a la liga estadounidense, a la que describe como “un torneo bastante exigente” y señala que “su fútbol ha ido creciendo porque han traído jugadores muy importantes y sería muy bueno ser parte de ella”.

Tras sus experiencias por el Udinese de Italia en sus primeros años de carrera y por los clubes turcos Bursaspor y Denizlispor hace ya más de tres temporadas, el portero explica que “lo más importante ahora es pasar estos partidos en la Pre-Libertadores y meter al Caracas FC en la fase de grupos; después de esto, sería un regalo de Dios jugar en la MLS”. No obstante, Vega admite estar tan ansioso como la gente en las calles por una nueva incursión fuera de su país… “¡Todo el mundo me pregunta cuándo me voy!”, reconoció entre risas.

“Aquí estoy súper bien y cómodo en el club; tengo mi familia, tengo todo; me gusta estar en el equipo que yo amo, que es el Caracas FC, pero uno siempre tiene una meta, un sueño y ojalá se concrete esta oportunidad de ir a EEUU”, expresa el internacional venezolano, quien mantiene contrato con la entidad capitalina por una temporada más.

“Yo sé que Dios me tiene preparado algo para salir al exterior y espero sea ahora, pero si no se da tengo la fuerza y la tranquilidad de estar en Caracas FC”, concluyó Vega esperanzado de cumplir su misión con el cuadro rojo y marcharse por la puerta grande con destino a la MLS.